Inicio Actualidad Un ciego con precisión olímpica

Un ciego con precisión olímpica

Isabel González
Im Dong-Hyun es clínicamente ciego. A pesar de ello ha sido capaz de ser el número dos del ranking FITA (Federación Internacional de Tiro con arco). En la Copa del Mundo en mayo de 2012, consigue el récord mundial en la ronda de 72 flechas (696 sobre 720), batiendo la marca que él mismo tenía y posee en su lista de victorias cuatro medallas de oro.

Aunque este joven de 26 años  es un triunfador en su ámbito, no ha sido un camino de rosas llegar hasta la cima. Comenzó a utilizar el arco a los 10 años en Cheongju (a 100 km de Seúl) y uno de sus profesores del colegio, viendo  como su puntería era casi un don, le animó a esforzarse a practicar a pesar de su discapacidad, tiene una limitación de 20/200 en el ojo izquierdo y 20/100 en el derecho. Fueron años muy complicados en los que en varias ocasiones quiso abandonar. Pero con el apoyo y ánimo de su familia consiguió seguir adelante hasta el punto de participar dentro de poco en los Juegos Olímpicos que se celebran en Londres con el oro individual como gran objetivo.

Ya en su día participó en los de Atenas quedando sexto a nivel individual y ganando la medalla de oro por naciones repitiendo primera posición en Pekín con sus compañeros surcoreanos.

Se postula como el favorito para ganas la medalla de oro en Londres a pesar de casi no poder sacarse el carnet de conducir en muchos países. “Cuando me fijo en la diana, miro hacia abajo y trato de diferenciar los colores, el resto no me supone ningún problema”, comentó en una entrevista.

Para este arquero su condición física no es una excusa para ser peor que los demás o considerarse en desventaja. Aunque sería posible que utilizara lentes de contacto o en su defecto gafas, él prefiere evitarlo ya que, “me hacen sentir menos cómodo cuando disparo

El mexicano Juan René Serrano es uno de los rivales que más difíciles le pondrá las cosas, aunque no pudo colgarse una medalla en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011,ha declarado que “es increíble como su vista se ha adaptado a la precisión que requiere este deporte sin necesidad de ayudas externas”.

Su increíble palmarés solo se parece a su enorme esfuerzo por superar una deficiencia visual que no ha marcado su vida.