Inicio ASP Desarrollan nuevo “radar de esperma” que permite analizar fertilidad masculina

Desarrollan nuevo “radar de esperma” que permite analizar fertilidad masculina

Compartir

Equipo de investigadores de la Universidad de Sheffield, desarrollaron una nueva técnica para examinar el esperma humano sin matarlo, ayudando a mejorar el diagnóstico de los problemas de fertilidad.

La técnica de espectroscopía de resonancia magnética utiliza potentes imanes y funciona como el radar disparando pulsos de energía en la muestra de esperma dentro de un escáner de propósito y luego escuchando la señal de eco de las moléculas en respuesta, lo que podría ayudar a distinguir entre poblaciones de esperma bueno o pobre.

En comparación con otros estudios, los pulsos de baja energía no dañan el esperma, lo que significa que podrían ir a ser utilizados en el tratamiento de Fertilización In Vitro (FIV). Esto es similar a una técnica que los médicos usan para capturar imágenes de células y tejidos dentro del cuerpo.

El profesor Martyn Paley, del Departamento de Infección, Inmunidad y Enfermedades Cardiovasculares de la Universidad, explicó que “la técnica de Espectroscopía de Resonancia Magnética se ha utilizado anteriormente para examinar la composición molecular de muchas células y tejidos en otras enfermedades como el cáncer, pero nunca se había utilizado para examinar los espermatozoides vivos. Como tales, estos resultados son los primeros del mundo”.

En este estudio, los científicos examinaron muestras de esperma frescas de voluntarios sanos y pacientes durante poco más de una hora y a partir de los datos recopilados los científicos fueron capaces de construir un perfil de las moléculas presentes en el esperma y cómo difieren entre las muestras.

Por su parte, el profesor Allan Pacey, experto en fertilidad de la Universidad de Sheffield, que formaba parte del equipo de estudio de spermNMR, indicó que “la mayoría de las técnicas avanzadas que tenemos disponibles para examinar las moléculas en el esperma terminan destruyéndolas en el proceso ya sea añadiendo manchas o abriendo sus membranas para ver el contenido”.

“Potencialmente, tener una técnica que puede examinar la estructura molecular de los espermatozoides sin dañarlos es realmente emocionante”, agregó.

Uno de los desafíos técnicos que enfrentó el equipo fue cómo detectar las moléculas que estaban presentes en el esperma en lugar de las presentes en el semen, el líquido en el que se eyacula el esperma.

Para esto, el equipo examinó una serie técnics de “lavado de esperma” que actualmente se utilizan para preparar espermatozoides para la FIV. Ellos encontraron que al girar las muestras muy rápido en una centrífuga varias veces fueron capaces de reducir el ruido de fondo de las moléculas en el semen a un punto en el que podría detectar con fiabilidad los de esperma.

Asimismo, la investigadora Sarah Calvert, del equipo de spermNMR, expresó que “lavar el esperma en una centrífuga es un paso crítico para que esta técnica funcione ya que cualquier contaminación del plasma seminal también puede ser detectada por el escáner. Las técnicas que se utilizan comúnmente en la FIV hans sido capaces de minimizar esa contaminación”.

En este estudio se muestran que una serie de moléculas como la Colina y Glycerophosphocholine (un compuesto de colina natural encontrado en el cerebro), Lipidos (componentes comunes de las membranas de las células de esperma) y lactato (un producto final del uso de energía celular) fueron significativamente diferentes entre las muestras de espermatozoides separadas en poblaciones “buenas” y “pobres”.

El investigador Steven Reynolds explicó que “el hecho de que podamos detectar diferencias en la composición molecular entre muestras de esperma “bueno” y “pobre” es realmente significativo porque nos abre la oportunidad de desarrollar un nuevo biomarcador para ayudar con el diagnóstico. O quizá algún día nos permita diseñar terapias específicas para hombres con esperma pobre que podrían ayudar a darles un impulso”.
..Redacción