Inicio ASP Aumenta la preocupación por el acoso y la intimidación laboral en el...

Aumenta la preocupación por el acoso y la intimidación laboral en el personal sanitario

Compartir

El acoso y la intimidación en el personal sanitario no solo sucede entre “empleadores” y empleados, no solo es una cuestión jerárquica, también entre iguales. De hecho la WMA (World Medical Associciation), en su última Asamblea General celebrada a finales de Octubre Chicago ha emitido un comunicado sobre este aspecto que tiene cifras relevantes en España, de hecho, una encuesta publicada a principios de año asegura que casi 2 de cada 10 profesionales han sufrido un episodio de acoso por cuestiones diferentes como pueden ser “laborales, económicas, sentimentales…”..the 68th General Assembly, Chicago, October 2017

Para la WMA el acoso y la intimidación incluye “comportamiento que intimida, ofende, victimiza, amenaza, degrada, insulta o humilla. La intimidación puede tomar formas psicológicas, sociales y físicas. No es la intención del perpetrador, sino la percepción de la víctima, la clave para determinar si ha ocurrido el acoso”. El acoso se relaciona con la raza, el sexo, la orientación sexual, la discapacidad u otros factores de una persona, insiste la WMA.

Son los más jóvenes los más propensos a sufrir estos comportamientos

En los últimos años, la intimidación y el acoso se han vuelto más reconocidos en la profesión médica; hay claras evidencia de que el comportamiento disruptivo, el comportamiento inapropiado y el acoso ocurren en el lugar de trabajo médico, y no está circunscrito al sexo o la especialidad porque la intimidación es generalizada y se produce en todas las especialidades y en todos los niveles de antigüedad, aunque es justo decir que cuando se produce intimidación, es más común que sea infligida por personas de mayor rango a otra más jóvenes. La naturaleza jerárquica de la medicina y el desequilibrio de poder inherente asociado con esto, sin embargo, pueden crear una cultura de intimidación y acoso que, en algunos casos, se generaliza e institucionaliza.

La intimidación y el acoso pueden llegar a formar parte de una cultura institucional

Es un problema que puede tener efectos claros como la disminución de la satisfacción laboral, la depresión, la ansiedad y el ausentismo, todo lo cual tiene un impacto adverso en la retención del personal y la calidad de la atención del paciente.

Todas estas razones hacen que la WMA condene la intimidación o el acoso en cualquier circunstancia. Además, cree que “la sensibilización sobre el comportamiento inapropiado, el comportamiento perturbador y el acoso en la profesión médica es un paso importante en el proceso de eliminación del problema”, y asegura que se trata de una cuestión de profesionalismo, razón por la cual pide a las Asociaciones Médicas Nacionales (OMC en España), entre otros, a aplicar políticas contra el hostigamiento profesional.

Recomendaciones de la WMA

  1. La intimidación en el lugar de trabajo de la salud es un comportamiento totalmente no profesional y destructivo, y no debe tolerarse.
  2. Se deben tomar medidas para prevenir, confrontar, denunciar y eliminar la intimidación en cualquier nivel.
  3. Los conocedores de estas situaciones también tienen la responsabilidad de tomar medidas.
  4. Puede haber barreras importantes para que los médicos jóvenes hablen sobre el acoso por parte de colegas de alto rango, por ejemplo, miedo a la retribución en la carrera.
  5. El profesionalismo no es solo la forma en que tratamos a nuestros pacientes, sino cómo nos tratamos unos a otros como colegas profesionales. Actuar profesionalmente significa también estar vigilante e intervenir para el bien de todos.
  6. La intimidación no es profesional y va contra la mejora de la aptitud hacia la práctica médica.
  7. La asistencia sanitaria necesita buenos equipos. La eliminación de la intimidación garantiza un entorno de equipo más seguro y un entorno sanitario más seguro para los pacientes.
  8. Es responsabilidad de la administración mantener un buen ambiente de trabajo y abordar todas las señales de acoso e intimidación. No debe haber tolerancia cero al hostigamiento y acoso

..Lola Granada