Inicio ASP Herramienta en línea predice riesgo cardíaco en adultos jóvenes

Herramienta en línea predice riesgo cardíaco en adultos jóvenes

Compartir

Una calculadora en línea puede ayudar a los jóvenes a predecir su riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca en la edad madura, para que así puedan hacer cambios en el estilo de vida y minimizar sus probabilidades de un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular, sugiere un estudio de los Estados Unidos.

En la investigación, publicada en “JAMA Internal Medicine”, los científicos examinaron la exactitud de los resultados de la web Herramienta de Corazón Saludable. La encuesta en línea examina nueve factores del estilo de vida que pueden influir en el riesgo de enfermedades del corazón: fumar, peso, ejercicio y consumo de alcohol, frutas, verduras, granos enteros, nueces, bebidas azucaradas y carne roja y procesada.

Trabajó “moderadamente bien” en la predicción de riesgo de enfermedad cardíaca en un grupo de casi 5.000 adultos que fueron seguidos por más de dos décadas, comenzando a mediados de sus veinte años, explicaron los investigadores.

La doctora Holly Gooding, autora de la investigación e investigadora de Harvard Medical School y Brigham and Women’s Hospital en Boston, indicó que “no es de extrañar que los factores en la Puntuación de Corazón Saludable -la dieta, el ejercicio, el tabaquismo, el alcohol y el índice de masa corporal- predigan enfermedades del corazón en el futuro”.

“Lo sorprendente es lo bien que esos factores de estilo de vida medidos antes de la edad de 30 años pueden predecir el riesgo de enfermedades del corazón, incluso en adultos jóvenes sin otros factores de riesgo de enfermedades cardíacas como la hipertensión, el colesterol alto y la diabetes”, añadió Gooding.

Los científicos probaron la herramienta usando 25 años de datos recopilados en el estudio de Desarrollo de Riesgo en las Arterias Coronarias en Adultos Jóvenes (CARDIA).

En el estudio, los participantes tenían 25 años en promedio cuando se unieron al estudio. De los 4893 participantes, 427, o alrededor del 9%, tenían al menos un factor de riesgo clínico de enfermedad cardíaca, como presión arterial alta, colesterol elevado o diabetes.

La mitad de los individuos en el estudio fueron rastreados durante casi tres décadas.

Durante el estudio, 64 mujeres tuvieron un total de 69 eventos relacionados con la enfermedad cardíaca, como accidentes cerebrovasculares o ataques cardíacos, según el estudio. Esto se traduce en un riesgo anual de 0,9 eventos por cada 1.000 mujeres.

Durante el mismo período, 99 hombres tuvieron un total de 104 eventos, con un riesgo anual de 1,75 por cada 1.000 hombres.

Al inicio del estudio, sólo una de cada cuatro personas que pasaron a tener un evento cardíaco tenían factores de riesgo evidentes como la presión arterial alta o la diabetes.

Pero el grupo que tuvo ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares tuvo los peores puntajes promedio en la Herramienta de Corazón Saludable basándose en sus hábitos de estilo de vida al inicio del estudio.

Una limitación del estudio es que con la excepción de los datos de altura y peso utilizados para calcular el índice de masa corporal, todos los otros factores evaluados por la herramienta en línea se basaron en hábitos autoinformados y no en datos objetivamente recopilados por los médicos.

Los investigadores también evaluaron los hábitos sólo una vez, al comienzo del estudio, y es posible que los participantes cambiaran los comportamientos de manera que influyeran en sus probabilidades de un ataque al corazón o un derrame cerebral.

Aun así, ofrecer a médicos y pacientes una manera de ver el riesgo de enfermedad cardíaca en adultos relativamente saludables y jóvenes puede ayudar a las personas a hacer cambios en su estilo de vida mientras todavía hay una oportunidad de reducir significativamente sus probabilidades de un ataque al corazón o un derrame cerebral más adelante en la vida, indicó John Wilkins, un investigador de la Facultad de Medicina Feinberg de la Northwestern University en Chicago, que no participó en el estudio.

La herramienta en línea ofrece retroalimentación que anima a las personas a tomar medidas para mejorar los malos hábitos, como aumentar el ejercicio en el momento de nivel de actividad o cuando es demasiado bajo, o disminuir la carne procesada cuando el consumo es demasiado alto. Esa retroalimentación podría ayudar a las personas a tomar medidas tempranas en la edad adulta, cuando no están muy rígidos en sus formas de cambiar, dijo Wilkins en una entrevista telefónica.

“Esto muy cuidadosamente le ayuda a analizar su dieta y su nivel de actividad física”, expresó el investigador Wilkins.

“Los pacientes y los médicos no son particularmente buenos en la estimación de su propio riesgo. Esta es una de las muy pocas calculadoras que te ayuda a estimar los factores de riesgo temprano en la vida, y a ver cómo tus comportamientos de salud están asociados con el riesgo a largo plazo y lo que puedes cambiar”, finalizó John Wilkins.
..Redacción