Inicio ASP Olaparib redujo en un 70% el riesgo de progresión de enfermedad o...

Olaparib redujo en un 70% el riesgo de progresión de enfermedad o muerte en pacientes con cáncer de ovario avanzado

AstraZeneca y MSD anuncian los resultados del estudio SOLO-1

olaparib-cáncer-ovario

..Redacción.
AstraZeneca y MSD han anunciado en rueda de prensa la disponibilidad en España de olaparib (Lynparza) como primera y única terapia disponible en nuestro país indicada para el tratamiento de mantenimiento, basado en Poli-ADP ribosa polimerasa (iPARPs) en primera línea de pacientes con cáncer de ovario avanzado con mutación del gen BRCA. Los resultados obtenidos del estudio SOLO-1 muestran con una mediana de seguimiento a 41 meses una reducción de un 70% del riesgo de progresión de la enfermedad o muerte (SLP) frente a placebo. Se trata del ensayo clínico con mayor seguimiento en esta clase terapéutica hasta la fecha en cáncer de ovario.

Se trata del ensayo clínico con mayor seguimiento en esta clase terapéutica hasta la fecha en cáncer de ovario

Los resultados a 5 años muestran una reducción de un 67% del SLP, con una mediana de SLP de 56 meses frente a 13,8 meses del brazo control. Para las pacientes con cáncer de ovario avanzado y mutación BRCA, más de 500 mujeres anualmente en España, podrían suponer nuevas oportunidades de supervivencia.

Ahora, los resultados del ensayo SOLO-1 han logrado reafirmar y consolidar a olaparib como terapia disponible en nuestro país indicada como monoterapia para el tratamiento de mantenimiento en primera línea de pacientes adultas con cáncer de ovario epitelial de alto grado avanzado (estadios FIGO III y IV) con mutación BCRA1/2 (germinal o somática), de trompa de Falopio o peritoneal primario, que están en respuesta (completa o parcial) tras haber completado una primera línea de quimioterapia basada en platino. Hasta ahora, olaparib ha sido una opción terapéutica en el tratamiento en segunda línea para las pacientes con cáncer de ovario con mutación BRCA.

Para las pacientes con cáncer de ovario avanzado y mutación BRCA, más de 500 mujeres anualmente en España, podrían suponer nuevas oportunidades de supervivencia 

Mª Victoria Tornamira, directora de Asuntos Médicos de Oncología de MSD en España, destacó que “los datos aportados en el estudio SOLO-1 suponen un cambio de paradigma en cáncer de ovario”. Además, aseguró que “estamos muy orgullosos de los datos aportados. Además de consolidar olaparib como terapia disponible en nuestro país para el tratamiento de mantenimiento en primera línea de pacientes con cáncer de ovario avanzado con mutación del gen BRCA, evidencian un beneficio significativo en la reducción de la progresión de la enfermedad y la supervivencia de las pacientes, lo que más nos impulsa a seguir investigando e innovando en este campo”.

La identificación de BRCA: una esperanza de larga supervivencia
El estudio SOLO-1 demuestra que las mutaciones en el gen BRCA tienen un papel predictivo y pronóstico de respuesta a la terapia dirigida con iPARPs. En este sentido, la identificación de un biomarcador como el BRCA abre una esperanza de larga supervivencia para las pacientes tratadas con olaparib. En palabras del Dr. Antonio González, presidente del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Ovario (Geico) y codirector del Departamento de Oncología Médica en la Clínica Universidad de Navarra (CUN), “el desarrollo de este estudio supone un motivo de orgullo para la comunidad científica, médica y, por supuesto, para las pacientes, quienes desde ahora tienen una nueva alternativa terapéutica disponible”. Asimismo, añadió que se trata de un hito en el ámbito de la oncología. “Supone abrir una puerta a la esperanza de larga supervivencia en pacientes de cáncer de ovario”.

