Inicio Actualidad La mala gestión es lo que genera un agujero económico en el...

La mala gestión es lo que genera un agujero económico en el SNS

El Tribunal de Cuentas ha terminado la inspección de cuentas del año 2009 y ha denunciado numerosos fallos burocráticos y administrativos achacables al SNS. El principal problema detectado es la mala gestión de las administraciones, especialmente en la atención sanitaria a extranjeros.

En la auditoría se ha detectado que, solo en atención primaria se han facturado prestaciones farmacéuticas a extranjeros por valor de 1.452.207,73 euros, que es uno de los principales problemas a resolver. También se detectan tratamientos no urgentes a extranjeros realizados con tarjetas sanitarias temporales, que pueden posponerse hasta la vuelta a sus países de origen. Estos tratamiento tienen unos coste elevadísimos y nunca se facturan o cobran a los países de origen

Las principales irregularidades detectadas están orientadas a errores burocráticos fácilmente subsanables con una gestión eficaz. Los errores principales vienen por:

• Falta de actualización de tarifas
• Concesión de tarjetas sanitarias a extranjeros que no cumplen los requisitos para su posesión
• Duplicidad de tarjetasla
• Falta de informatización
• Asunción de pagos no correspondientes
• Dejación de funciones a la hora de facturar los servicios sanitarios a los países de origen de los pacientes

Los temas achacables a los servicios de salud de las comunidades autónomas
Las comunidades autónomas dejaron de facturar una media del 45% del coste de las prestaciones farmacéuticas servidas a asegurados de los 37 países objetos de fiscalización, lo que supone unas pérdidas de, al menos, 4,5 millones de euros en un solo año. Tampoco se han facturado las prestaciones de los servicios de emergencia realizados a asegurados de otros países, este concepto alcanza, al menos 3,55 millones de euros.

Otro de los puntos de máxima responsabilidad es la fijación de precios públicos aplicados a los pacientes extranjeros de las prestaciones públicas porque la falta de actualización genera que no se cubran los costes de asistencia. Las diferencias entre unas comunidades y otras son muy significativas y sirvan como ejemplo la litotricia renal, que en Andalucía tiene una aplicación de 2.245,21 euros mientras que en Galicia 849,64 euros y la estancia diaria en UCI con 548 euros en Aragón y 2.035,55 euros en Extremadura.

La falta de cohesión de las bases de datos de los extranjeros atendidos en el sistema nacional de salud impide que haya posibilidades de cobrar muchas de las facturas en los países de origen con los que hay convenio.