Inicio ASP La solución catalana a la prescripción genera dudas al Consejo General de...

La solución catalana a la prescripción genera dudas al Consejo General de Enfermería

Compartir

La intención de la Consejería de Sanidad de Cataluña de regular por su cuenta la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios por parte de las enfermeras ha despertado sorpresa e inquietud entre los profesionales, pues este llega en un momento en el que, ante lo inaplicable y lesivo que es el actual decreto aprobado en 2015 por el PP, organizaciones médicas y enfermeras a nivel nacional trabajan conjuntamente en una modificación del mismo que genere consenso entre ambas profesiones sanitarias.

El consejero catalán del ramo, Toni Comín, presentó el pasado viernes las líneas maestras de un decreto autonómico como solución al conflicto que arrastra la enfermería desde hace ya demasiado tiempo. Sin embargo, el anuncio de Comín no es sino una declaración de intenciones que llevará meses de trabajo hasta transformarse en un texto legislativo que pueda votarse en el Parlamento autonómico. De lo anunciado ante los medios de comunicación se extrae que este decreto catalán establecerá como requisito imprescindible para la prescripción de medicamentos tres claves: el diagnóstico y la posterior prescripción médica continua -tal y como se introdujo en el Real Decreto estatal de prescripción- y el requisito imprescindible de que los enfermeros y enfermeras cursen una de formación específica, aunque todavía se desconoce en qué consistirá.

Sin embargo, mientras lo expuesto se transforma en un texto articulado concreto, Gobierno central y representantes de los profesionales médicos y enfermeros avanzan hacia un posible pacto de una redacción nueva del artículo 3.2 del decreto, una modificación que acabe de una vez con el bloqueo laboral de los enfermeros y a la vez cuente con el beneplácito de las organizaciones de médicos.

Por ello, desde el Consejo General de Enfermería, su presidente, Máximo González Jurado, ha manifestado que “entendemos que detrás de esta iniciativa desarrollada por Cataluña hay una intención loable para intentar resolver un grave problema de inseguridad jurídica existente en España desde la aprobación del Real Decreto de prescripción enfermera; cuyo artículo 3.2, además de ser de imposible aplicación, coloca a los enfermeros en una situación tremendamente injusta y peligrosa. Por ello, es importante reconocer la sensibilidad demostrada con la enfermería para ayudar a resolver este grave problema y desbloquear la situación originada por la norma estatal”.

No obstante, ha sorprendido el hecho de que sea precisamente ahora cuando Comín anuncie su proyecto sabiendo que las organizaciones de representación estatal de médicos y enfermeros se encuentran inmersas en un proceso de diálogo y negociación. Además, hace menos de dos semanas, el consejero catalán conoció de primera mano todos los detalles de este proceso cuando asistió en el Ministerio de Sanidad a la reunión del Consejo Interterritorial donde se acordó –por unanimidad- delegar la resolución del conflicto de la prescripción en el Foro de las Profesiones Sanitarias.

..David Ruipérez. Diario Enfermero