Inicio ASP Beatriz González López-Valcarcel: La estrategia de seguridad del paciente reduce los errores...

Beatriz González López-Valcarcel: La estrategia de seguridad del paciente reduce los errores con prevención y control

Compartir

El reciente informe de SESPAS y la OMC sobre la iatrogenia ha vuelto a dar un importante impulso a la necesidad de afrontar los programas de Seguridad del Paciente. La Profesora Beatriz González López-Valcárcel, experta en políticas relacionadas con la salud y presidenta de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS), ha atendido a iSanidad. Lo mejor de la Sanidad para situar el problema y sus derivadas.

La iatrogenia tiene un impacto del 15% sobre el gasto sanitario. Es imposible pensar que no va a haber errores, ¿cómo se puede empezar a afrontar?
Desde varios frentes y por múltiples agentes y organizaciones. Los problemas complejos nunca tienen soluciones simples. La estrategia de seguridad del paciente del SNS es una gran iniciativa que conseguirá reducir los errores con prevención y control. Las organizaciones de pacientes y de profesionales sanitarios tienen un importante papel para limitar el sobrediagnóstico y el sobretratamiento, que muchas veces son causa de iatrogenia. La formación de los médicos, enfermeros, farmacéuticos y demás profesionales sanitarios debería visibilizar el problema para que los jóvenes titulados entren a la profesión con una cultura de evaluación pero sin el estigma de la culpa que caracteriza a la cultura sanitaria actual, en la que los efectos adversos de la medicina se ocultan, si se puede, para evitar acusaciones.

La seguridad del paciente abarca un conjunto amplísimo de actividades, organizaciones y procesos

Los programas de Seguridad del Paciente tienen una importancia creciente, ¿deberían ser obligatorios?, ¿tener un programa de Seguridad del Paciente es todavía una ventaja competitiva?
La seguridad del paciente abarca un conjunto amplísimo de actividades, organizaciones y procesos que van desde el nivel macro, incluso europeo (por ejemplo, la normativa sobre seguridad en radiología) hasta el nivel de la gestión clínica y la práctica diaria. Los centros sanitarios más proactivos en seguridad del paciente reúnen comités de revisión de los casos problemáticos, protocolizan flujos de información y procesos, que se diseñan para prevenir fallos de seguridad, e incorporan la seguridad del paciente entre los objetivos de calidad de primer orden. La obligatoriedad de un programa no garantiza su efectividad, el papel lo aguanta todo, es mejor tener líderes que reglamentos.

“La obligatoriedad de un programa no garantiza su efectividad”

Además de los pacientes, también el sistema y los médicos y enfermeras sufren el problema, ¿cómo se les puede involucrar en la mejora de los procesos?
Son las llamadas “segundas víctimas” de los problemas de seguridad del paciente. Como profesionales sanitarios responsables de las funciones esenciales de la atención sanitaria, tanto su código deontológico como su afán profesional es proporcionar una asistencia de calidad. Se sienten involucrados, y deseosos, pero es la organización la que ha de poner los medios y redefinir los circuitos de información y los procesos para que no sean posibles fallos por falta de coordinación o de comunicación entre los muchos trabajadores que conforman la atención sanitaria.

¿Medir y hacer públicos los resultados concretos de hospitales, centros de trabajo o áreas específicas son un beneficio para el profesional o se entienden todavía como una “amenaza”?
El cambio de cultura consiste precisamente en cambiar la cultura de la culpa por la de la rendición de cuentas. Los pacientes y la población tienen derecho a conocer los resultados, bien ajustados por riesgo, de calidad de los centros sanitarios entre los que podría elegir, y para los propios centros el compararse con otros, el mirarse en el espejo de los demás, es útil y les ayuda a conocer los puntos de mejora.

Los pacientes tienen derecho a conocer los resultados de calidad de los centros sanitarios

¿Desde dónde se debe abordar el problema de la iatrogenia, desde el hospital, las sociedades, los colegios, la docencia…?
Desde todos esos ángulos, agentes y organizaciones.
..Redacción