Inicio ASP ¿Cuáles son las enfermedades profesionales más comunes?

¿Cuáles son las enfermedades profesionales más comunes?

Compartir

El trabajo nos ha acompañado desde el principio de la historia como una actividad necesaria para cubrir nuestras necesidades vitales. Con el paso del tiempo, a la supervivencia se han unido otros factores que hacen que nos decantemos por un trabajo concreto: interés y satisfacción personal, cercanía, filosofía y valores que transmite… Sin embargo, hay algo que no cambia y que es inherente al trabajo: ciertas situaciones de riesgo en el trabajo pueden ser, ocasionalmente, origen de lesiones o enfermedades. Con motivo del Día del Trabajador, desde Doctoralia repasamos el papel que el trabajo juega en nuestra salud y cuáles son las dos enfermedades laborales más comunes actualmente.

¿Qué son las enfermedades profesionales y qué las provocan?

Es lógico pensar que cualquier trabajo puede originar daños o disfunciones que afecten negativamente nuestra salud. Esto puede suceder por un accidente o bien por una enfermedad profesional. Según la Dra. Blanca Usoz, especialista en Medicina Familiar y Laboral y experta de Doctoralia, para que una enfermedad sea reconocida como profesional debe cumplir dos requisitos: el primero, que su causa se halle en el lugar de trabajo y que esté catalogada dentro del listado de enfermedades profesionales oficial publicado por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social; y el segundo, que proceda de la acción de sustancias o elementos que este listado indica.

Según su causa, las enfermedades profesionales se dividen en 6 grupos: originadas por agentes químicos, por agentes físicos, por agentes biológicos, por inhalación de sustancias y agentes no comprendidos en otros apartados, enfermedades de la piel causadas por sustancias y agentes no comprendidos en otros apartados y enfermedades de la piel causadas por agentes carcinógenos.

En el entorno laboral son los trastornos musculoesqueléticos y los psíquicos las enfermedades más frecuentes

Los riesgos a los cuales se enfrentan los trabajadores y que pueden ocasionar una enfermedad profesional pueden ser físicos (vibraciones producidas por herramientas, ruido, alta o baja temperatura, respirar humos o gases…), ergonómicos (movimientos repetitivos, llevar cargas pesadas, estar sentado en una mala posición demasiadas horas seguidas…) o psicosociales (elevado ritmo de trabajo, exigencias emocionales, rigidez de la organización laboral…).

Las dos enfermedades profesionales más comunes

Según la experta de Doctoralia, las enfermedades más frecuentes en el entorno laboral son los trastornos musculoesqueléticos, que nacen de los riesgos físicos y ergonómicos, y los trastornos psíquicos, donde los riesgos psicosociales tienen un gran peso. En el primer caso destaca el lumbago, “dolor que afecta a la zona lumbar, la parte baja de la columna que soporta el mayor peso del cuerpo. Existen casos de lumbago agudo que duran menos de un mes y se curan solos, mientras que hay casos donde la duración llega a las doce semanas. Más allá hablamos de un lumbago crónico”, comenta la experta. De hecho, según los últimos datos del “Informe sobre el estado de la seguridad y salud laboral en España1, el dolor de espalda es el problema de salud más padecido a nivel general entre los ocupados españoles, sobre todo en la franja de los 35 a los 49 años (54%). Además, los movimientos repetitivos de manos o brazos (68%), las posiciones dolorosas o fatigantes (53%), permanecer mucho tiempo sentado (48%) y llevar o mover cargas pesadas (36%) son los riesgos ergonómicos más comunes a los que los trabajadores españoles están expuestos, y los que pueden conducir al lumbago.

En la esfera psíquica, el estrés laboral es el gran enemigo de nuestra salud. Al contrario de lo que se cree este estrés no siempre surge de la excesiva carga de trabajo. “También puede aparecer a causa de una actividad laboral poco demandante, en la que el trabajador no pueda desarrollar sus recursos personales”, explica Usoz. Sin embargo el ritmo de trabajo es uno de los detonantes principales del estrés laboral: un 33% de los ocupados debe trabajar a gran velocidad y un 34% con plazos ajustados siempre o casi siempre. Entre los factores que condicionan este ritmo de trabajo, el más frecuente se debe a las demandas directas de personas como clientes, pasajeros o pacientes (69%).

El trabajo, factor determinante en nuestra salud

Cada vez conocemos más la implicación de los factores del entorno laboral en la salud de las personas, no solo como una relación causa-efecto sino como un ecosistema complejo, el cual aun estamos investigando”, explica la experta de Doctoralia. Es por ello que es imposible pensar en la salud sin tener en cuenta el papel que ejerce el trabajo sobre la misma, pues forma parte de nuestro día a día. De hecho, según datos oficiales, las jornadas diarias de más de 10 horas afectan al 27% de los trabajadores españoles. Además, el 32% de los ocupados trabaja, en mayor o menor frecuencia, el domingo y el 53% el sábado. Este ritmo de trabajo, sumado a los malos hábitos y a la falta de formación sobre la salud en el trabajo, puede degenerar en enfermedades profesionales que nos incapaciten no solo para ejercer nuestras labores profesionales sino también las tareas del día a día.