Inicio ASP Dr. Javier Castrodeza: «Todavía tenemos para un largo tiempo medidas de protección...

Dr. Javier Castrodeza: «Todavía tenemos para un largo tiempo medidas de protección y de prevención»

medidas-legislativas-tabaco

..Redacción.
El Dr. José Javier Castrodeza es jefe de Servicio de Medicina Preventiva y Salud Pública en el Hospital Clinico Universitario de Valladolid. También es catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública en la Universidad de Valladolid y ha sido secretario general del Ministerio de Sanidad y Consumo. Su experiencia y conocimiento le validan especialmente para valorar el momento que vive la sanidad española. Insiste en que es necesario mantener la calma y cumplir los protocolos ante la situación actual.

Está subiendo tanto la incidencia acumulada como los contagios, pero sin embargo no está subiendo la presión asistencial ¿en esta situación deben volver a imponerse restricciones sociales?
En estos momentos creo que lo que mejor que podemos hacer es mantener la calma como primer aspecto. Segundo, hay que seguir actualizando los datos de vigilancia epidemiológica, es un tema importante. Y esperar algunas semanas para ver qué evolución tiene la nueva variante del coronavirus. Esto no quita que durante este tiempo es necesario reiterar e insistir en la responsabilidad individual de las personas manteniendo las medidas de protección respiratoria, las medidas de alejamiento y las medidas de higiene. Además, hay que incrementar todo lo que se pueda las coberturas vacunales.

Por lo tanto, yo diría que calma, observación y cumplimiento de lo que ya sabemos. Si vamos a tener reuniones multitudinarias yo diría que debieran ser evitadas en la medida que las familias, sobre todo, puedan realizar otro tipo de encuentros a lo largo de estas festividades. El mantenimiento de la mascarilla es importante y evitar en la medida de lo posible que sean zonas muy cerradas. Yo creo que esto va a ayudarnos a ver qué evolución toma la enfermedad. Las medidas restrictivas muy intensas yo creo que por el momento debieran ocupar un segundo o un tercer plano si fuera necesario.

Dr. Javier Castrodeza: “Las medidas restrictivas muy intensas yo creo que por el momento debieran ocupar un segundo o un tercer plano si fuera necesario

La variante Ómicron viene de Sudáfrica, un país que tiene un índice de vacunación por debajo del 10 % ¿Deberíamos de preocuparnos mucho más de la vacunación a nivel mundial?
El Covid es una enfermedad que se define como una pandemia, en la palabra pandemia ya tenemos la explicación de todo. Todos los países, en mayor o menor medida están afectados o se van a ver afectados. Por lo tanto, el hecho de que en algunos países dispongamos de tasas de cobertura vacuna es extraordinario e importante, pero no evita que mantengamos riesgos para variantes que puedan ir apareciendo. Es una situación mundial. Las administraciones nacionales e internacionales tienen que tomarse muy en serio alcanzar coberturas vacunales, a nivel mundial, mucho más altas de las que existen. No nos engañemos, seguimos viajando, hay comunicaciones, hay universalización de nuestras Actuaciones profesionales, comerciales, etc.

Por lo tanto, de poco va a servir que un país tenga un 100% de cobertura cuando otros países no alcanzan ni el 10 % de cobertura. Este es un ejercicio muy necesario en la sociedad en la que vivimos. Ahora las pandemias respiratorias tienen un alcance mucho más trascendental, en mi opinión, que lo que tuvieron en el pasado porque la movilización de la gente es mucho más intensa. Entonces, es obligado que mejoremos a nivel mundial las coberturas vacunales porque vacuna existe.

Dr. Javier Castrodeza: “De poco va a servir que un país tenga un 100% de cobertura cuando otros países no alcanzan ni el 10 % de cobertura”

Las vacunas y los nuevos tratamientos, que empieza a haber ya nuevos tratamientos aprobados por las autoridades sanitarias, ¿podremos volver pronto a una situación preCovid?
La combinación de ambas cosas va a ser un complemento importante a la lucha contra esta enfermedad. Pero creo que todavía tenemos que aceptar que durante un tiempo la situación del Covid nos va a obligar a seguir con medidas de protección, medidas de distanciamiento y medidas de precaución. Es un virus que ya algunos expertos han comentado que ha venido para quedarse. Por lo tanto, en mayor o menor medida tendremos algunos pequeños repuntes. Probablemente no vuelvan a aparecer repuntes como los que hemos vivido, salvo que se produzca una variante que por el momento no acabo de entender que exista. La variante Ómicron sí que es verdad que tiene más capacidad de transmisión, pero tampoco se ha traducido en un número de casos graves que nos tengan a las personas que trabajamos en los hospitales en una situación de alerta.

Pero decir que esto ya ha terminado, que está inminente la terminación de este proceso, yo sería prudente. Creo que todavía tenemos para un largo tiempo que vigilar, observar, cuantificar y seguir insistiendo en las medidas de protección y de prevención. Insisto, la vacunación es fundamental.

