Inicio ASP Fumar, contrariamente de lo que se pensaba, puede aumentar la sensibilidad ante...

Fumar, contrariamente de lo que se pensaba, puede aumentar la sensibilidad ante el estrés

Compartir

Fumar puede aumentar la sensibilidad ante el estrés, y es que así lo revela un estudio llevado a cabo en ratones por el Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS) de Francia y publicado esta semana en la revista científica Molecular Psychiatry.

Contrariamente a la idea universal que dice que consumir tabaco tiene un efecto “relajante” y que la falta de nicotina produce ansiedad y estrés, la exposición a la adictiva molécula por excelencia como es la nicotina puede producir el efecto inverso, tal y como afirmaron los autores de la investigación.

Los científicos evaluaron los niveles de estrés social en los roedores, una situación que sucede cuando “uno de estos animales es sometido a agresiones repetidas de sus congéneres dominantes”.

A algunos de los ratones se les bloquearon los receptores de nicotina, mientras que a otros se les activaron.

Gracias a la evaluación de su comportamiento y a los parámetros electrofisiológicos del cerebro, los expertos del CNRS establecieron que no se dan signos de estrés social cuando los receptores están bloqueados, pero que en el caso contrario se vieron amplificados.

Los investigadores también han podido constatar que un ratón expuesto a una sola agresión por uno de sus congéneres presenta signos de estrés solo si ha sido expuesto previamente a la nicotina”, indica el estudio.

Aunque este trabajo se centra en cómo los receptores nicotínicos afectan al control del estrés en los ratones, el CNRS anunció que los científicos investigarán si se puede generalizar a todos los transtornos del estado de ánimo, y si los resultados son aplicables al ser humano.

El tabaco causa 6 millones de muertes al año y más de 600.000 son no fumadores expuestos al humo de tabaco ajeno

El tabaco es responsable de la muerte de casi seis millones de personas al año, de las que más de cinco millones son consumidores del producto y más de 600.000 son no fumadores expuestos al humo de tabaco ajeno, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS.

Un coste de vidas humanas y también económico, y es que en gastos de atención de la salud y productividad perdida, el consumo de tabaco cuesta al mundo más de un billón de dólares al año.
..Redacción