Inicio ASP Presentan en ESMO 2017 un estudio que evita que el melanoma se...

Presentan en ESMO 2017 un estudio que evita que el melanoma se propague a otros órganos

Compartir

Un grupo de científicos australianos ha logrado con éxito evitar que el melanoma se propague o cause una metástasis en órganos distantes en dos pruebas clínicas. Y es que el estudio, publicado en New England Journal of Medicine y presentado en el congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO, por sus siglas en inglés) clausurado ayer en Madrid, abre la posibilidad a nuevos tratamientos.

Estas pruebas clínicas muestran que tenemos las municiones para prevenir la expansión y desarrollo del melanoma, que hasta ahora era una forma de comportamiento de la enfermedad sobre la cual no teníamos control”, afirma Georgina Long, codirectora médica del Instituto del Melanoma Australia, responsable de estos estudios.

En concreto, las pruebas, denominadas COMBI-AD y CheckMate 238, a las que se sometieron pacientes con melanoma en la etapa 3 y cuyos tumores habían sido extirpados, son las primeras que se hacen a nivel mundial para tratar esta enfermedad en pacientes que se encuentran en la etapa inicial para evitar su propagación y recurrencia.

Como indica Long, hasta la fecha, los pacientes con este cáncer de piel mortal “simplemente tenían que esperar para ver si su melanoma causaba una metástasis o se propagaba. Vivir con este miedo los afectaba fuertemente tanto a ellos como a sus seres queridos”.

Un grupo de pacientes, en la prueba COMBI-AD, recibió una combinación de terapias de dabrafenib y trametinib (dos fármacos de quimioterapia) durante 12 meses.

Estas terapias no solamente evitaron que el melanoma en la etapa 3 extirpado reaparezca, sino que aumentó las posibilidades de supervivencia.

Se está más cerca de que convertir el melanoma en crónico en lugar de una enfermedad terminal

Por otra parte, en la prueba Checkmate 238, en el que participaron pacientes de alto riesgo con melanoma en la etapa 3 y 4, se sometió a un grupo a inmunoterapias con nivolumab o ipilimumab (dos anticuerpos monoclonales) durante 12 meses, las que lograron reiniciar el sistema inmunológico para atacar las células del melanoma.

El Instituto del Melanoma Australia destaca que en esta segunda prueba se redujeron las posibilidades de una recaída, entre otros logros, aunque reconocen que aún es demasiado pronto para determinar las posibilidades de supervivencia a largo plazo.

Nuestro objetivo final de hacer que el melanoma se convierta en crónico en lugar de una enfermedad terminal está cada vez más cerca”, concluyó Long.
..Redacción