La variante Ómicron tiene más capacidad de transmisión, pero tampoco se ha traducido en un número de casos graves

¿Por qué se ha prestado en todos estos últimos años muy poca atención a la salud pública?
Porque el sistema sanitario en nuestro país está sustentado fundamentalmente en el apartado de asistencia sanitaria. Es un sistema sanitario muy activo, en aspectos de diagnóstico y tratamiento, más que en aspectos preventivos. Parece que la cultura de prevención paradójicamente en un mundo tan desarrollado la hemos ido olvidando. Basta que veáis los presupuestos que hay a nivel sanitario, probablemente lo destinado a salud pública alcanza el 1,1 % de toda la partida presupuestaria. No olvidemos que el sistema sanitario español tiene una partida presupuestaria entre público y privado de 100.000 millones de euros.

“La cultura de prevención paradójicamente en un mundo tan desarrollado la hemos ido olvidando”

Esto ha ido evolucionando muy poco porque todo se sustentaba en actuaciones estilos de vida, en actuaciones de prevención con las vacunas. Y hasta ahora habíamos tenido la fortuna de no parecer en el siglo XXI una pandemia como la que estamos padeciendo. Creo que la presencia del Covid, con todos sus aspectos negativos, va a aportar un objetivo más positivo en el que la salud pública va a ocupar un aspecto importante. Pero también la salud pública tiene que hacer sus tareas. La salud pública se tiene que nutrir de profesionales, no diría más cualificados, digamos más variados en su formación. Salud pública no es solamente un tema de médicos, enfermeros, odontólogos, veterinarios, farmacéuticos. La salud pública tiene mucho arraigo en temas sociales, tiene mucho arraigo en temas medioambientales, tiene mucho arraigo en temas urbanísticos. Por lo tanto, hay que darle un nuevo enfoque a la salud pública.

No podemos seguir con la salud pública de ahora, tenemos que darle una nueva dimensión con nuevos profesionales y las administraciones responsables de su ejercicio, de su aplicación tienen que tomárselo muy en serio en dotar a sus departamentos de salud pública de recursos humanos, económicos y de inteligencia epidemiológica. No quiero decir con estas palabras que no sean inteligentes los epidemiólogos, sino que muchas veces nos quedamos solamente en lo que es la descripción de los hechos y hacemos muy poquito análisis. Y cuando no se analizan los acontecimientos sanitarios es malo porque no sabemos en qué hemos fallado y difícilmente vamos a saber en qué tenemos que mejorar. No hay una justificación, «es que la salud pública no tenía recursos”, no, esto ha supuesto un reto.

El problema lo vamos a tener si a partir de ahora seguimos invirtiendo poco en salud pública

El problema lo vamos a tener si a partir de ahora seguimos invirtiendo poco en salud pública. Y para invertir más no nos queda más remedio que hacer un abordaje serio de un cambio radical en la estructura y el funcionamiento de la salud pública de nuestro país.

¿Se puede todavía recuperar una estrategia nacional única para combatir al coronavirus? ¿Es adecuado que haya una única estrategia?
Hasta ahora, la verdad es que no han funcionado bien las cosas. Se han hecho cosas mal, otras bien. Las comunidades, en mi opinión, han estado a la altura de las circunstancias, el gobierno central no lo ha hecho bien, hay que decirlo, no es una crítica política, no lo ha hecho bien y además a los hechos Nos remitimos cada dos por tres a las noticias que salen, donde se ve que ya se conocía o se sospechaba que había algún problema.

Creo que la administración central no debe dejar de lado su liderazgo y sus obligaciones legislativas

Creo que la administración central no debe dejar de lado sus obligaciones legislativas, normativas, de coordinación que tiene en la propia constitución de nuestro país. Por lo tanto, es de obligado cumplimiento que el gobierno central coordine, lidere el plan de actuación que haya que hacer a partir de ahora. Al principio, no lo ha hecho, después se lo pasó a las comunidades autónomas. Las comunidades autónomas tienen las herramientas que tienen, pero el marco jurídico, el marco legislativo que permite coordinar las actuaciones habría que darle una vuelta. Y debiéramos tener un marco que permitiera a las comunidades actuar, cosa que a veces no tenemos. Aún habiendo pasado dos años siempre se está a tiempo de mejorar.

Lo que comentaría al gobierno es “tómeselo en serio que este tema todavía no ha terminado«, porque tendremos probablemente nuevos problemas. Si el gobierno central con sus competencias no actúa, la pregunta es ¿para qué sirve el Ministerio?, ¿para qué sirve el Consejo interterritorial?, ¿para qué sirven todos los organismos centralizados? Porque si vamos a ir a discutir lo que vamos a hacer cada uno, un tema de coordinación, ¿dónde está el liderazgo? Esta es la pregunta. Y en estos casos, es fundamental porque nuestra estructura administrativa nos lleva muchas veces a tener 17 opiniones en 17 momentos distintos, por no decir muchos más distintos en función de que las administraciones autonómicas sean uniprovinciales o multiprovinciales. Por lo tanto, creo que es todavía momento de mayor liderazgo, por decirlo de alguna forma cariñosa, por parte de la administración central.