Inicio ASP La humanización es un proceso de recuperación de la relación entre pacientes...

La humanización es un proceso de recuperación de la relación entre pacientes y profesionales sociosanitarios

Compartir

El vicepresidente de la Asociación Española de Derecho Sanitario, Julio Sánchez Fierro, indicó en el marco del VI Congreso Internacional Dependencia y Calidad de Vida que la humanización de la salud “pretende recuperar la relación entre pacientes y profesionales sociosanitarios para evitar su desorientación, inseguridad y pruebas de diagnóstico innecesarias, además de generar una confianza y un contacto fluido entre los mismos”.

La humanización de la atención sociosanitaria fue el tema principal de la mesa redonda sobre Humanización de la salud que la Fundación Edad&Vida organizó en el marco de la celebración de su VI Congreso Internacional Dependencia y Calidad de Vida sobre Atención integrada y centrada en la persona que tiene lugar estos días en el Palacete de los Duques de Pastrana.

La sesión, presidida por la directora general adjunta del Grupo Amma y miembro de la Fundación Edad&Vida, Lourdes Rivera, y moderada por el presidente de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA), Joaquin Estévez, contó con la participación de la subdirectora general de Humanización de la Asistencia Sanitaria de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Cristina González del Yerro; el subdirector general de Gestión y Tramitación de Procedimientos de Dependencia de la Consejería de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid, Jose Luis Prieto, y el director corporativo del Área Social de la Fundación Bancaria ‘la Caixa’, Marc Simón.

Julio Sánchez definió la humanización de la salud como un tipo de filosofía cuyas raíces están profundamente vinculadas a las personas y a sus valores. “Se trata de un fenómeno de interés creciente en el debate sociosanitario que ha tenido buena respuesta por parte de las administraciones públicas, pero sobre el que todavía no hay unas doctrinas y unos conceptos confeccionados”, dijo.

Para consolidar este fenómeno, hay que tener cuidado con las nuevas tecnologías, ya que la medicina online, la prescripción a distancia y la robotización pueden suponer un gran riesgo para la humanización”, añadió.

En esta línea, Cristina González del Yerro aprovechó su intervención para presentar el Plan de Humanización de la Asistencia Sanitaria en la Comunidad de Madrid, una iniciativa en la que participan profesionales sanitarios, sociosanitarios y pacientes. González del Yerro indicó que “humanizar es poner en consideración la dignidad de las personas”, en este caso en el tema de la salud. Por ello, en el plan de la Comunidad de Madrid han creado 10 líneas de actuación para conseguirlo, entre ellas, la humanización en la atención primaria, en la atención en urgencias y un proyecto para abrir las puertas de la UCI.

Por su parte, Marc Simón centró el concepto de humanización en el cuidado de las personas, indicando que “cuidar es un tema de identidad que consiste en ponerse en el lugar del otro, ya sea uno cuidado o cuidador para tener claro cómo nos gustaría que nos trataran”. Para Simón, los cuidados son un reto importante porque afectan directamente al cambio de la demografía, al envejecimiento de la población y a los riesgos de las condiciones de vida. “Un total de 385.000 personas mayores de 85 años viven solas y en un plazo de 15 años esta cifra se multiplicará por mucho”, indicó.

Servicios sociales y dependencia
José Luís Prieto mostró su visión de la humanización de la salud desde los servicios sociales y la dependencia. Tomando como ejemplo la Comunidad de Madrid, Prieto indicó que a partir de 80 años, hay un 62% de personas atendidas por el sistema público de dependencia, una cifra que aumenta hasta el 76% si se le suma la población de entre 65 y 79 años. Por el contrario, las personas atendidas entre 18 y 64 años representan un 19%. También apuntó que se está produciendo una feminización en el ámbito de la dependencia.

Respecto a la sanidad y los servicios sociales, dijo que “existen ventajas en los servicios sociales que la sanidad no tiene, como el hecho de estar muy introducidos en los domicilios todos los días”. Además, señaló que, si se quiere atender a las personas en el ámbito social y sanitario, hay que compartir protocolos comunes de los que se deriven actuaciones y proyectos individuales de atención.