Inicio ASP Acceso a la medicina personalizada en oncología en España. Dr. Eduardo Díaz-Rubio

Acceso a la medicina personalizada en oncología en España. Dr. Eduardo Díaz-Rubio

medicina-personalizada-oncología

..Eduardo Díaz-Rubio, catedrático Emérito de Oncología de la UCM, presidente de honor de la Fundación ECO y presidente de la Real Academia Nacional de Medicina.
El término Medicina Personalizada en el tratamiento del cáncer comenzó a utilizarse tras una portada en la revista Science en el año 2006, y en esencia quería decir “un nuevo modelo en el tratamiento del cáncer, donde las decisiones terapéuticas son guiadas por los atributos moleculares del tumor de cada paciente”. De manera más apropiada hoy a esto se le denomina Medicina de Precisión.

Clásicamente en Oncología los tumores avanzados habían sido tratados en función de la localización de un tumor, y por tanto, los protocolos eran muy similares para los pacientes que tenían una misma situación de base. El cambio de concepto es un nuevo paradigma, que conlleva estudiar en cada tumor las alteraciones de ciertos genes para realizar un tratamiento dirigido a una diana molecular determinada. Dos pacientes con las mismas características (tipo de tumor, extensión de la enfermedad, y lugar de las metástasis) pueden tener alteraciones genómicas conductoras (drivers) diferentes y por tanto ser tratados de manera distinta.

El término Medicina Personalizada en el tratamiento del cáncer comenzó a utilizarse tras una portada en la revista Science en 2006

Al principio esto aplicaba a muy pocos casos, pero hoy son ya más de siete tumores (pulmón, mama, gástrico, colon, melanoma, ovario, tumores estromales, etc) para los que hay más de 24 fármacos aprobados dirigidos frente alteraciones moleculares diferentes que son accionables (EGFR+, BRAF, ALK, ROS, HER2, MSI, RAS, c-KIT, BRCA-1, etc).  Lo anterior incluye tumores en los que por su distinta localización pueden ser muy diferentes, pero que comparten las mismas dianas, y por tanto deben ser tratados de la misma manera (tumores agnósticos).

La cuestión es como llevar a cabo el análisis molecular, es decir en qué momento y con que tecnología hacerlo. Lo anterior depende de cada tumor y se puede hacer mediante un análisis de una mutación concreta con una PCR; o de entrada con una secuenciación de segunda generación que estudie desde un pequeño panel a 300-500 genes para tener la mayor información posible. Estas alteraciones se estudian en el tejido tumoral e incluso en ocasiones en la propia sangre, lo que conocemos como biopsia líquida.

Es hora de que todos estos biomarcadores estén en la cartera de servicios del tratamiento del cáncer

El mundo de la oncología ha sido consciente de ello desde hace años, motivo por el que en los hospitales se han desarrollado laboratorios con alta tecnología para dar la respuesta adecuada, si bien con una importante variabilidad. Por todo ello es hora de que todos estos biomarcadores estén en la cartera de servicios del tratamiento del cáncer, para lo que deben existir centros de referencia debidamente acreditados, garantizándose en todo momento su disponibilidad sin que tenga que moverse el paciente (viaja la muestra). Además, es imprescindible para el futuro, que cuando se apruebe un determinado fármaco que conlleve el análisis de una diana, se asegure la financiación debida.

Todo lo anterior es absolutamente necesario para que haya equidad en el acceso y no se produzca una variabilidad no deseada que pueda ser discriminatoria. En definitiva, que la Medicina Personalizada, o mejor Medicina de Precisión en Oncología, ha llegado para quedarse, y debe ser universal, accesible y eficiente.

Enlaces de interés: