Inicio ASP La Atención Primaria pide liderar el cambio de modelo de atención sanitaria...

La Atención Primaria pide liderar el cambio de modelo de atención sanitaria que recibe el paciente crónico

Compartir

Actuar frente a la enfermedad crónica, cada vez más frecuente en nuestro medio, con un modelo de atención sanitaria clásico basado fundamentalmente en el manejo agudo de las enfermedades no solo provoca importantes desajustes económicos y sociales, sino que se asocia con unos peores resultados. Así lo consideran al menos en la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), que en el marco de su 39º Congreso Nacional, donde se congregan estos días más de 4.000 profesionales en Granada, ha exigido cambios organizativos en los sistemas sanitarios y sociales, así como en los modelos de atención.

“La atención a la cronicidad precisa cambios en las políticas sanitarias y en la organización de la asistencia, pasando de un modelo de atención a la enfermedad aguda (curación de episodios) a un modelo de atención a las condiciones crónicas”, tal y como defiende el Dr. José Luis Llisterri, presidente de SEMERGEN, quien demanda “un gestión integral de la cronicidad desde una perspectiva poblacional: pacientes, cuidadores, profesionales sanitarios y sistema deben estar coordinados”.

Se exigen cambios organizativos en los sistemas sanitarios y sociales, así como en los modelos de atención

Y es que el aumento constante de la prevalencia de pacientes crónicos con necesidades complejas de atención representa un reto para los sistemas sanitarios, y dar una respuesta adecuada necesita de abordajes multifactoriales. Además, la complejidad que presentan algunos de estos pacientes crónicos precisa de valoraciones individualizadas, “pero las guías de práctica clínica no suelen tener en cuenta a este tipo de pacientes, lo que dificulta aún más el trabajo del médico de Familia”, reseña el presidente de SEMERGEN.

Soluciones
Abordar la problemática del incremento de la prevalencia de enfermedades crónicas y, en concreto, de las enfermedades crónicas complejas implica analizar múltiples áreas en las que se deben plantear importantes cambios. El principal, como resalta la Dra. María Rosa Sánchez, presidenta del Comité Científico del Congreso, “es adoptar un modelo de atención centrado en la persona, que es el que se debe seguir para dar una respuesta adecuada al paciente crónico con necesidades complejas de atención”.

La solución pasa por establecer un modelo de atención centrado en la persona

Para el Dr. Francisco Atienza, médico de Familia de la Unidad de Gestión Clínica Virgen de África (Sevilla), “son necesarios cambios estructurales y cambios de perspectiva (cambiar el paradigma), para pasar de una perspectiva de curación o prevención a una perspectiva de aliviar y consolar”. En definitiva, los cambios que se exigen, según se pondrá de relieve en una mesa redonda que se celebra en el marco de este Congreso, son a dos niveles: en la organización y en la atención.

Respecto a los cambios que se demandan a nivel de los modelos organizativos, la solución pasa por “dar mayor protagonismo y liderazgo a la Atención Primaria”, apunta la Dra. María Rosa Sánchez, que es médico de Familia de la Unidad de Gestión Clínica Ciudad Jardín (Málaga). En este mismo sentido, el Dr. Francisco Atienza recalca que “la necesidad de atender de manera integral a la persona con enfermedades crónicas pone en valor la figura del médico de Familia, que debe liderar la coordinación de esa atención”. Esto supone, a juicio de este experto, “formación para este cambio de paradigma, promoción del liderazgo de los médicos de familia y estructuras de atención adecuadas que la posibiliten, especialmente los recursos humanos sanitarios y sociales necesarios para ello”.

Desde que se publicó la estrategia de atención a los pacientes con enfermedades crónicas del Sistema Nacional de Salud, prácticamente todas las comunidades autónomas han elaborado sus propias estrategias. En todas ellas se destaca el papel de la Atención Primaria como coordinadora de la atención a estos pacientes y se plantea la necesidad de establecer mecanismos que mejoren la continuidad asistencial entre Atención Primaria y Atención Hospitalaria, y entre Atención Sanitaria y Social. “La mejora en la coordinación de todos los profesionales que atienden a estos pacientes es fundamental, así como consensuar los objetivos y los planes de actuación de forma individualizada”, apostilla la presidenta del Comité Científico del Congreso.

Pero, además, se precisan cambios en los modelos de atención. Para la Dra. María Rosa Sánchez, “es preciso cambiar a un modelo de atención centrado en la persona y no en las enfermedades. Los médicos de Familia siempre hemos trabajado realizando un abordaje biopsicosocial: el modelo centrado en la persona refuerza y amplia este enfoque que ha caracterizado nuestra forma de trabajo desde el inicio de la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria”.

Por otra parte, la Dra. María Rosa Sánchez señala que “la atención a los pacientes crónicos con necesidades complejas de atención necesita de valoraciones integrales que incluyan no solo las clásicas evaluaciones clínicas, funcionales, psicoafectivas, cognitivas y sociales, sino también valorar las preferencias y los valores del paciente. Se deben analizar qué conocimientos y habilidades tiene el paciente y sus cuidadores para manejar su enfermedad, y así poder potenciar su empoderamiento y la toma de decisiones compartida”. En sentido, desde SEMERGEN se demanda un abordaje multidisciplinar, en el que es fundamental la coordinación y los objetivos consensuados entre los diferentes profesionales que atienden a estos pacientes.

Hacia un nuevo concepto de salud…en la enfermedad
Dando un paso más en los cambios que se proponen para abordar los problemas de salud del paciente crónico complejo, en una conferencia magistral del Congreso se abordará un novedoso concepto de salud. Alejandro Jadad, Director del Instituto para la Innovación en Salud Global y Equidad y profesor en la Universidad de Toronto (Canadá), defenderá que es posible que una persona con enfermedades crónicas complejas pueda sentirse saludable.

Según defiende este experto, todas las personas, aún las que se consideran más enfermas (incluyendo a quienes tienen enfermedades terminales, incurables), pueden sentirse saludables al mismo tiempo”.  Y es que, reconoce, “la definición de salud que el mundo ha utilizado desde 1948, cuando la Organización Mundial de la Salud fue creada, hace imposible que la gran mayoría de las personas puedan considerarse saludables, ya que requiere que tengamos un estado de completo bienestar físico, mental y social”.

“Es posible conseguir que las personas con enfermedades crónicas complejas se sientan saludables”

Por eso, Jadad apuesta por la conceptualización de la salud como la habilidad para adaptarnos y (auto)gestionar, como personas o comunidades, los desafíos físicos, mentales o sociales que nos presente la vida. “Esto nos da la posibilidad a todos de sentirnos saludables, aún cuando hayamos sido diagnosticadas con enfermedades, incluyendo las complejas y las terminales”, afirma, al mismo tiempo que anima “a asumir este cambio de concepto”. Y es que, asegura, “si creemos que es posible sentirse saludable aún en presencia de enfermedades complejas, comenzaremos a ver muchas posibilidades a nuestro alcance, y recursos en abundancia con los que lograrlos”.

En España, el 71% de la población (según la Encuesta Europea de Salud del 2014, realizada por el Instituto Nacional de Estadística) considera que tiene buena salud. Tal y como detalla Alejandro Jadad, “la mayoría de las personas con enfermedades complejas, cuando se les pregunta sobre su propia percepción, consideran su salud como buena, muy buena o excelente”. Desde el punto de vista médico, esto tiene gran trascendencia, ya que “el objetivo primordial de la Medicina debe ser el de permitir que todas las personas puedan sentirse saludables, independientemente de los desafíos físicos, mentales o sociales que enfrenten durante la vida”.

A juicio de Jadad, “hemos medicalizado la vida y esto hace que tengamos una sociedad enferma”. Por eso, demanda, “ha llegado la hora de enfocarnos en crear las condiciones que nos permitan rescatar la salud como el indicador y objetivo más importante para el sistema sanitario, para los profesionales, para los pacientes y para el público en general”.