Inicio ASP Montón el buldócer de la Sanidad Valenciana

Montón el buldócer de la Sanidad Valenciana

Compartir

En la Comunitat Valenciana en la actualidad tenemos 24 departamentos de Salud, de los cuales 19 son de gestión directa y 5 tienen un sistema de gestión basado en la concesión administrativa, según la ley de contratos del sector público. Todos forman parte del sistema sanitario público, universal y gratuito valenciano.

Gracias a ese modelo de gestión, en la actualidad, los ciudadanos de la Comunitat Valenciana han podido disfrutar de la construcción y puesta en funcionamiento de 5 nuevos hospitales (Alzira, Denia, Elche, Manises y Torrevieja), y toda una nueva red de centros de salud y especialidades en nuestro territorio de propiedad pública, de uso universal y completamente gratuitos para todos nuestros vecinos y vecinas, que antes no existían.

El Gobierno Valenciano, compuesto por PSOE, Compromis y el apoyo de Podemos, decidió en el acuerdo que adoptaron para usurpar la voluntad popular de la mayoría de la ciudadanía en mayo de 2015, que iban a acabar con estas concesiones.

En la primera reunión del Consell el 1 de Julio de 2015 se acordó que se realizarían auditorías en las 5 concesiones, para, según lo que la Consellera Carmen Montón ha trasladado en varias entrevistas, se pudiera demostrar que el modelo concesional era más caro, menos eficiente y de peor calidad para los ciudadanos.

El pasado 26 de Noviembre de 2015, por acuerdo unánime de los grupos políticos en las Corts Valencianas se exigió a la Consellería de Sanidad que realizara esas auditorias y crearan comisiones de seguimiento de dichas auditorias. A día de hoy la Consellera Montón ha menospreciado la voluntad de las Corts no realizando ninguna de las tareas encomendadas.

La única auditoría realizada, a petición del Consell, ha sido una económica realizada por el Síndic de Comptes (órgano estatutario e independiente) al departamento de Manises, no alcanzamos a entender por qué no a Ribera que era el primero que vencía el contrato, pero aun así, el resultado de esa única auditoría da un resultado en favor de ese modelo de gestión del 25%. 42 millones de euros de ahorro al año.

Desde el Partido Popular le hemos pedido a la Consellera en este camino que ha emprendido que las decisiones se tomen con rigor, sin sectarismo, y no por ideología, y si porque la decisión sea lo mejor para nuestros vecinos y vecinas.

Desde el PP le hemos pedido a la Consellera que asegure en sus decisiones:

  1. Una negociación transparente, y una hoja de ruta clara, escuchando a todos los trabajadores. Solicitando que se mantengan los mismos puestos de trabajo y las mismas condiciones laborales, para que se produzca una estabilidad en la plantilla, única manera que no se deterioren la calidad de los servicios que se prestan.
  2. La Consellera ya ha anunciado que 300 trabajadores eventuales se van a la calle, y que los que ahora son indefinidos fijos con la empresa pasarán a no fijos, y sus puestos pasarán a depender de los procesos de oposición que se establezcan.
    Mantener la cartera de Servicios. Si ha quedado demostrado que el modelo Alzira es más barato, y nos va a costar más tener los mismos servicios, y si nadie tiene claro qué trabajadores son los que van a estar ni cuáles van a ser sus condiciones laborales, ¿cómo se puede asegurar que se van a mantener los mismos servicios, con la misma eficacia y eficiencia y grado de satisfacción que se están prestando en la actualidad? O es que se van a eliminar los servicios?

Desde el PP defendemos la colaboración público-privada en tanto en cuanto los ciudadanos puedan salir beneficiados de esa colaboración. En la actualidad en las listas de espera, según los propios datos de la Conselleria de Sanidad hay de media 50 días menos de espera para ser operado que en la pública que gestiona la Consellera Montón. Además, la satisfacción de los pacientes y usuarios, el coste económico, la calidad de los servicios, son en todos los casos indicadores positivos en el modelo de concesional de Alzira, tal y como ha concluido el Síndic de Comptes en su auditoría. Lo único que determina para la Consellería la finalización del modelo es el sectarismo político e ideológico.

En la Sanidad Pública hay grandísimos profesionales y en las concesiones también. La Consellera Montón y su equipo deberían de reflexionar antes de faltar al respeto, despreciar el trabajo y poner en duda la ética profesional de todos esos trabajadores. Bolsas de trabajo para familiares y enchufes, como escuchamos al comisionado, insultos a los trabajadores por parte del Subsecretario, dudar de la profesionalidad, inquietar y tomar decisiones por capricho, no es el mejor camino.

Todos los ciudadanos son atendidos y ninguno paga en el hospital de Alzira, el sistema es universal, público y gratuito.

La gran diferencia entre los dos modelos que coexisten en la Sanidad Pública valenciana es la pésima gestión arbitraria y destructiva de la Consellera Montón. Han coexistido, y pueden seguir haciéndolo si la Consellera hiciera bien su trabajo.
..José Juan Zaplana López