Inicio ASP Más del 50% de la consultas de Atención Primaria se deben al...

Más del 50% de la consultas de Atención Primaria se deben al dolor crónico

Compartir

Las III Jornadas Nacionales de Dolor de SEMERGEN con más de 200 médicos especialistas en Medicina de Familia tenía como objetivo actualizar y compartir nuevos conocimientos farmacológicos, tecnológicos y organizativos para un correcto diagnóstico y tratamiento del dolor, siempre teniendo en cuenta la importancia de la continuidad asistencial entre Atención Primaria y otras especialidades.

El abordaje del dolor crónico ha sido la principal cuestión de las Jornadas porque es la causa de más del 50% de las consultas de la Atención Primaria. Por este motivo, es necesaria una formación constante y continuada, para poder controlar desde el inicio a estos pacientes, ofreciéndoles calidad asistencial y las mejores garantías de eficiencia y excelencia.

La atención al dolor debe ser integral, atendiendo a  las esferas psíquicas, sociales y biológicas del paciente

Como apunta el Dr. Pedro Ibor, presidente del comité organizador de las Jornadas y coordinador del Grupo de Trabajo de Dolor de SEMERGEN, “la atención al dolor debe ser integral, atendiendo a  las esferas psíquicas, sociales y biológicas del paciente”; tal y como añade este experto, “es en AP donde está el eje y la guía de esta atención y, para ello, es necesaria la formación y el compromiso de la Administracion”.

El perfil de los pacientes con dolor

En Atencion Primaria, la mayoría de los pacientes que acuden a la consulta por dolor crónico son ancianos y presentan comorbilidades y suponen aproximadamente un 80% del total de los casos de dolor crónico. Más variado es, sin embargo, el perfil de los pacientes que presentan dolor agudo.

Esto plantea una serie de retos y precisa atenciones especiales. “Los pacientes ancianos tienen necesidades especiales, porque su fisiología es diferente por la edad, y suelen tener otras enfermedades añadidas (comorbilidades), suelen estar polimedicados, tienen muchas veces condiciones sociales y familiares complejas”, señala el Dr. Ibor. Consecuentemente, el abordaje del dolor debe hacerse bajo los más estrictos requisitos de seguridad, vigilando interacciones de fármacos, adherencia al tratamiento, vías de administración de fármacos, y mayor atención social en muchos casos.

Las principales causas del dolor son de origen osteoarticular y, dentro de ellas, la artrosis, sin descartar causas neurológicas que también aparecen con frecuencia, dependiendo en muchos casos de complicaciones de enfermedades crónicas como, por ejemplo, la diabetes mellitus.

La formación de los profesionales de AP

Hasta la fecha, el concepto de dolor se ha entendido como un “síntoma” puntual y concreto, que en muchos casos estaba relacionado con enfermedades terminales. Sin embargo, esta concepción ha cambiado y ha dado paso al concepto de “enfermedad”, en la que el dolor es el síntoma principal.

En este contexto, la formación sobre el dolor es deficitaria tanto a nivel pregrado en Universidades (careciendo de programas propios relacionados con dolor) como a nivel especializado y en la formación continuada de los profesionales. En muchas Autonomías, a pesar del compromiso en el Consejo Interterritorial del año 2014 (Documento marco para la mejora del abordaje del dolor en el SNS), no han establecido programas específicos de formación en dolor dirigidos a profesionales y pacientes.

“La concepción del dolor ha cambiado y ha pasado a ser el sintoma principal de una enfermedad”

En el programa científico de estas Jornadas Nacionales de Dolor SEMERGEN se han incluido mesas de debate, en las que han intervenido ponentes de reconocido prestigio, así como talleres prácticos (rotación de opioides, tratamiento del dolor neuropático periférico, dolor agudo postoperatorio y en el ámbito de urgencias, y fibromialgia) orientados a grupos más reducidos. Además, se han recibido una veintena de comunicaciones originales de investigación y casos clínicos.