Inicio ASP Primer tratamiento de Irradiación Corporal Total con Tomoterapia en España

Primer tratamiento de Irradiación Corporal Total con Tomoterapia en España

Compartir

Un equipo de especialistas de GenesisCare Hospital La Milagrosa (IMOncology), formado por la Dra. Patricia Tavera, oncóloga radioterápica y Cristina Mínguez, radiofísico, ha llevado a cabo el primer tratamiento en España de Irradiación Corporal Total (ICT) mediante Tomoterapia.

El tratamiento consiste en irradiar el volumen corporal del paciente y está indicado para algunas enfermedades hematológicas como la leucemia, el linfoma maligno y algunos tumores sólidos. Su aplicación forma parte del acondicionamiento previo del paciente a un trasplante de médula ósea, para así lograr la inmunodepresión del organismo.

Hasta ahora este tipo de tratamiento se había administrado mediante un acelerador lineal. Sin embargo, el equipo de especialistas de GenesisCare ha empleado un sistema de alta tecnología como la Tomoterapia, que combina la imagen guiada con la radioterapia helicoidal gracias a un innovador sistema que permite tomar imágenes de TAC. “Con la Irradiación Corporal Total con Tomoterapia somos más conscientes del control de dosis que le llega a los órganos de riesgo, en este caso hemos protegido especialmente pulmones, riñones y cristalinos. Lo más importante es que ganamos en precisión porque sabemos con exactitud qué dosis está llegando y cómo se distribuye. Con un acelerador lineal no podemos irradiar de manera tan precisa“, asegura la Dra. Patricia Tavera.

Tanto la planificación previa como el control de la dosis de este tipo de tratamiento es un procedimiento muy complejo según asegura Cristina Mínguez, radiofísico y la encargada de hacer la planificación y estudio dosimétrico del tratamiento que se ha realizado durante tres días consecutivos en dos sesiones diarias, y con un intervalo de seis horas entre ambas. “Todos los planes de tratamiento se  verificaron en un maniquí especial de agua virtual mediante dosimetría de película e ionométrica en diferentes puntos (cabeza, tórax, abdomen, pulmón, piernas)  encontrándose diferencias menores al 3% entre los planes calculados y medidos. Y en ambos casos se verificaron durante el tratamiento mediante dosimetría in vivo con diodos situados en diferentes localizaciones del cuerpo“, explica esta especialista. Además, para poder planificar una irradiación de todo el cuerpo hemos tenido que dividir la planificación en dos, desde la cabeza hasta la mitad del fémur y desde el fémur hasta los pies, dado que la Tomoterapia permite irradiar una  extensión máxima de metro sesenta centímetros.

El objetivo de implementar este tipo de tratamiento con este sistema de alta tecnología es modernizar la técnica de tratamiento previa a la intervención de trasplante para que puede ser de utilidad para pacientes con leucemias y linfomas. “La Irradiación Corporal Total es un tratamiento muy costoso porque consume muchos recursos, pero consideramos que puede tener un gran beneficio para los candidatos a trasplantes de  médula ósea, o pacientes con patologías como leucemias o linfomas. Creemos que hay que actualizar este tipo de tratamiento e incluso dar un paso más, y en un futuro barajamos la posibilidad de hacer sólo irradiación total de médula ósea (TMI)” explica esta especialista de GenesisCare.

Para el primer tratamiento en España de Irradiación Corporal Total (ICT) con Tomoterapia se han seleccionado dos candidatos, un paciente varón de unos 40 años que presentaba una  leucemia aguda y  una mujer diagnosticada de un linfoma. “En el caso del hombre, hubo una progresión tumoral tras el tratamiento de quimioterapia. Su resistencia al tratamiento quimioterápico hizo que nos replanteáramos el abordaje y, por eso, al margen del tratamiento con quimioterapia se le sometió a una irradiación corporal total. En el caso de la mujer ya se había sometido a un primer trasplante de médula ósea que había rechazado”, explica la Dra. Tavera.

El tratamiento se ha llevado a cabo sin complicaciones lo que ha permitido poder llevar a cabo el trasplante de médula ósea. En ambos casos los pacientes evolucionan favorablemente al postoperatorio.