Inicio ASP El brote de cólera en la República Democrática del Congo es uno...

El brote de cólera en la República Democrática del Congo es uno de los peores en los últimos años

Compartir

El brote de cólera que asola a la República Democrática del Congo (RDC) ya es considerado como uno de los más graves de los últimos años, y es que así lo considera la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF).

La enfermedad se ha extendido a 21 de las 26 provincias de la RDC y la sequía ha provocado un aumento del consumo de agua del lago Kivu, propagando así el cólera a 38.000 personas con 709 muertos, según estima la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El cólera es una infección intestinal aguda causada por la ingestión de alimentos o agua contaminada con la bacteria ‘vibrio cholerae’ y que no presenta síntomas en los casos más moderados, pero que en los más severos puede provocar la muerte en pocas horas si el enfermo no recibe tratamiento. En la mayoría de casos la cura de esta infección no requiere nada más que una solución de sales de rehidratación oral

En la República Democrática del Congo el cólera es endémico en nueve provincias del país, pero la sequía de los últimos meses y la alta movilidad de la población en determinadas áreas ha favorecido este año una extensión más rápida y una mayor afectación, con un 28% más de casos que en 2016.

MSF ha tratado a más de 18.000 personas en los 30 centros de tratamiento y unidades de cólera que coordina en las provincias de Kwilu, Kongo Central, Tanganyika, Kivu Norte y Sur, Ituri, Bas Uélé, Maniema y Haut-Lomami.

3,8 millones de desplazados en la República Democrática del Congo y 1000 niños tratados por desnutrición

Además de los estragos que está haciendo el cólera, hay que hablar de la gran crisis humanitaria por la que está pasando la RDC con cerca de 3,8 millones de desplazados internos, de acuerdo con la Oficina de la ONU para Coordinación de Asuntos Humanitarios.

Según datos de la ONU, solamente en la región de Kasai huyeron 1,5 millones de personas, de las que 31.000 se refugiaron en Angola. Parte de la población que huyó por el conflicto en la región de Kasai, regresa a sus hogares y eso hace que la ayuda en esas zonas sea muy urgente, como alerta MSF.

La ONG también ha observado que hay desnutrición generalizada entre menores, con un 10% o más de desnutrición aguda severa en varias zonas. Los equipos de MSF han tratado a casi 1.000 niños con desnutrición severa en los nueve primeros meses de este año en Tshikapa, capital de la provincia de Kasai. “La crisis de Kasai ha sido completamente desatendida”, lamenta el responsable de operaciones de emergencias de MSF, Gabriel Sánchez que, añade que la mitad de los centros de salud han sido saqueados o destruidos por la violencia y recuperan muy lentamente su actividad, y es que la ayuda está llegando despacio y de “forma insignificante” a la zona dada la magnitud de la tragedia.
..Redacción