Inicio ASP La sanidad del nuevo PSOE con Pedro Sánchez a la cabeza

La sanidad del nuevo PSOE con Pedro Sánchez a la cabeza

Compartir

Pedro Sánchez ha ganado las primarias del PSOE vuelve a ser secretario general del PSOE ocho meses después de su destitución. Sánchez ha obtenido el 49,61% de los votos y Díaz el 40,32%. El exsecretario general ha ganado a la líder andaluza en todas las Comunidades Autónomas salvo en Andalucía y en Aragón. El tercer candidato, Patxi López, solo ha ganado en su País Vasco de origen.

El nuevo secretario general, Pedro Sánchez, ha defendido siempre el compromiso del Partido Socialista en defensa de “una sanidad pública, universal y gratuita”. “Consideramos que no se tiene que negociar con la salud ni recortarla“, ha dicho en numerosas ocasiones, a la vez que ha asegurado que “los buenos gobernantes tenemos que garantizar su universalidad”.

Entre los componentes del gobierno del cambio que presentó Pedro Sánchez se encuentra la actual consellera de Sanidad de Valencia, Carmen Montón. La política de Montón se centra en eliminar todas las concesiones públicas, poniendo las cuestiones ideológicas por encimas de las profesionales o económicas, que tanto revuelo está causando en la Comunidad de Valencia.

Otra de las personas de relevancia que presentó Pedro Sánchez para su gobierno del cambio fue Rafael Bengoa, exconsejero de sanidad del País Vasco entre otros cargos, que aseguraba que España había recortado 10.000 millones en sanidad. “La Sanidad está sobreviviendo gracias a lo que han hecho los profesionales en los últimos cuatro años“, aseguraba en una entrevista en La Sexta.

Por una nueva socialdemocracia
El proyecto político de Sánchez ha sido su eje de campaña en las primarias, con un apartado específico para la sanidad:
Respecto a nuestro sistema de sanidad pública, ante todo, es necesario revertir el deterioro sufrido: la supresión del derecho de ciudadanía universal que excluyó a setecientas mil personas de la cobertura pública; la reducción a noventa días de la vigencia de la tarjeta sanitaria a los españoles que permanecen temporalmente fuera del país; la introducción del copago farmacéutico a los pensionistas, y los recortes de recursos y profesionales, reduciendo los presupuestos sanitarios en más de 12.000 millones de euros netos y expulsando a treinta mil profesionales. Rea rmándonos en el modelo diseñado en la Ley General de Sanidad, y enfatizando la deseabilidad de avanzar en su universalidad con la progresiva integración de los regímenes especiales al SNS, es necesario orientar el sistema desde un modelo pensado para la enfermedad aguda a uno básicamente dominado por la cronicidad, capaz de responder a los grandes desafíos del futuro: el envejecimiento, la cronicidad, el desarrollo de las nuevas tecnologías y su correcto uso, los avances de la genómica, la cohesión social y territorial del SNS, los impactos en la salud de la contaminación ambiental y los riesgos del cambio climático, la seguridad alimentaria y la participación ciudadana y su implicación en el cuidado y mejora de su salud. Será fundamental dotarse de Sistemas de Información en el Estado, bajo la premisa de la interoperabilidad de los Sistemas entre las diferentes CC AA.
..Alfonso González