Inicio Actualidad Dr. Eduardo Fraile: «La asistencia sanitaria, querámoslo o no, es una asistencia...

Dr. Eduardo Fraile: «La asistencia sanitaria, querámoslo o no, es una asistencia de riesgo»

Gestión de riesgos y seguridad de paciente, es el tema que se ha abordado durante el coloquio recientemente celebrado por iSanidad. Lo mejor de la Sanidad, que ha contado con la participación de la Dra. Marta Serrano, gerente de Sanidad de AENOR, y el Dr. Eduardo Fraile, director Médico de la Clínica San Francisco de Asís. La moderación ha venido de la mano de Antonio Burgueño, director del Proyecto Impulso.

Dra. Serrano, sobre la seguridad del paciente: «Si la dirección no apoya, no se la ve, no está, es bastante difícil que pueda tener éxito»
La gestión de riesgos es un tema muy amplio y una de las cuestiones clave a debatir es el papel que debe desempeñar la dirección en materia de seguridad del paciente y qué grado de implicación, apoyo o empuje ha de tener en la misma. «Sin la menor duda, soy de la creencia firme que la dirección tiene que estar implicada en la seguridad del paciente«, no ha dudado en afirmar la Dra. Serrano. «La seguridad del paciente es una temática que hay que gestionar y, evidentemente, tiene que tener el apoyo de la dirección. Si la dirección no apoya, no se la ve, no está, es bastante difícil que pueda tener éxito«, ha sostenido. Afirmación ampliamente avalada por el Dr. Fraile: «Si la dirección no está involucrada en lo que es un sistema de control de riesgos o de mejora, difícilmente va a tener éxito. El problema de la gestión de los riesgos es, fundamentalmente, cultura y liderazgo», ha expuesto y ha añadido que «si esa cultura y ese liderazgo no la promueve alguien, malamente vamos a conseguir nada», ha indicado y ha dejado claro que liderazgo y cultura deben ir juntos para que cualquier proyecto de este tipo tenga éxito.

Dra Serrano: «La seguridad del paciente es una temática que hay que gestionar y, evidentemente, tiene que tener el apoyo de la dirección. Si la dirección no apoya, no se la ve, no está, es bastante difícil que pueda tener éxito»

La Dra. Serrano ha destacado dos aspectos que hacen que el papel del líder en seguridad del paciente sea importante: «la primera es que siempre, en cualquier sistema de gestión, está uno de los requisitos que es el liderazgo, como algo que hay que cumplir«, ha expuesto, matizando que se trata de un nivel de gerencia, de la alta dirección. ¿Y qué herramientas hay para la seguridad del paciente, relacionándola con la implicación de la dirección? La Dra. Serrano ha mencionado las rondas de seguridad, «que algunos hospitales sí que realizan. Es una ronda a un servicio, una unidad concreta, a veces un proceso, en el que acompañan a los responsables de seguridad del paciente un responsable de la alta dirección«, ha indicado y ha afirmado que ello permite que se vea de una manera tangible la implicación de la dirección y, al mismo tiempo, es un canal de comunicación por parte de los propios empleados, el propio personal sanitario, sobre los problemas que tienen en seguridad del paciente.

Dr. Fraile: «La seguridad del paciente afecta a todo el personal que trabaja en cualquier institución»
«Otro tema que es clásico y que es clave es que, a pesar de que la dirección debe estar implicada y debe ser el líder, hay que dejar claro un concepto, y es que la seguridad del paciente afecta a todo el personal que trabaja en cualquier institución. No es una cosa de la dirección, no es una cosa de los médicos, afecta a todo el mundo», ha aclarado el Dr. Fraile. «Y yo creo que esa es una de las principales misiones que tenemos que cumplir los que dirigimos alguna institución: hacer transmitir a todo el mundo el valor que tiene a la hora de mejorar, a fin de cuentas, lo que buscamos todos, que es la calidad asistencial».

Antonio Burgueño refuerza y define este escenario como «pasar de la praxis clínica con sus decisiones, que el profesional toma con sus propios criterios de seguridad y para nada desdeñable, sino como origen de pasarlo a la organización, donde no solamente es el clínico, sino que hay un equipo de trabajo. Porque se trata de generar los sistemas organizativos, que suena a ‘palabro’ pero es cómo nos coordinamos en un centro para trabajar conjuntamente y hacer las cosas. Y eso implica, desde que le voy a dar una cita porque ha dicho que tiene que verle un profesional concreto, y ya implica a la admisión, para ver cuáles son los criterios de priorización. Y todo es un sistema al final, donde hace falta tener alguna base«, ha matizado Burgueño.

