No se pierda

La evaluación tecnológica, innovación, evaluación y uso del medicamento se convierte en un objetivo para FACME

5 de Junio, 2017

La semana pasada se reunieron en Madrid los presidentes de las Sociedades Científicas pertenecientes a FACME en el que se constituye como el foro de decisión más importante de la Federación y en el que los representantes de las diferentes entidades manifestaron su satisfacción tras la comunicación del Ministerio de Hacienda de la no tributación de la formación continuada médica. Los presidentes se mostraron asimismo satisfechos de que esta declaración se haya efectuado como valoración y respuesta positiva al planteamiento profesional que tanto FACME como la Organización Médica Colegial (OMC) han defendido, junto con el resto de organizaciones sanitarias integradas en el Foro de la Profesión Médica.

Durante la reunión se destacó que este no es más que el primer paso para que se desarrolle un modelo en el que se garantice la independencia de los contenidos, se establezcan los requisitos para diferenciar claramente formación de promoción y se evite la irrupción interesada en la formación de personas, empresas, fundaciones, sociedades o asociaciones que no puedan acreditar su competencia e independencia. Las Sociedades Científicas (SSCC). integradas en FACME consideran que ellas mismas son los agentes indicados para llevar a cabo la difusión del conocimiento científico-técnico específico de las especialidades médicas y que como tal deben ser reconocidos e impulsados.

De la misma forma, quedó patente la continuidad del desacuerdo de las SSCC. con el actual modelo planteado por Farmaindustria. En cualquier caso, tanto estas SSCC. como FACME consideran que esta patronal deberá hacer todos los esfuerzos que sean necesarios para garantizar que los datos que eventualmente se publiquen no puedan ser utilizados por terceros con fines ajenos a los iniciales. Este riesgo social -argumenta la Federación- debe ser enérgicamente combatido precisamente por la organización responsable de la publicación. Por otra parte, reclaman a Farmaindustria que solo puedan publicarse, en su  caso, los datos de aquellos profesionales que hayan manifestado su acuerdo con estas condiciones, y nunca de cualquier profesional que no esté perfectamente informado de esta circunstancia al aceptar la ayuda. Sigue sin entenderse que en determinados casos puedan publicarse datos sin ese acuerdo o consentimiento explícito.

En este contexto, se revisaron también las propuestas de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (FENIN) y se consideró que este modelo, aunque diferente al propuesto desde Farmaindustria, también contiene elementos de imposición unilateral que deben ser revisados.

Durante la reunión se definieron las líneas de trabajo a seguir en los próximos meses, que se resumen en trabajar intensamente en la autorregulación de la propia profesión, liderar los programas de formación continuada y apostar por la independencia. El doctor Fernando Carballo, presidente de FACME, ha destacado “la manifiesta cohesión de todas las sociedades miembro por caminar en esa dirección que, de alguna forma, coloca a los profesionales y a las sociedades científicas (SS. CC.) en el lugar que les corresponde en cuanto a agentes activos en todo lo relativo a la formación continuada. No en vano –añade- la formación continuada de los profesionales es una tarea ineludible de las SS. CC., cuyo fin es mantener la competencia de los profesionales para proporcionar la mejor atención sanitaria posible a la población”.

Con la vista puesta en esas tres áreas, FACME ha anunciado la creación de diferentes grupos de trabajo: uno de evaluación tecnológica, innovación, evaluación y uso del medicamento; otro de gestión profesionalizada de las sociedades científicas; un tercero sobre recertificación; y un grupo de trabajo ético. Los dos primeros son claves para enfrentar la importante misión de las SS. CC. aportando conocimiento científico-técnico de alta calidad en la toma de decisiones en estos campos; y el grupo de gestión se articula en forma de una comisión mixta integrada por gerentes profesionales de SS. CC. y clínicos directivos, y pretende analizar y proponer acciones que permitan optimizar las capacidades de las SS. CC., en el marco de FACME, en cuanto a estrategias, sostenibilidad, capacidad de comunicación y coordinación de servicios eficientes de utilidad para las mismas.

El equipo de trabajo de recertificación tiene como misión el intercambio de experiencia y la armonización en cuanto a los componentes más básicos de los procesos de recertificación de los especialistas. Y, por último, el grupo de trabajo en ética recoge el mandato prioritario de preparar una propuesta que permita liderar desde la perspectiva profesional y de las SS. CC. el marco ético de actuación de los profesionales, incluyendo sus relaciones con los diferentes grupos de interés, entre ellos la industria de forma especial. En este foro se trabajará para dar respuesta a la ineludible necesidad, demandada por la sociedad civil, de una amplia declaración de los conflictos de interés, con garantías de que estos no influyan de ninguna forma en las decisiones de los profesionales y sus organizaciones; el grupo se centrará también en el resto de medidas orientadas a incrementar la transparencia de las actuaciones de unos y otros, y en los pasos siguientes relacionados con la rendición de cuentas y la responsabilidad socio-sanitaria.

En la reunión participó el presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Dr. Serafín Romero, que trasladó a los presidentes de las SS. CC. la excelente sintonía y coordinación entre ambas organizaciones; y en representación del Ministerio, acudieron el secretario general de Sanidad, Dr. Javier Castrodeza, y el director general de Ordenación Profesional, D. Carlos Moreno, que reconocieron el valor de la agrupación de las SS. CC. en FACME y destacaron algunos aspectos relevantes para los profesionales, incluyendo la no fiscalización de la formación continuada y el necesario desarrollo de la misma.

La destacada asistencia de presidentes a esta cita y las intervenciones de los asistentes acreditan la idea general de que FACME es la entidad adecuada para poder representar al conjunto de las SS. CC.  de las especialidades médicas reconocidas, tanto más si se mantiene el actual espíritu participativo y colaborativo entre todos que marca el ambiente y desarrollo de la actual etapa de la Federación.

En la asamblea extraordinaria posterior a la reunión de presidentes, se eligió la vocalía vacante en la junta directiva de FACME, que ha recaído en la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria. Asimismo se ratificó el apoyo de FACME a la candidatura de sede de la Agencia Europea del Medicamento para Barcelona.