Inicio ASP Investigadores españoles validan una metodología para calcular el riesgo de dolor crónico...

Investigadores españoles validan una metodología para calcular el riesgo de dolor crónico tras una cirugía

metodología-dolor-crónico

..Redacción.
Investigadores de 17 hospitales españoles han validado una metodología para calcular el riesgo éxito de desarrollar dolor crónico tras una cirugía. Esta nueva metodología ha sido galardonada con 4.000 euros en la XXI edición del ‘Premio a la Investigación en Dolor’, promovido por la Cátedra Extraordinaria del Dolor de la Fundación Grünenthal-Universidad de Salamanca.

La metodología ha sido galardonada con 4.000 euros en la XXI edición del ‘Premio a la Investigación en Dolor’, promovido Fundación Grünenthal-Universidad de Salamanca

“Este trabajo ha consistido en la validación científica de un ‘score’, una metodología para evaluar la situación de un paciente, que el grupo publicó en 2015 y que denominaron ‘Gendolcalt'”, ha señalado el jefe de la Unidad de Dolor Hospital del Mar de Barcelona y autor principal del estudio, Antonio Montes.

Esta metodología permite determinar antes de la cirugía, el riesgo exacto de un paciente para desarrollar dolor crónico postquirúrgico. Según Montes, “la validación se ha realizado en más de 1.000 pacientes de 17 hospitales. Es decir, 10 hospitales que ya participaron en el primer estudio y siete que se han incorporado a este último.

Este ‘score’ permite determinar antes de la cirugía, el riesgo exacto de un paciente para desarrollar dolor crónico postquirúrgico

En concreto, la aplicación del ‘score’ tiene varias líneas de actuación como, por ejemplo, informar al paciente y también a los equipos quirúrgicos del riesgo a desarrollar dolor crónico postquirúrgico: evitar o posponer una cirugía cuando esta no es imprescindible, por ejemplo en herniorrafia inguinal; aplicar medidas para intentar disminuir este riesgo si hay que realizar una cirugía; y realizar un seguimiento más específico de estos pacientes en el postoperatorio. Así, el objetivo es obtener un adecuado control del dolor y detectar signos de alarma, como dolor intenso y mantenido o dolor de características neuropáticas.

“En el primer estudio realizado por nuestro grupo, vimos que un 25% de los pacientes con dolor crónico postquirúrgico tomaban analgésicos por este motivo después de cuatro meses de haber sido intervenidos. Además, referían una limitación moderada o intensa para realizar las actividades de la vida diaria”, ha detallado Montes. Asimismo, ha incidido en que en el caso de los pacientes intervenidos por hernia inguinal, un 2% de los mismos no se habían podido reincorporar a su trabajo por el dolor tras dos años de la cirugía.

Un 2% de los pacientes intervenidos por hernia inguinal no pudieron reincorporar a su trabajo por el dolor tras dos años de la cirugía

Ahora bien, el modelo defendido por su grupo está constituido por seis variables preoperatorias: el tipo de cirugía, la edad, el dolor preoperatorio moderado o intenso en la zona de la intervención, el dolor preoperatorio moderado o intenso en otras partes del cuerpo, y los componentes físico y mental del cuestionario de calidad de vida SF-12.

Noticias complementarias:

Compartir