Inicio ASP El riesgo de morir por fallos del corazón aumenta a medida que...

El riesgo de morir por fallos del corazón aumenta a medida que la función renal disminuye, según la S.E.N

Compartir

Los problemas cardiovasculares son la causa habitual de muerte en los pacientes con Enfermedad Renal Crónica (ERC), más que la insuficiencia renal en sí misma, y es que a medida que la función renal disminuye, el riesgo de morir por fallos del corazón aumenta, tanto que en las personas que están en diálisis, la enfermedad cardiovascular es responsable del 50% de los decesos. Y es que así lo pusieron de manifiesto los expertos asistentes a la XX Reunión del Grupo de Prevención de Riesgo Cardiovascular y Renal (GRUPERVA) que, organizada por la Sociedad Española de Nefrología (SEN), ha tenido lugar en Valladolid, con el objetivo de debatir sobre la estrecha conexión entre enfermedades renales y cardiovasculares.

El abordaje de los últimos descubrimientos, novedades y avances relacionados con ello fueron tema de debate en la reunión, ya que la enfermedad renal crónica no solamente es un factor de riesgo predictor de la enfermedad cardiovascular, independientemente de otros factores, sino que al alcanzar cierto estadio (el IIIb) aumenta el riesgo cardiovascular.

Se estima que al menos un 25% de pacientes con enfermedad cardiovascular tienen una enfermedad renal crónica relevante

Al respecto se calcula que al menos un 25% de los pacientes con enfermedad cardiovascular tienen una Enfermedad Renal Crónica (ERC) relevante, aunque muchos más tendrían una afectación silente y, lo más grave, no diagnosticada. Además, esta última afecta al 10% de la población adulta y a más del 20% de los mayores de 60 años.

En relación con estas cifras, el coordinador del GRUPERVA y nefrólogo del Hospital Infanta Cristina de Badajoz, Nicolás Roberto, lamenta que “a pesar de que la sociedad está concienciada con la salud cardiovascular, parece que nos hemos olvidado de que el riñón también juega un papel importante y, por ello, de la misma forma que cuidamos el corazón debemos cuidar el riñón, ya que un fallo renal provoca daños vasculares, y un fallo vascular provoca, a su vez, daños renales”.

A tenor de estas afirmaciones, los expertos de este grupo de trabajo de la SEN coinciden en la necesidad de concienciar a la ciudadanía de los factores de riesgo de la Enfermedad Renal Crónica (ERC), fomentando para ello los hábitos de vida saludables y las medidas de prevención, y asociándolos a la salud cardiovascular.

La prevalencia de la Enfermedad Renal Crónica (ERC) en España creció un 20% en la última década. Según el registro de la Sociedad Española de Nefrología (SEN) actualizado con los últimos datos disponibles, se pasó de 1.001 pacientes por millón de población (pmp) en 2006 a 1.211 en 2015. La mortalidad de la ERC se ha venido situando por encima del 8% en la última década y, se estima que la atención de estas patologías del riñón, representa alrededor del 3% del gasto sanitario total en España.
..Redacción