Antonio Burgueño: «Se trata de generar los sistemas organizativos, que suena a ‘palabro’ pero es cómo nos coordinamos en un centro para trabajar conjuntamente y hacer las cosas. Todo es un sistema al final, donde hace falta tener alguna base»

El marco normativo de la seguridad del paciente
«Hay una norma de gestión para la seguridad del paciente específica y realizada por personas del sector de la sanidad, de la administración pública y de la administración privada que favorece esta gestión, que ha sido redactada por profesionales expertos en este tema y que lo que organiza es esa sistemática para gestionar», ha expuesto la Dra. Serrano y ha explicado cómo esa fortaleza y liderazgo que está presente y ha de asignar los recursos, dar competencias y formar, también desciende al nivel de la responsabilidad en su propia seguridad y en la del paciente, de cualquier personal que trabaje en ese proceso sanitario, de manera que «establece una sistemática y al final son flujos«, ha matizado la Dra.

Dra. Serrano: «Hay una norma de gestión para la seguridad del paciente específica y realizada por personas del sector de la sanidad, de la administración pública y de la administración privada que favorece esta gestión, que ha sido redactada por profesionales expertos en este tema y que lo que organiza es esa sistemática para gestionar»

Antonio Burgueño incide en la necesidad de liderar con el ejemplo
«Hablar de liderazgo está muy bien y todos queremos una persona que transmita y que, además, se lo crea. Y que cuando lo diga, lo practique, en su día a día, y vaya involucrando en cada comentario que hace, y que el departamento se lo crea«, ha expuesto Burgueño, «porque si no, encima a la organización le molesta: ‘éste habla mucho pero hace pocoY el bajarlo genera esa cultura. Es complicado pero, además, también varía de una organización a otra, porque si yo tengo más herramientas de implicación, léase, repercutirlo en la remuneración del personal. Ahí una organización pública quizá tenga más dificultades que otra, eso depende del tipo de organización», ha argumentado. «Es decir: cómo implico a la gente, o no hace falta llegar a tanto porque está en la praxis profesional de cada uno» 

Burgueño: «Hablar de liderazgo está muy bien y todos queremos una persona que transmita y que, además, se lo crea«

Dr. Fraile: «La seguridad del paciente es un concepto cultural. Es un problema que afecta a todo el mundo y no tiene por qué estar ligado a la remuneración»
«Es un concepto cultural, es un problema que afecta a todo el mundo y no tiene por qué estar ligado a la remuneración», ha expuesto el Dr. Fraile y ha explicado que hay maneras de implicar a toda la organización en la seguridad del paciente, que no consisten sólo en la remuneración. «No es el que más aporta es el que más cobra, o a quien más se le paga, sino que la cultura debe de imbuir a cada trabajador en que él lo hace porque es su trabajo y es consustancial con su trabajo», ha aclarado y ha afirmado que, pese a que se diga de manera fácil, llevarlo a la práctica no lo es.

Dr. Fraile: «No es el que más aporta es el que más cobra, o a quien más se le paga, sino que la cultura debe de imbuir a cada trabajador en que él lo hace porque es su trabajo y es consustancial con su trabajo»

Dr. Fraile: «Yo creo que la mayoría de la gente cae por sí sola en que la gestión del riesgo es fundamental»
«La asistencia sanitaria, querámoslo o no, es una asistencia de riesgo. Es una actividad de riesgo y, como todo riesgo, lleva implícitos una serie de hechos«, ha explicado el Dr. Fraile y ha especificado que «si el que está metido dentro de esa acción ve que con su comportamiento puede disminuir ese riesgo, creo que es una de las maneras de enganchar a toda la organización en que está implicada y, además, con pequeñas cosas, no se necesitan hacer grandes inversiones ni grandes cuestiones«, ha insistido el Dr., basándose en la necesidad de mentalizar al personal, incentivarle y mostrarle la utilidad de estos temas, «y yo creo que la mayoría de la gente cae por sí sola en que la gestión del riesgo es fundamental»

Dra Serrano: «Es una cuestión de responsabilidad que debe tener cada personal que interviene dentro del proceso de una asistencia sanitaria de cualquier paciente»
El concepto y la práctica de la cultura de la seguridad del paciente, lejos de ser algo hetéreo, es algo que existe en la organización, tal y como se ha defendido durante el coloquio, y se traduce en la actuación de cada una de las personas. Además, se ha insistido en que ésta ha de tener más peso que el tema material de una remuneración. De hecho, «es una cuestión de responsabilidad«, ha explicado la Dra. Serrano. «lo que pasa es que en esa responsabilidad que debe tener cada personal que interviene dentro del proceso de una asistencia sanitaria de cualquier paciente, está un proceso educacional«, ha argumentado y ha expuesto el caso de la notificación como un claro ejemplo: «cuando se notifica, el que notifica, por muy anónimo que sea, reciba una respuesta a qué ha pasado, qué se ha hecho con eso que notifiqué». La cultura de la seguridad del paciente se trata, por lo tanto, de un intangible que, pese a ser difícil de «tocar», y de demostrar una evidencia, sí que se percibe. También se ha destacado que en cada organización es diferente y que no hay un proyecto igual a otro, sobre todo por el factor humano, el factor personal.

