Inicio ASP El TOC podría tener relación con una inflamación en el cerebro, según...

El TOC podría tener relación con una inflamación en el cerebro, según un estudio

Compartir
Lavarse las manos

Las personas con el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) tienen unos niveles altos de inflamación en el cerebro, un descubrimiento que según los investigadores canadienses que lo han realizado podría conducir a nuevos tratamientos.

En el TOC, las personas, por lo general tienen pensamientos negativos frecuentes que intentan controlar o paliar mediante la repetición de ciertos rituales o conductas, como lavarse las manos o revisar que las puertas estén cerradas. Estas conductas, si tienen que repetirlas no una, ni dos, ni tres sino las veces que hagan falta para quedarse a gusto, no hay duda de que lo harán.

El estudio, publicado en la revista JAMA Psychiatry, muestra como los investigadores compararon a 20 pacientes con TOC con un grupo de control de 20 personas sin la afección. Los pacientes con TOC tenían una inflamación en el cerebro un 32% más alta en seis regiones que tienen un rol en el trastorno, según el estudio.

Nuestra investigación mostró una potente relación entre la inflamación del cerebro y el TOC, sobre todo en las partes del cerebro que se sabe que funcionan de forma distinta en el TOC”, afirma el autor principal, el Dr. Jeffrey Meyer, director del Programa de Imágenes Neuroquímicas en los Trastornos del Estado de Ánimo y de Ansiedad del Centro de Adicción y Salud Mental de Toronto. “Este hallazgo representa uno de los mayores avances en la comprensión de la biología del TOC, y podría conducir al desarrollo de nuevos tratamientos”, añade.

La inflamación o hinchazón es la respuesta del cuerpo ante una infección o lesión. Aunque ayuda al cuerpo a sanar, a veces puede ser nociva. Alterar el equilibrio entre los efectos útiles y los nocivos podría ser una clave para tratar el TOC, considera Meyer.

Ante la relevancia del estudio, el poder encontrar un nuevo método de tratamiento es importante, ya que los fármacos actuales no ayudan a casi un tercio de los pacientes de TOC.

Hay que trabajar para descubrir factores específicos que contribuyan a la inflamación cerebral, pero encontrar una forma de reducir los efectos nocivos y aumentar los efectos útiles de la inflamación podría permitirnos desarrollar un tratamiento nuevo mucho más rápidamente”, concluyó Meyer.

..Redacción