Inicio ASP El número de niños y adolescentes con obesidad se multiplicó por 10...

El número de niños y adolescentes con obesidad se multiplicó por 10 en los últimos 40 años

Compartir

El número de niños y adolescentes de cinco a 19 años con obesidad se ha multiplicado por 10 en las últimas cuatro décadas, y es que así lo revela un estudio que, realizado por el Imperial College de Londres (Reino Unido) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha sido publicado en la revista The Lancet con motivo del Día Mundial de la Obesidad que se celebra el próximo 12 de noviembre.

Además, el trabajo alerta de que si esta tendencia continúa, para el año 2022, en el mundo habrá más niños y adolescentes con obesidad que con un peso moderado o “severamente bajo”.

La magnitud del estudio marca un precedente, y es que se analizaron a 130 millones de chicos y chicas, de los que 31,1 millones tenían entre cinco y 19 años y 97,4 más de 20 años, entre los años 1975 y 2016.

De esta forma, los investigadores observaron que las tasas de obesidad aumentaron del 1% en 1975 a casi el 6% entre las chicas y hasta el 8% en los niños en el año 2016, incrementándose de 11 millones a 124 millones el número de personas con obesidad con edades comprendidas entre los cinco y los 19 años.

Como explica el autor principal del estudio y profesor del Imperial College, Majid Ezzati, “en las últimas cuatro décadas, las tasas de obesidad en niños y adolescentes se han disparado a nivel mundial y siguen incrementándose en los países de bajos y medios ingresos”. “No obstante”, prosigue, “recientemente estas tasas se han estabilizado en las regiones con mayores ingresos, si bien los niveles de obesidad siguen siendo inaceptablemente altos”.

La obesidad y el sobrepeso no se exagera al decir que es una crisis mundial de salud

Para este experto, los incrementos son debidos al impacto que está teniendo el aumento de los precios de los alimentos más sanos en las familias y sociedades más pobres. En este sentido considera necesario “implantar medidas para que los productos más sanos y nutritivos estén disponibles en las casas y en las escuelas, especialmente en las zonas más pobres con el fin de proteger a los niños y adolescentes”.

Un aspecto destacable es el efecto nocivo para la salud que el consumo de productos altamente procesados está teniendo en países de ingresos medios, incluidos los de
Asia Oriental, América Latina y el Caribe.

Estos datos ponen de manifiesto, recuerdan y refuerzan la idea de que el sobrepeso y la obesidad es una crisis mundial de salud y que seguirá empeorando a menos que comencemos a implantar medidas drásticas”, alerta la coordinadora del programa de vigilancia y prevención poblacional de las enfermedades no transmisibles (MNT) en la OMS, Fiona Bull.

Plan de Implementación de la Obesidad de la Infancia Final

Ante todo esto, la OMS está realizando una revisión del Plan de Implementación de la Obesidad de la Infancia Final (ECHO, por sus siglas en inglés), en el que muestra a los países medidas “eficaces” para frenar la obesidad infantil y adolescente. Además, también ha publicado unas directrices en las que pide a los profesionales sanitarios que identifiquen y gestionen a los niños y jóvenes con sobrepeso u obesidad.

La OMS anima a los países a implementar esfuerzos para abordar los escenarios que actualmente propician las posibilidades de que nuestros hijos padezcan obesidad. Los países deben aspirar a reducir el consumo de alimentos altamente procesados, grasos y pobres en nutrientes, así como disminuir el tiempo de sedentarismo en el que los niños, promoviendo así su participación en actividades físicas”, concluye Bull.
..Redacción