Inicio ASP SEOM recomienda la vacunación prioritaria de los pacientes con cáncer avanzado o en...

SEOM recomienda la vacunación prioritaria de los pacientes con cáncer avanzado o en tratamiento activo potencialmente inmunosupresor

Aemps-vacunas-Covid-19

..Redacción.
La Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), tras la aprobación de la primera vacuna frente al SARS-CoV-2 por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y la actualización de la Estrategia de vacunación frente el Covid-19 en España realizada por el Ministerio de Sanidad, ha publicado un documento de posicionamiento y recomendaciones sobre la vacunación en pacientes con cáncer. Este texto va en la línea de los propuestos por otras sociedades internacionales como ESMO o AACR y por Facme en España.

El plan de vacunación en España contempla a los pacientes con cáncer dentro del grupo de personas con condiciones de riesgo: riesgo de morbilidad grave y mortalidad, y riesgo de contagio por mayor exposición, debido a la enfermedad, tratamientos y visitas frecuentes a entornos asistenciales.

SEOM ha publicado un documento de posicionamiento y recomendaciones sobre la vacunación en pacientes con cáncer

Beneficio de la vacunación contra el SARS-CoV-2 en pacientes con cáncer
Los pacientes con cáncer tienen mayor riesgo de enfermedad grave y mortalidad con la infección por Covid-19 que la población sin cáncer. Aquellos que están recibiendo tratamiento activo o con un cáncer avanzado, y especialmente los pacientes con cáncer de pulmón y neoplasias hematológicas, presentan mayor riesgo de enfermedad grave y mortalidad por la infección. También parece que los pacientes con tumores sólidos tienen aumentado el riesgo en el primer año tras el diagnóstico. En cambio, el riesgo desciende al basal pasados los 5 años desde el diagnóstico de cáncer.

Seguridad de las vacunas contra el SARS-CoV-2 en pacientes con cáncer
SEOM indica que las vacunas aprobadas o en proceso de aprobación por la EMA son seguras, y han sido evaluadas y probadas en un gran número de personas incluidas en los ensayos clínicos. Recuerdan que las vacunas contra el SARS-CoV-2 desarrolladas son vacunas vivas atenuadas, no replicantes, vacunas con virus inactivados, vacunas basadas en ácidos nucleicos o vacunas de subunidades proteicas.

La eficacia de estas vacunas para prevenir la enfermedad por Covid-19 de cualquier gravedad es de un 95% en la población adulta y de edad avanzada, con un perfil de seguridad aceptable. Asimismo, apuntan que todavía no disponen de datos específicos sobre su capacidad de generar anticuerpos en pacientes con cáncer. Se trata e una situación habitual que se ha dado con el desarrollo de otras vacunas ya autorizadas. Recuerdan que la investigación clínica en estos subgrupos especiales de pacientes se inicia cuando existen resultados positivos de ensayos clínicos en fase III. Por ello, aún no disponen de información específica sobre pacientes con cáncer con o sin tratamiento, al no incluirse en los ensayos clínicos desarrollados.

Aún no se dispone de información sobre capacidad de la vacuna de generar anticuerpos en pacientes con cáncer, indica SEOM

Como en otras infecciones virales, SEOM indica que las vacunas con virus vivos o atenuados están contraindicadas en estos pacientes. Las vacunas inactivadas, recombinantes, de subunidades de proteínas y de ácidos nucleicos como DNA o RNA, pueden ser administradas con seguridad. Los datos sobre la respuesta humoral o celular a la vacunación antiviral, en general son escasos. La vacunación puede ser menos efectiva en pacientes que reciben anticuerpos contra las células B o quimioterapia intensiva debido a la depleción de las células B, aunque el potencial efecto de la inmunidad de células T no ha sido bien estudiado. Dado el perfil de riesgo/beneficio, afirman que estos subgrupos de pacientes no deberían ser excluidos de las campañas de vacunación.

Respecto a las dudas surgidas sobre el riesgo de vacunación en pacientes alérgicos, explican que únicamente está contraindicada la vacuna en aquellos que han sufrido reacciones alérgicas previas a algunos de sus componentes, como el polietilenglicol o PEG, o a la dosis previa de la vacuna. No se debe excluir de la vacunación de forma sistemática a los pacientes con antecedentes de alergia grave o anafilaxia a alimentos o medicamentos.

Vacunación SARS-CoV-2 en pacientes que reciben quimioterapia, terapias dirigidas o inmunoterapia
De momento no hay datos suficientes para evaluar las interacciones entre los tratamientos oncológicos con la vacunación contra el Covid-19. Aún así, los ensayos clínicos demuestran que la vacuna puede proporcionar mayores niveles de anticuerpos neutralizantes que la propia infección. Por ello, SEOM señala que debe recomendarse la vacunación en pacientes que reciben tratamientos inmunosupresores (quimioterapia, terapias dirigidas).

SEOM señala que debe recomendarse la vacunación en pacientes que reciben tratamientos inmunosupresores (quimioterapia, terapias dirigidas)

No hay evidencia de que la inmunoterapia con inhibidores de los puntos de control inmunológico aumente las complicaciones de cualquier vacuna viral. Por tanto, en este caso la vacunación en este grupo no está contraindicada. Se necesita recopilar la información de forma continuada sobre la seguridad y eficacia de la vacuna frente al SARS-CoV-2 en pacientes con cáncer. Así como de sus potenciales interacciones con las terapias antineoplásicas.

En el caso de pacientes en tratamiento anticoagulante, no es preciso suspender el mismo antes de la vacunación, aunque en aquellos con antagonistas de la vitamina K se recomienda tener el INR en rango terapéutico. No están descritos riesgos significativos en pacientes con trombopenias por encima de 30.000 plaquetas. En los pacientes con cifras < 30.000 plaquetas, se deberá valorar de forma individualizada cada caso y la necesidad de transfusiones previas a la administración de la vacuna.

Recomendaciones generales de vacunación en pacientes oncológicos

SEOM recomienda la vacunación prioritaria de los pacientes con cáncer avanzado  o en tratamiento activo potencialmente inmunosupresor, especialmente de aquellos con cáncer de pulmón y neoplasias hematológicas, independientemente del resto de factores de riesgo. Asimismo, explican que hay escasos datos para elaborar recomendaciones en pacientes con un diagnóstico anterior de cáncer. Los que existen avalan la recomendación de hacerlo en los diagnosticados de cáncer en el último año, ya que se ha visto que también tienen mayor riesgo.

Para el resto de pacientes con antecedente de cáncer, en seguimiento, recomendamos considerar la edad, estado general y comorbilidades (obesidad, hipertensión, diabetes, patologías respiratorias, cardíacas y renales) o la indicación de vacunación según los grupos establecidos en el plan de vacunación del Ministerio de Sanidad.

Además, para SEOM debería priorizarse la vacunación de los trabajadores sanitarios implicados en el cuidado de pacientes con cáncer. El objetivo sería disminuir el riesgo de transmisión nosocomial. Por último, subrayan que no hay contraindicación para la vacunación durante el tratamiento oncológico. A pesar de ello, recomiendan siempre que sea posible realizarlo antes de iniciar el tratamiento. No hay datos específicos sobre el momento del ciclo en el que es preferible administrar la vacuna.

Desde SEOM recalcan que a pesar de la vacunación es fundamental mantener las medidas de distanciamiento social, mascarillas y el resto de medidas higiénicas. “Los datos de los ensayos no permiten evaluar la capacidad infectiva de los individuos vacunados“, concluyen.

Noticias complementarias

Compartir