Inicio ASP Dr. Fernando de Teresa (CTO Medicina): “Preparar el MIR necesita método, no...

Dr. Fernando de Teresa (CTO Medicina): “Preparar el MIR necesita método, no solo 10-11 horas diarias delante del libro”

..Victoria Guillén.
El Dr. Fernando de Teresa es cardiólogo y director académico del CTO Medicina. Como experto en el examen MIR explica la importancia de preparar el examen con una academia y lo que hace diferente a CTO. De la misma manera el Dr. Fernando de Teresa explica que “el mejor examen MIR es el que discrimina, y eso no se hace solo con preguntas difíciles, se hace con preguntas de las que el 30-70% acierta”.

Dado que el Grupo CTO tiene un historial de éxito en la preparación MIR, el Dr. Fernando de Teresa ha atendido a iSanidad para dar su visión de la realidad de la preparación del MIR. Además, ha explicado a qué se enfrentan los alumnos y qué es el método CTO.

¿Se puede preparar el MIR de manera individual sin academia de ningún tipo?
Sí, como poder prepararse se puede preparar de forma individual, evidentemente. Siempre tienes que tener una cierta referencia en cuanto a qué tipo de material tienes que estudiar porque en el MIR preguntan toda la medicina. Al preguntar toda la medicina y ser inabarcable, tú tienes que tener una selección de qué temas, de qué asignaturas, de cómo orientarte para poder prepararte. Pero, salvo eso, sí puedes tener una preparación individual.

Es cierto que la preparación al MIR no es solo una preparación teórica, es también una preparación práctica. Uno tiene que saber adaptarse, plasmar sus conocimientos en el examen del MIR. Por lo tanto, tiene que tener mucha habilidad resolviendo preguntas tipo test con cuatro respuestas. También tiene que tener una cierta soltura haciendo pruebas igual que el examen del MIR. Es decir, un simulacro de tantas preguntas durante cuatro horas.

El Dr. Fernando de Teresa asegura que para preparar el MIR es una ventaja tener una selección de temas y hacer simulacros del examen

Pero, como poder se puede. Que vayas en ventaja o en desventaja con respecto a los demás, seguramente. Si un alumno tiene un apoyo de un centro especializado, seguramente tiene más posibilidades que otros de poder tener éxito en el examen.

¿Qué aporta una academia como CTO al estudiante del MIR?
En general, las academias aportan un poco de conocimiento del examen. Ese conocimiento del examen se plasma en una selección de aquello que el estudiante tiene que intentar trabajar más. Tiene que seleccionar qué temas son más importantes, qué asignaturas son principales, cuáles no. Y, con todo ello, distribuir el tiempo de estudio. Esto es importantísimo para la preparación. Además, los alumnos tienen que tener en cuenta el sentido práctico del estudio.

En este sentido, el estudio no puede ser solamente teórico. Por ello, la academia prepara simulacros de composición y de dificultad similar a la del MIR. Asimismo, la academia prepara muchas preguntas para que el estudiante trabaje y, sobre todo, la academia aporta conocimiento por parte de sus docentes para hacer que el estudio sea lo más eficiente posible. Sea lo más rentable posible, y el alumno no tenga que perder mucho tiempo e intentar comprender cosas, sino que los profesores sepan guiarte de forma que tu trabajo rinda mucho más.

Según Fernando de Teresa, la academia aporta  el conocimiento necesario para poder hacer que el estudio sea lo más eficiente posible

¿Qué es el método CTO?
Bien, pues dentro de esto que estamos hablando de que la academia puede aportar un extra, un plus. Es decir, puede dar un mayor rendimiento, puede hacer que los estudiantes estén mejor preparados. Lo que nosotros intentamos desde CTO es hacer una cobertura completa. O sea, el método CTO se basa principalmente en mantener el mejor rendimiento académico de los alumnos dentro de la mayor capacidad para soportar una situación de presión, una situación de tensión, de incertidumbre como es el MIR. Hay un factor claro que es necesario conocer, el estudiante de medicina está acostumbrado a ser el mejor de su instituto, el mejor de su colegio, el mejor, en términos de calificaciones, entre la gente con la que se suele relacionar normalmente.

Los estudiantes de medicina son los que tienen la sensación de tener un mayor rendimiento, porque son los que tienen que tener una mayor nota en selectividad, junto con algunas otras facultades, digamos, para poder hacer medicina. Y ahora, se enfrentan por primera vez a una situación donde tienen que competir con otros y les van a poner un número de orden. Eso es una situación que genera mucha tensión. Ese factor hay que comprenderlo también. Hay que apoyar al estudiante en todo momento para que se sienta lo suficientemente confortable, lo suficientemente cómodo y lo suficientemente confiado.