La cultura de la seguridad del paciente es un intagible que, sin embargo y pese a ser difícil de tocar y de demostrar una evidencia, en la organización sí que se percibe

La postura del Dr. Fraile al respecto ha sido de desacuerdo, ya que en su opinión «hay muchas cosas que sí son tangibles, y creo que una de las cuestiones de que una gestión del riesgo tenga éxito es que tenga indicadores medibles y que podamos compararnos entre organizaciones de diferentes niveles», ha afirmado y ha mencionado como ejemplo el lavado de las manos, «es cierto que las organizaciones con política de lavado de manos adecuada y activa, su índice de tasa de infecciones es menor que la que no la tiene«. Ha citado otros ejemplos, tales como infecciones adquiridas dentro del hospital, caídas del hospital, reacciones adversas a medicamentos, malos medicamentos implantados o dados erróneamente porque no existe un checklist adecuado. «El checklist de quirófano donde está implantado, frente a donde no está implantado, sí que hay valores que podemos reflejar», ha sostenido el Dr. Fraile, quien ha invitado a todos a establecer estos indicadores, que sean universales y que se puedan aplicar a todas las orgaizaciones para medirlo. «Lo que no se mide no existe. O buscamos algo para poder medir y un indicador claro, fiable y objetivo, o podemos estar debatiendo sobre cultura y podemos hablar de la filosofía toda la vida, pero no avanzaremos», ha expuesto.

Dr. Fraile: «Las organizaciones con política de lavado de manos adecuada y activa, su índice de tasa de infecciones es menor que la que no la tiene»

Dra. Serrano: «Hay determinadas Comunidades Autónomas que establecen esos indicadores de medida»
La Dra. Serrano ha hecho alusión a los indicadores de medida que existen en algunas Comunidades autónomas, «hay determinadas Comunidades Autónomas que establecen esos indicadores de medida y obligan a los hospitales, porque luego los compara y es un ejercicio muy loable. La única diferencia y en lo que discrepo yo es que para mí eso no es cultura. La cultura me parece algo que va más en cada una de las personas. Y eso quizá sea para mí una buena gestión», ha explicado la Dra. Serrano.

«Todas las organizaciones, una cosa que nos queda por avanzar es el generalizar este tema de la cultura de la seguridad del paciente en todos los hospitales y en todas las instituciones sanitarias. Yo creo que nos queda mucha labor por hacer«, ha comentado el Dr. Fraile. De hecho, «hay sitios donde les hablas de cultura de seguridad del paciente y les suena a chino o, incuso, dentro de la propia organización, hay departamentos, servicios y estamentos que lo trabajan o se lo creen más que otros«.

Dr. Fraile: «Nos queda por avanzar en generalizar la cultura de la seguridad del paciente en todos los hospitales y en todas las instituciones sanitarias. Nos queda mucha labor por hacer»

La sistematización de la seguridad del paciente: el reto de pasar de la praxis clínica personal al nivel de la organización
La sistematización ha sido el tercer asunto que se ha debatido durante el coloquio, y es que la esencia de lo que se hace en un hospital o centro de salud es la relación del médico-paciente en la enfermería, y luego van viniendo los demás a apoyar esa relación, como se ha comentado. El reto es pasarlo de la propia praxis clínica al nivel de la organización. «Todos los sistemas que ayuden a la mejora de la calidad, bienvenidos sean«, ha comentado el Dr. Fraile. «Y en ese sentido, los procesos de certificación y de acreditación son una herramienta útil y que ayuda«.

«El fin de las normas, generalmente, es ser herramientas para gestionar. Y ese es el fin. Lo que ocurre que también la certificación es opcional y no debe ser la finalidad«, ha expuesto la Dra. Serrano. «Porque, además, no hay que correr para certificarse, hay que utilizar y ver las herramientas, las normas, otros sistemas de acreditación, verlos como herramientas que ayudan, organizan, sistematizan; hay que ponerlas en marcha, probarlas, ver si me ayudan y, después, si además me puedo certificar y tener esa manera de demostrar lo que ha dicho un tercero, de cara para dentro es el reconocimiento de aquellos que están implicados y gestionan», ha explicado la Dra. Serrano.

Dra. Serrano: «El fin de las normas, generalmente, es ser herramientas para gestionar. Y ese es el fin. Lo que ocurre que también la certificación es opcional y no debe ser la finalidad«

Antonio Burgueño destaca la importancia de tangibilizar la cultura, saber si la organización está preparada y llegar, si cabe, a un reconocimiento externo
«El ideal sería: te dan la herramienta para medir la cultura y tangibilizarla para saber si la organización está preparada para afrontar de manera natural la implantación de un sistema que nos pueda llevar, incluso, a un reconocimiento externo«.

Burgueño: «El ideal sería: te dan la herramienta para medir la cultura y tangibilizarla para saber si la organización está preparada para afrontar de manera natural la implantación de un sistema que nos pueda llevar, incluso, a un reconocimiento externo«

Como conclusión, además de la cultura, para pasar de la praxis profesional a trabajar con seguridad como organización, se precisan herramientas y un liderazgo que se lo crea y así lo transmita.
..Flor Cid/Cristina Cebrián