Inicio ASP Radiólogos advierten que instalar tecnología de imagen fuera de las unidades supone...

Radiólogos advierten que instalar tecnología de imagen fuera de las unidades supone discriminar a los pacientes y aumento de costes

Compartir

La Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM) ha hecho público un documento en el que advierte de que destinar, en exclusiva, equipos de tecnología de imagen a determinados servicios clínicos o quirúrgicos fuera de las Unidades Asistenciales de Diagnóstico por Técnicas de Imagen (AUDIT) puede considerarse “una discriminación para otros servicios y para los propios pacientes”, y es que así lo considera el vicepresidente de la SERAM, Pablo Valdés.

Algunos centros hospitalarios públicos se están planteando invertir en resonancias y tomografía computerizada, que van a estar fuera de los servicios centralizados de radiodiagnóstico, y se van a destinar exclusivamente a determinados servicios clínicos como pueda ser cardiología”, afirma el vicepresidente.

Este hecho, supone también una serie de detrimentos, como es un aumento de los costes, una gestión menos optimizada de los recursos materiales y humanos, una menor seguridad para los pacientes, una peor calidad asistencial, y una atención sanitaria menos justa y equitativa; ante esta retahíla de agravios, para Valdés,  “no hay ningún argumento objetivo que justifique esta descentralización de los equipos de radiodiagnóstico”.

Las AUDIT centralizan los servicios de radiodiagnóstico de los hospitales

Aparte de surgir problemas relacionados con la calidad y la equidad de la atención médica, descentralizar equipos puede generar un incremento injustificado de costes, y es que los especialistas que disponen de sus propias pruebas de imagen tienen un aumento significativo de dichos diagnosticos.

Las AUDIT, actualmente, centralizan los servicios de radiodiagnóstico de los hospitales. Esto, para médicos y técnicos, garantiza que estén cualificados para valorar si las pruebas prescritas son adecuadas, controlar la seguridad del paciente en cuanto a  emisiones de radiación o uso de contrastes, y hacer informes pertientes de manera clara y homogénea.

Asimismo, en casos de autoderivación, la tasa de frecuentación de pacientes a técnicas radiológicas, es decir, el número de exploraciones radiológicas por habitante, aumenta en 2,48 veces.

Sobre la seguridad de los pacientes, los radiólogos advierten que descentralizar la tecnología y su control por profesionales no radiólogos influiría negativamente en la gestión de criterios de radioprotección impuestos por la normativa europea y empeorar la gestión de la dosis radiológica en la población.
..Redacción