Inicio ASP El uso de fármacos en España para el TDAH en niños ha...

El uso de fármacos en España para el TDAH en niños ha crecido hasta un 145% en la última década

Compartir

El número de niños atendidos por el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) ha aumentado más que notablemente en España en los últimos años, como demuestra el hecho de que el uso de fármacos para esta patología haya crecido en la última década un 81,3% en niños y hasta un 145,5% en el caso de las niñas.

Y es que así lo aseguran expertos de la Universidad Oberta de Catalunya (UOC). ¿El motivo del tal crecimiento tanto en niños como en niñas con TDAH que son atendidos? Pues los expertos consideran que se debe a que hay más conciencia del problema y más herramientas para detectarlo, pero también un “sobrediagnóstico” por el que “muchas veces se coloca a un niño la etiqueta de TDAH cuando en realidad sólo es un niño movido”.

Al respecto, la psicóloga infantojuvenil y familiar en el centro GRAT de Barcelona, Amalia Gordóvil, explica que “si un niño es muy movido en la escuela pero en casa no, esto no es TDAH”.

Por otra parte, Noemí Guillamón, que es directora del máster universitario de Psicología Infantil y Juvenil de la UOC, considera que “los padres de las generaciones anteriores tendían a ser más autoritarios y ahora, en general, lo son menos. El hecho de no poner límites puede provocar problemas de comportamiento en los niños”, al mismo tiempo que admite que el diagnóstico de TDAH en realidad podría enmascarar otros problemas como un estado de ánimo bajo consecuencia de problemas en el contexto familiar.

¿Qúe puede llevar a los padres a sospechar que su hijo padece TDAH?

Dificultad de concentración, de seguir instrucciones y órdenes, de estar sentado más de 10 minutos, muestras de impaciencia, escasa tolerancia a la frustración son algunos de los síntomas que se asocian a este trastorno y que pueden llevar a los padres a la consulta del médico ante la sospecha de que su hijo padece TDAH.

Pero no basta con esta sintomatología, ya que para llegar a este diagnóstico es necesario que estas conductas sean “muy repetitivas, intensas y que se manifiesten en más de un ámbito”, explica Guillamón.
..Redacción