No se pierda

El 55,6% de los pacientes con asma no son adherentes

3 de Mayo, 2017

El asma es una patología de causa desconocida que afecta en España a un 10,3% de la población, y a más de 235 millones de personas en el mundo. Es, según explica la OMS, un problema de salud pública no solo en los países de ingresos elevados; aparece en todos los países independientemente de su nivel de desarrollo.

El Día Mundial del Asma se celebra el primer martes de mayo de cada año y está auspiciado por la Global Initiative for Asthma (GINA). Desde el año 2008 hasta la actualidad, el lema ha sido Puedes Controlar tu Asma (You can control your asthma) y pretende estimular a los pacientes a tomar parte activa en el control de su enfermedad. Este año 2017 la GINA introduce un nuevo lema Asma: Mejor Aire, Respira mejor para sensiblizarnos a todos de que debemos cuidar el medio ambiente, procurando un aire más limpio y libre de contaminantes.

OATLas patologías crónicas de alta prevalencia reflejadas recientemente en la encuesta nacional desarrollada por el Observatorio de la Adherencia al Tratamiento (OAT): “La Adherencia al Tratamiento en España” con 6.150 encuestas dirigidas a pacientes crónicos en más de 120 oficinas de farmacia repartidas por todas las CC.AA y provincias, muestran que el mayor nivel de adherencia viene representado por las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, la hipertensión arterial y la hipercolesterolemia. Por el contrario, las que menor adherencia tienen según los datos de este estudio son: EPOC, osteoporosis, enfermedades reumáticas, vejiga hiperactiva, asma y depresión; estando en cualquier caso todas ellas en cifras que rondan el 50%. El objetivo principal de este estudio es conocer el grado de adherencia al tratamiento de los pacientes crónicos en nuestro país así como las causas principales del incumplimiento terapéutico.

El mayor nivel de adherencia viene representado por las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, la hipertensión arterial y la hipercolesterolemia

Uno de los principales problemas que plantea el asma es la falta de adherencia terapéutica al tratamiento. El 55,6% de los pacientes diagnosticados no cumple con el tratamiento prescrito por los profesionales de la salud, una cifra muy elevada que además puede tener consecuencias graves. Según indica la OMS “aunque no se puede curar, el asma se puede controlar con un tratamiento adecuado, gracias al cual los pacientes pueden disfrutar de una buena calidad de vida. El tratamiento farmacológico no es la única forma de controlar el asma. También es importante que se eviten sus desencadenantes (estímulos que irritan e inflaman las vías respiratorias). Aunque el asma no presenta los mismos índices de mortalidad que la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) u otras enfermedades crónicas, puede ser mortal si no se utilizan los medicamentos adecuados o no se cumple el tratamiento prescrito”.

El principal factor de riesgo de padecer asma son las sustancias y partículas inhaladas que pueden provocar reacciones alérgicas o irritar las vías respiratorias. Acudir al especialista cuando comienzan los síntomas como dificultad en la respiración, sibilancias, tos (especialmente temprano por la mañana o por la noche), presión en el pecho, dificultad para respirar, etc… es fundamental para realizar un diagnóstico precoz, una de las claves para establecer un tratamiento eficaz del asma.

Uno de los principales problemas que plantea el asma es la falta de adherencia terapéutica al tratamiento

La comunicación con el paciente es esencial en la mejora de la adherencia al tratamiento, especialmente en el caso de los pacientes con asma teniendo muy en cuenta el entorno familiar en el que cada persona desarrolla su vida diaria. El profesional sanitario debe hacer partícipe al paciente de su medicación, conocer sus recursos económicos, su situación social o su nivel de estudios, ya que, a su juicio, todo esto también influye en la mayor o menor adherencia.

Tengamos en cuenta que el tratamiento precoz y la adherencia al tratamiento son fundamentales para controlar el asma y evitar algunas de sus consecuencias más graves. Para el Sistema Nacional de Salud de España, el gasto anual medio por paciente asmático es de 1.533 euros a los cuales habría que sumar otros costes indirectos.

Una medicina preventiva, predictiva, participativa y personalizada es esencial en el correcto abordaje y seguimiento de un proceso como el asma y así queda expreso en el estudio del OAT que cuenta con el aval de los miembros de su comité científico en el que están representados todos los integrantes de la cadena de valor asistencial (médicos de atención primaria y especializada, farmacéuticos, enfermeros, etc…).