Inicio ASP La presidencia del Colegio de Médicos de Cantabria es un trampolín para...

La presidencia del Colegio de Médicos de Cantabria es un trampolín para otros puestos

La designación del Dr. Tomás Cobo como nuevo Presidente de Cantabria vuelve a ser una prueba de fuego para los 3.000 médicos de Cantabria. Desde principios de año han pasado ya 4 presidentes, Pablo Corral, Carlos León, Mª Angeles Herrera y ahora Tomás Cobo. Demasiados cambios para tan poco tiempo.

El doctor Pablo Corral estuvo en el Colegio 7 años como presidente y durante su largo mandato hubo una huelga de profesionales no facultativos, auxiliares, celadores, etc por un reconocimiento de un desarrollo profesional en las distintas categorías, y previamente una huelga de médicos. Estas situaciones le han aupado a la cabeza del Igualatorio Médico de Cantabria, una empresa dedicada a la asistencia médica

Por su parte Carlos León ha sido vicepresidente durante 7 años, a la sombra de Pablo Corral hasta que en Febrero de 2011 ocupó su puesto. En Julio dejó su cargo para en el Colegio para ocupar la Dirección General de Ordenación y Atención Sanitaria del Gobierno de Cantabria.

La actual presidenta en funciones, Mª Angeles Herrera ha estado en el Colegio también 7 años porque entró con Pablo Corral, la primer legislatura fue Vocal de Médicos Rurales y en la segunda pasó a la Vicepresidencia. Ella, en su actual cargo, ha sido la encargada de ratificar la convocatoria de elecciones para el 7 de Septiembre, una fecha que parece de todo menos elegida al azar.

Parece complicado para los colegiados aceptar que la Presidencia del Colegio se ha convertido en un trampolín a nuevos cargos, y que, en lugar de centrarse en hacer crecer el Colegio, los servicios, rebajar las cuotas o ayudar a los colegiados a mejorar su capacitación y facilitar su labor, se busca un nuevo o cargo.

Una de las labores de la nueva Junta Directiva que salga de las elecciones de Septiembre será convencer a los colegiados que tienen nuevas ideas, porque después de tantos años con la misma gente, parece que se pasan el testigo a la espera de un nuevo cargo.