Fernando de Teresa: “El método CTO se basa principalmente en mantener el mejor rendimiento académico de los alumnos”

Y, una cosa importante también es fomentar un poco desde el método CTO, la buena relación entre ellos, la competencia sana que al final para la profesión médica es tan importante. Que esto no sea una pelea o una guerra, sino que sea algo en donde nosotros sepamos que, simplemente, el estudiante tiene que sacar su mejor versión pero no tiene que pasar por encima de otros, porque eso te cuesta energía, digamos. Y el método CTO consiste en facilitarle al estudiante una planificación detallada, sabiendo las asignaturas la importancia que tiene cada una de las asignaturas, dedicándole el tiempo correspondiente. Consiste en facilitarle al estudiante que pueda estar 10-11 horas diarias estudiando. Esas 10-11 horas estudiando no se pueden tener solo con un libro delante porque la concentración no se mantiene lo suficiente.

Por ello, les proporcionamos todo tipo de medios. Es decir, vídeos, clases especiales, trabajo con preguntas, juegos, gamificación, momentos de consejo, momentos de estudiar con el libro y evaluaciones diarias para que el estudiante pueda trabajar con sus temas. Así, al final del día, el alumno tiene una evaluación diaria donde se somete a una especie de diagnóstico de cómo van sus conocimientos.

Por último, una de las cosas importantísimas en el método CTO es hacer simulacros muy difíciles. Y esos simulacros persiguen sacar al estudiante de su zona de confort para que en ningún momento, el momento del examen del Mir les pueda sorprender. Nosotros les decimos siempre “tú vas a hacer preguntas para evaluarte diariamente, que sean preguntas razonables y vas a hacer simulacros muy difíciles simplemente para que te entrenes para el momento, para el día de, y ese día sepas que puedes con todo”.

El método CTO consiste en facilitarle al estudiante con una planificación detallada, sabiendo las asignaturas la importancia que tiene cada una de las asignaturas

¿Qué tiene el médico después del examen MIR el que lo aprueba y el que no lo aprueba?
Bueno, justo después del examen MIR hay un periodo de incertidumbre en el que además los alumnos se han acostumbrado a estar todo el día pendientes del MIR, y no pueden cortar de pronto ese cordón umbilical, les cuesta mucho trabajo. Entonces, tienen la corrección del examen, las impugnaciones de las preguntas, el número de orden, si el número de orden te va a dar suficientemente para coger una plaza u otra, el informarse en los hospitales también de cuál va a ser su mejor opción, ese periodo.

Después, cuando eligen plaza, acceden a su residencia. Ahí, evidentemente, tiene que seguir formándose. O sea, el médico no termina de estudiar nunca hasta que se muere. Porque uno termina siendo médico siempre, no se jubila nunca. Entonces, hay que formarse siempre.

El médico no termina de estudiar nunca hasta que se muere

Nosotros también desde CTO tenemos un amplio abanico de cursos, de máster, de preparación de OPEs, de cursos de expertos para que puedan confiar también ya que vieron que el método funcionaba, ya que confiaban en él y ya que se sienten parte de la familia CTO, que es lo que nos gusta mucho pensar, que el alumno luego no pierde el contacto con la academia sino que sigue teniendo a CTO como parte de su vida también. Tenemos un amplio abanico de esa formación.

Respecto al alumno que no consigue el éxito o el que aprueba pero no puede elegir plaza,  tenemos un curso específico que sirve para aprovechar todo el trabajo que han hecho previamente y luego consigan aprovechar esta ventaja que tiene de un primer año de preparación. La verdad es que este año van a ser muy pocos porque la mayoría de ellos, la inmensa mayoría, van a poder elegir plaza afortunadamente.

Para Fernando de Teresa, el examen MIR ideal tiene que ser aquel que discrimine realmente

¿Cómo debería ser un examen MIR ideal?
El examen MIR ideal son 175 preguntas, lo que hay ahora mismo con cuatro respuestas y una población de 13, 14, 15.000 personas según el año que se presentan. El examen MIR ideal tiene que ser aquel que discrimine realmente.  Ya que estamos en la selección de los alumnos para poder elegir una plaza que sea, mediante conocimientos médicos, pues que realmente el examen sepa discriminar esos conocimientos médicos. O sea, un examen discriminativo es un examen en el que haya relativamente pocas preguntas muy fáciles que acierta todo el mundo y pocas preguntas muy difíciles que falla todo el mundo. Esas preguntas realmente no discriminan.

O sea, las preguntas tienen que tener un cierto punto de dificultad. Es decir, un cierto punto de duda para que pueda saberse bien quién tiene más nivel y quién tiene menos nivel, quién ha estudiado más y quién tiene más capacidad para solucionar problemas, porque al final la pregunta te plantea un problema. Por lo tanto tendrían que ser preguntas de dificultad media que acierten entre el 30 y el 70 % de los alumnos. Ésas serían las que discriminan porque si se restringe mucho el número de preguntas que discriminan, al final el azar entra a jugar un papel importante dentro del MIR, que es lo que se debería evitar.

Para el Dr. Fernando de Teresa el examen MIR ideal es el que tiene preguntas de dificultad media que acierten entre el 30 y el 70% de los alumnos

Por ejemplo, el año pasado, en 1000 puestos del examen, solamente había cuatro preguntas de diferencia. Esto hace que haya una población muy agrupada, una muestra muy poco dispersa. Por lo tanto, pequeñísimas diferencias marquen muchos puestos y eso deja mucho papel al azar, digamos. Eso es como debería ser un buen examen del MIR.

Noticias complementarias

Compartir