Inicio ASP ASPE rechaza las “peonadas” en Aragón por ineficaces

ASPE rechaza las “peonadas” en Aragón por ineficaces

Compartir

Tras hacerse pública la reimplantación de las “peonadas” en la Sanidad pública aragonesa, la Alianza de la Sanidad Privada Española quiere mostrar su rechazo a esta iniciativa, recordando que ya quedó probada su ineficacia en la misma comunidad autónoma hace algunos años y el grave perjuicio que supone para la Sanidad Privada. Esta fórmula, que consiste en que los médicos del sistema público operen fuera de su horario laboral a cambio de un sobresueldo, conlleva un gasto mucho más elevado para el contribuyente, puesto que ya existe un convenio marco que regula la colaboración público-privada, con unos precios muy ajustados que -sin duda alguna-,abarata costes.

Llama la atención que esta medida sea puesta en marcha por un Gobierno que había reconocido públicamente su ineficacia y que, además, ha excluido de la concertación a gran parte de la sanidad privada por el mero hecho de tener ánimo de lucro. Además, este modelo dio lugar a investigaciones internas e incluso a la apertura de expedientes a médicos, al comprobarse que no realizaban su trabajo con la diligencia que cabía esperar durante su horario de trabajo para poder cobrar las operaciones fuera de la jornada laboral.

Los hospitales públicos presentan una ocupación muy alta, este desbordamiento conlleva a que el paciente sea tratado por diferentes profesionales, dando lugar a una situación de gran trastorno y desubicación que padecen aquellos que deberían ser el centro del sistema.

Si bien es cierto que la planificación ha mejorado en los últimos años, es fundamental que se sigan dando pasos en esta dirección, puesto que es susceptible de mejora. Se debe basar la eficiencia del sistema en la planificación de todos los recursos con los que cuenta la sanidad aragonesa, tanto públicos como privados. El objetivo es claro: ofrecer un mejor servicio reduciendo costes y aligerando las listas de espera, sin importar la titularidad del hospital en cuestión y situando al paciente como eje del sistema.