Inicio ASP Los médicos de atención primaria analizan su papel en la Ley de...

Los médicos de atención primaria analizan su papel en la Ley de eutanasia y «lagunas y ambigüedades» que presenta

ley-eutanasia-medicos-atencion-primaria-semergen

..G.M.
La aprobación el pasado 17 de diciembre de la Ley de eutanasia en el Congreso de los Diputados ha generado inquietud en los colegios de médicos y en algunas sociedades científicas como la de médicos de atención primaria, Semergen, que ha abordado en un seminario online el papel que tendrá el médico de familia ante esta ley a través de una análisis desde el punto de vista jurídico de la normativa y de lo que representa para el profesional.

En este sentido, «supone un nuevo escenario y desafío en el que el médico de familia tendrá un protagonismo sin precedentes, dado que es el mayor conocedor de la historia personal del paciente y su entorno», según destacaba el Dr. Manuel José Mejías, coordinador del grupo de trabajo de Cuidados Paliativos de Semergen. Pero este papel todavía no está claro según puso de manifiesto el Dr. José Francisco Díaz Ruiz, coordinador del grupo de trabajo de Bioética y Humanidades de Semergen.

Dr. Mejías: «La Ley de eutanasia supone un desafío en el que el médico de familia tendrá un protagonismo sin precedentes»

«Hay dificultades a la hora de entender cómo se va a aplicar, cuándo se va a aplicar y, sobre todo, falta formación y preparación, partiendo de que no sabemos qué medico lo hará, no está claro quién será la figura de médico responsable y médico consultor que nombra la ley: si tiene que ser especialista, de primaria o quién». A estas dudas, el Dr. Díaz Ruiz sumó otras de carácter bioético ante una ley «que plantea incertidumbres».

Recordó un informe del Comité de Bioética de España en el que aseguraban que en la normativa «pugnan dos derechos, por una parte la obligación del médico de respetar el artículo 36 del Código Deontológico, que se contrapone al derecho del paciente que pueda querer poner fin a su vida».

Dr. Díaz: «Hay dificultades a la hora de entender cómo se va a aplicar, cuándo se va a aplicar y, sobre todo, falta formación y preparación»

Para el especialista en Derecho Sanitario Igor Pineda García la ley presenta «lagunas» y «ambigüedad». Por una parte, «no detalla qué profesionales formarán los comités autonómicos de garantías y evaluación» que contempla la ley. Solo dice que cada comunidad tendrá el suyo y elegirá a sus «siete miembros, con composición multidisciplinar y con al menos un jurista». Tampoco se sabe «su desarrollo, funcionamiento y reglamento, que queda a cargo de cada comunidad», apuntó.

Por otra parte, como agente principal que será, la figura del médico responsable «legalmente genera dudas sobre quién es» y, en cuanto al médico consultor, «se irá concretando lo amplia que puede ser la variedad de especialistas» que encarnen esta figura, «pero esto no se va a saber hasta que no arranque la ley». Además, Pineda destacó lo «complejo» del procedimiento y de los plazos desde la petición por parte del paciente hasta su resolución. «No está todo lo claro que nos gustaría», afirmó. Tampoco el texto aclara cómo va a tramitar cada comunidad autónoma el registro de médicos objetores de conciencia, «ni cómo se va a custodiar, para lo que todas las comunidades deberían seguir un procedimiento común».

Para el especialista en Derecho Sanitario Igor Pineda García la Ley de eutanasia presenta «lagunas» y «ambigüedad» que afectan a los médicos

Una de las claves que está por resolver, y sobre la que hizo hincapié el especialista en Derecho Sanitario, es la falta de un manual o modelo de buenas prácticas clínicas para la aplicación de la norma del que habla el Ministerio de Sanidad. Pineda señaló que ese documento debe estar disponible en el plazo de tres meses desde que se publique en el BOE hasta que entre en vigor. «Yo temo que en tres meses no dará tiempo a establecer todas las garantías», advirtió el Dr. Mejías. Además, el manual debiera estar bien consensuado antes de la implantación de la norma.

El jurista destacó, además, que es «fundamental» que los comités de evaluación de las CCAA se reúnan cada año con el Ministerio para homogeneizar criterios y mejorar las prácticas en su aplicación. «En esto no puede haber disparidad entre autonomías», advirtió.

Falta de un manual o modelo de buenas prácticas clínicas para la aplicación de la norma

La ley nacional no ha establecido diferencia entre los conceptos de eutanasia y suicidio médicamente asistido, como sí lo han hecho otras, como la Suiza, que recoge el suicido asistido, o la del Benelux, que habla de eutanasia. «Esta ley acoge los dos conceptos», apuntó Pineda.

La complejidad, no sólo de la Ley, sino de la atención a la población susceptible, exige
un esfuerzo importante por parte de los profesionales “para tener una formación que
proporcione la seguridad suficiente para el abordaje y la toma de decisiones conjunta
con estos enfermos”, indicó el Dr. Díaz, en relación a la importancia de que los
profesionales sanitarios estén bien formados e informados.

La complejidad, no sólo de la Ley de eutanasia, sino de la atención a la población susceptible, exige
un esfuerzo importante por parte de los médicos, según el Dr. Díaz

La semana pasada finalizó el plazo de presentación de enmiendas en el Senado, donde se encuentra la ley y donde se votarán las enmiendas. Después, el texto volverá al Congreso para una nueva votación. Tras su aprobación, el jefe del Estado deberá firmarla en el plazo de quince días y se publicará en el BOE. Igor Pineda señaló que la ley entrará en vigor «antes de verano si se siguen los plazos que marca en este caso la propia ley».

Noticias complementarias: