Inicio ASP Descubren nuevo mecanismo de defensa antibacteriana del cuerpo

Descubren nuevo mecanismo de defensa antibacteriana del cuerpo

Compartir

Científicos en dermatología en la Universidad de Lund (Suecia), descubrieron el misterio de por qué somos capaces de prevenir rápidamente una infección de propagarse de manera incontrolable en el cuerpo a raíz de una herida. Y no sólo eso, creen que este conocimiento puede ser de importancia clínica para el desarrollo de nuevas formas de contrarrestar las bacterias que, crecientemente, resisten la acción de los antibióticos.

Los investigadores Jitka Petrlova y Arturo Schmidtchen, autores del estudio explicaron que “quizás no necesitamos matarlos con antibióticos, sino simplemente agarrarlos para que el cuerpo pueda cuidar mejor la infección”.
Este estudio, publicado en la revista científica “Proceedings of the National Academy of Sciences” (PNAS) se llevó a cabo en estrecha colaboración con sus colegas en Lund, Copenhague y Singapur.
El equipo de investigadores descubrió que los fragmentos de trombina, una proteína común de la sangre que se puede encontrar en las heridas, pueden agregar, pegar, bacterias y sus toxinas; algo que no vieron en el plasma sanguíneo normal. La agregación se lleva a cabo rápidamente en la herida y hace que las bacterias y las endotoxinas no sólo se reúnan, sino que también sean “comidas” por las células inflamatorias del cuerpo.
La Dra. Jitka Petrlova indicó que “de esta manera, el cuerpo evita una propagación de la infección, creemos que este es un mecanismo fundamental para la neutralización de las bacterias y sus toxinas durante la cicatrización de heridas. Nuestro descubrimiento vincula la agregación y la formación de amiloides a nuestra defensa primaria contra las infecciones, nuestra inmunidad innata. Es bien sabido que varias proteínas de agregación pueden causar la enfermedad amiloide, en la piel o los órganos internos, como el cerebro. Para protegernos de las infecciones, a veces pueden ser sobre activados y conducir a enfermedades degenerativas”.
Por su parte, el investigador Schmidtchen, profesor de Dermatología y Venereología, Universidad de Lund, aclaró que “siempre me ha fascinado cómo la naturaleza ha creado efectivamente diferentes mecanismos de defensa, y la cicatrización de heridas proporciona una fuente rica de nuevos descubrimientos. La capacidad de curar eficazmente las heridas es de importancia evolutiva para nuestra supervivencia. En comparación con los antibióticos, la inmunidad innata ha estado operando por millones de años, y creo que deberíamos considerar la aplicación de estos conceptos en una era de resistencia antibiótica creciente”.
..Diego Armando M