No se pierda

Valor Salud: El equilibrio entre los desarrollos y las aplicaciones tecnológicas a la salud con el cuidado de los profesionales es compatible

22 de Mayo, 2017

Los profesionales sanitarios no son fácilmente sustituibles por máquinas”, y es que así dio comienzo la tertulia sanitaria Valor Salud de Capital Radio que dirige Fran García Cabello. La afirmación se desprende de un estudio realizado por la Universidad de Oxford en el que se han analizado 702 ocupaciones según su propulsión a robotizarse o no la tendencia a ello.

Los autores del estudio han expuesto que, en lo que a la salud se refiere, las tareas de diagnóstico ya están siendo informatizadas, poniendo como ejemplo el trabajo de los oncólogos donde se usan en muchas ocasiones el ordenador para proporcionar diagnósticos de tratamiento. Para ello valoran 600.000 informes de pruebas médicas, 1 millón y medio de billones de registros de pacientes, ensayos clínicos y dos millones de páginas de textos de revistas médicas que son utilizadas para el benchmarking.

El estudio, organiza en un ranking las 702 profesiones analizadas de menos a más probabilidades a robotizarse. Las que son menos sustituibles, habría que bajar al puesto 651 para encontrar la primera sanitaria, que serían los técnicos de laboratorio dental; en el 656 los técnicos de laboratorio oftalmológico y técnicos de farmacia.

El grueso de las profesiones sanitarias aparecen en las primeras posiciones, lo que pone de manifiesto que son insustituibles, con bajas tasas de robotización, como médicos, cirujanos, dentistas y enfermeros titulados.

En la tertulia estuvo presente Alfonso Beltrán, director general de la Fundación para la Innovación y la Prospectiva en Salud en España (FIPSE). Ante los datos de este estudio realizado por la Universidad de Oxford, afirma que “evidentemente las profesiones científicas y que tienen que ver con la relación con los pacientes tienen un componente que es difícilmente sustituible por las máquinas, lo cual no implica que no tenga que haber un equilibrio importante entre lo que es los desarrollos tecnológicos y las aplicaciones tecnológicas a la salud con el cuidado de los profesionales”, por ello considera “que es compatible”.

¿Qué es FIPSE?

Como explica Beltrán, en España “tenemos buenos resultados científicos, se hace buena ciencia, sobre todo en salud, pero también sabemos que nos es muy difícil estos conocimientos que pueden dar beneficios a la sociedad, sabemos que es difícil trasladarla, convertir la ciencia en productos, en servicios”. Desde “FIPSE”, prosigue,  “ponemos en contacto las buenas ideas, los buenos profesionales que están investigando en España con el qué tiene que invertir y quién tiene que buscar estos conocimientos a la ciudadanía”.

¿Quién forma parte de FIPSE?:  “El Instituto de Salud Carlos III que, lleva 30 años investigando en salud y financia la investigación; participa el Ministerio de Sanidad, y luego está la parte pública y la parte privada que está formada por la industria, los laboratorios, empresas del sector que no solamente financia sino que también tiene interés en conseguir buenos proyectos para luego poner en marcha”, indica el director general de FIPSE.

FIPSE ha puesto en marcha un Observatorio de la Innovación de la Salud con el objetivo de que sea centro de referencia para el análisis y seguimiento del I+D+i en España. “Sí tenemos un Observatorio en el que podemos establecer unas recomendaciones, que sí los programas que se lanzan tanto del sector público como privado están consiguiendo sus objetivos, tenemos algo que lo puede medir, y podremos saber si tenemos que seguir esa línea o abrir otras nuevas”. El reto más importante que plantea FIPSE “es levantar buenos proyectos y buenos inversores que sabemos que existen, pero que ellos tienen que conocer a alguien que les ponga en bandeja cuáles son los proyectos más prometedores”.

¿Colaboración público-privada en la investigación?

Existen ya consorcios público-privado con resultados tangibles, los intereses de unos y otros en muchos casos ya son los mismos; tan solo la cuestión es un reparto de tareas de lo qué le toca a uno y le toca a otro. En este sentido seguimos con una brecha importante”, por ello Beltrán considera “que hay que aprender de los países anglosajones, la capacidad de aunar en un solo perfil el modelo de emprendedor que conoce también el modelo científico”.

No se trata solo de ser buenos profesionales sanitarios, también emprendedores e innovadores

FIPSE apuesta por proyectos de innovación sanitaria españoles para participar en la edición 2017 del Programa de Mentorización Internacional, en el marco del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Son proyectos creados por personas, grandes profesionales, pero “que le es difícil ser hombres y mujeres orquesta, que sean buenos médicos asistenciales, investigadores, formadores y ahora también tienen que ser buenos emprendedores e innovadores”, ahí es donde FIPSE, cómo explica Alfonso Beltrán, además de darles financiación, “les enseña el camino para llegar al mercado, a la cama del enfermo a través de desarrollos que no tienen porque ser exactamante los que ellos han conocido”.

Como ejemplo de estos proyectos, Carles García Vitoria, anestesista del Hospital Universitario Dr. Peset e investigador de la Fundación Fisabio; autor de la patente ‘Sistema de Estrella Dural’ que está dirigido a aquellos pacientes que presentan cefaleas después de una punción dural fallida. Por otra parte, Gaspar Sánchez Merino, del Hospital de Álava, habló de su proyecto, un dispositivo que sirve como guía de biopsias en pacientes oncológicos.

Valor Salud. Capital Radio. 19MAY2017

..Emilio Ramirez