Inicio ASP “La tecnología existe, la única barrera para su aplicación es la capacidad...

“La tecnología existe, la única barrera para su aplicación es la capacidad de adaptación del médico”

Compartir

“Siri, estos son mis síntomas ¿qué me está pasando? ¿Siri, cómo puedo saber si tengo diabetes? De este tipo serán las conversaciones que el paciente 4.0 tenga con el asistente de su Smartphone cuando necesite una primera opinión médica. Así lo aseguraba Alberto Porciani, CEO de TopDoctors, en su masterclass dentro del eShow de Madrid sobre la digitalización del sector. Y es que el sector sanitario está viviendo una auténtica revolución y transformación digital, que posiciona a los pacientes como protagonistas, con cada vez mayor autocontrol de su propia salud, mayor acceso a la información y más protagonismo en el proceso.

“El paciente está demandando la digitalización urgente de la medicina. Y esta transformación pasa inevitablemente por una conexión cada vez más directa y rápida entre médicos y pacientes, y cada vez más centralizado, de forma que todas las herramientas que se utilicen durante el proceso, desde la detección de síntomas y el primer contacto con la consulta hasta el diagnóstico, seguimiento y monitorización continuados de la patología, estén a mano e integradas”, asegura Porciani.

El médico gestiona cada vez más información y datos, demandando herramientas que le procuren la toma de las mejores decisiones de una forma más ágil y rápida

Los sistemas de cita online, de notificaciones y recordatorios, los softwares de gestión de historiales, los chats, las videoconsultas, así como los dispositivos médicos y weareables, son solo algunas de las herramientas que digitalizarán las consultas y permitirán que el paciente únicamente se tenga que acudir a ellas para hacerse una intervención o chequeo físico directo. “La tecnología está ahí, la única barrera es la capacidad del médico de adaptarse a ella”. Se estima que las consultas por videoconferencia superarán los 158 millones en el año 2020. “Estoy seguro de que en 5 años se reducirán las esperas en urgencias considerablemente, y solo ingresarán las consultas más graves.”, añade.

Los diferentes estudios ponen de manifiesto la eficacia de la precisión de los dispositivos wearables en la detección de patologías. Según las previsiones de la consultora Frost & Sullivan, el negocio de sistemas médicos inteligentes moverá en 2021 más de 6.000 millones de euros.

La transformación digital pasa inevitablemente por una conexión cada vez más directa y rápida entre médicos y pacientes, a través de una mayor centralización e integración de las diferentes herramientas que se utilizan en el proceso

¿Cómo es el paciente 4.0?

  • Es un paciente informado, previsor y activo en la gestión de su salud
  • Le gusta saber hasta el último detalle de su patología, quiere prevenir todas las dolencias que podría llegar a tener
  • Por ello, gestiona su propia salud y se auto monitoriza para controlar sus variables
  • Evalúa el prestigio de los facultativos en su búsqueda de la mejor solución (en el 33% de los casos), y se apoya en internet para ello (29%)
  • Busca en internet todo lo relacionado con la patología en sí misma: síntomas, tratamientos, pruebas, así como testimonios de otras personas
  • Solicita segundas opiniones y busca mejores diagnósticos: 6 de cada 10 personas solicitan 2ª opinión médica
  • Se desplaza de ciudad si hace falta para consultar diagnóstico: hasta un 21% de la población ya lo ha hecho y 9 de cada 10 asegura que lo haría si fuera necesario
  • Buscan la mejor calidad tanto dentro de la consulta como fuera de ella
  • Al mismo tiempo, el estilo de vida nos resta tiempo y el cuidado de nuestra salud sufre retrasos si no se cuenta con un acceso adecuado y rápido.

¿Cómo es el doctor 2.0?

  • Respondiendo a las nuevas necesidades y reclamos del paciente, el médico empieza a digitalizarse.
  • Gestiona cada vez más información y datos, demandando herramientas que le procuren la toma de las mejores decisiones de una forma más ágil y rápida.
  • Con un 85% de la población buscando información médica en internet, el doctor que no tiene una imagen trabajada y una presencia impecable en Internet, prácticamente no existe para los pacientes digitales.
  • La ‘reputación online’ es un concepto todavía nuevo para muchos especialistas médicos que tienen una excelente imagen en ‘el mundo real’ pero que no han sido capaces de plasmarlo en Internet.
  • Mientras tanto se van dando nuevos avances en telemedicina o dispositivos móviles de uso médico que ponen en sus manos una gran cantidad de herramientas e información que, si bien son un valor añadido a su actividad, tiene que empezar a gestionar y actualmente están todavía todas muy dispersas entre las diferentes áreas de trabajo.