La identificación de un biomarcador como el BRCA abre una esperanza de larga supervivencia para las pacientes tratadas con olaparib

Olaparib es un inhibidor de PARP, el primero de su clase. También el primer tratamiento dirigido a las células tumorales que presentan una deficiencia en la vía de reparación del ADN por recombinación homóloga, como las mutaciones en BRCA1 y/o BRCA2. Gracias a la inhibición de PARP con olaparib, se impide la reparación de roturas monocatenarias del ADN. Así, se generan roturas bicatenarias del ADN que son reparadas de forma muy imperfecta, lo que finalmente provoca la muerte de las células tumorales. Olaparib se está probando en diferentes tipos tumorales dependientes de PARPcon alteraciones genéticas en los genes implicados en la respuesta al daño del ADN (DNA Damage Response).

AstraZeneca y MSD, unidos por el cáncer de ovario
En julio de 2017, AstraZeneca y MSD anunciaron una colaboración estratégica global en oncología para desarrollar y comercializar olaparib, el primer inhibidor del PARP del mundo, de forma conjunta tanto en monoterapia como en combinación con otros fármacos, además del desarrollo y comercialización de forma independiente de olaparib en combinación con sus respectivas terapias inmuno-oncológicas. Gracias a esta alianza, AstraZeneca y MSD muestran su compromiso para mejorar la vida de las pacientes con cáncer de ovario y también los de próstata, páncreas y mama.

AstraZeneca y MSD muestran su compromiso para mejorar la vida de las pacientes con cáncer de ovario y también los de próstata, páncreas y mama

La alianza formada por AstraZeneca y MSD demuestra el compromiso y colaboración real de ambas compañías con las pacientes de cáncer de ovario”. Así lo indicó Guillem Bruch, director de oncología de AstraZeneca España. Según Bruch, esto ha supuesto un “cambio sin precedentes” en el abordaje de la enfermedad, que era devastadora para las pacientes y sus familiares.

Así, y con el fin de poner a disposición de un mayor número de pacientes los tratamientos más innovadores que supongan una diferencia real en su calidad de vida, la alianza ha realizado una apuesta por la innovación en cáncer de ovario que ha logrado convertirse en una nueva alternativa terapéutica disponible para hacer frente a la enfermedad.

Se estiman unos 3.659 nuevos casos de cáncer de ovario en España durante este año. De esta forma se sitúa como el séptimo cáncer más frecuente en mujeres en España en 2021. Así lo indican datos extraídos del informe ‘Las cifras del cáncer en España 2021’ de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Se trata de un tipo de cáncer de alto riesgo, donde solo 4 de cada 10 mujeres sobrevivirán en los 5 años posteriores al diagnóstico. Es extremadamente difícil de diagnosticar, debido a que sus síntomas son muy similares a los de otras patologías. En la actualidad, es uno de los cánceres que cuenta con menos opciones de tratamiento.

Olaparib está financiado actualmente en España con cargo al Sistema Nacional de Salud en monoterapia para determinados casos

Olaparib está financiado actualmente en España con cargo al Sistema Nacional de Salud en monoterapia para determinados casos. En primer lugar, el tratamiento de mantenimiento de pacientes adultas con cáncer de ovario epitelial de alto grado, trompa de Falopio, o peritoneal primario, en recaída, sensible a platino, que están en respuesta (completa o parcial) a quimioterapia basada en platino y con mutación en BRCA 1 y/o BRCA 2 (germinal o somática).

En segundo lugar, para el tratamiento de mantenimiento en primera línea de pacientes adultas con cáncer de ovario epitelial de alto grado avanzado (estadios FIGO III y IV) con mutación BRCA1/2 (germinal o somática), de trompa de Falopio o peritoneal primario, que están en respuesta (completa o parcial) tras haber completado una primera línea de quimioterapia basada en platino. Concretamente, en este caso su uso tiene las siguientes condiciones de financiación. Solo se utilizará en pacientes que hayan sido tratadas con al menos 6 ciclos de QT basada en platino y que no hayan sido tratadas con bevacizumab previamente. Asimismo, el tratamiento deberá limitarse a un máximo de 24 meses.

Noticias complementarias

Compartir