La prevención no descansa en época estival. Dr. Fernando Mugarza

Dr.-Fernando-Mugarza

..Dr. Fernando Mugarza, director de desarrollo corporativo y comunicación (Fundación IDIS).
El verano nos aporta no solo calor en forma de canícula, sino también horas de insolación en playas, montañas y ciudades. Dos cuestiones están en boca de todos, la necesidad de protegernos de los golpes de calor y los riesgos de la exposición solar, como el melanoma y otras lesiones de la piel.

Es este último entorno en el que me voy a centrar, puesto que el melanoma y sus derivadas afectan a una parte sensible de la población y, dadas sus po­tenciales consecuencias, es necesario prevenir, diag­nosticar a tiempo y tratar adecuadamente. De tiempo atrás proviene el dicho de que más vale prevenir que curar. Debemos poner máxima aten­ción, especialmente las personas con tipos de piel sensibles y predisposición a desarrollar este tipo de lesiones.

La tecnología puede convertirse en un gran aliado en la identificación de alteraciones cutáneas que pueden dar lugar a una lesión maligna

Hoy en día, la tecnología digital puede convertirse en un gran aliado en la identificación de alteraciones cutáneas que pueden dar lugar a una lesión maligna. La monitorización y control de lesiones pigmenta­rias a través de herramientas y sistemas digitales ya no es algo excepcional, sino que se va imponiendo en la práctica clínica y asistencial. Es un buen ejemplo de cómo la innovación puede ser un gran aliado en la consulta, sumada a la pericia y conocimientos de los facultativos.

Tal y como subrayan la Academia Española de Der­matología y Venereología (AEDV) y su Fundación Piel Sana, «el examen y cribado cutáneo de cada persona por parte de los dermatólogos son medidas estratégicas para detectar el melanoma en una fase temprana y realizar un tratamiento eficaz».

Numerosos estudios muestran que la mejor mane­ra de facilitar el diagnóstico precoz del melanoma y reducir la morbi-mortalidad por esta causa es la autoexploración. El rastreo de lunares mediante el smartphone permite a una persona sin conocimien­tos clínicos ni dispositivos especiales localizar y re­gistrar la evolución de cada lunar en su cuerpo a lo largo del tiempo, generando un historial de imáge­nes que el especialista puede revisar en el momento de un chequeo médico.

Numerosos estudios muestran que la mejor mane­ra de facilitar el diagnóstico precoz del melanoma y reducir la morbi-mortalidad por esta causa es la autoexploración

En nuestro país, se ha puesto en marcha el proyecto Dalem, una iniciativa vanguardista que se sustenta en la colaboración para el desarrollo y aplicación de tecnología espacial a la vigilancia de lesiones cutá­neas pigmentadas.

Los algoritmos de navegación espacial, desarrollados en este caso por la compañía española GMV, se apli­can ya a la vigilancia de lesiones cutáneas pigmen­tadas a través del teléfono móvil, lo cual se traduce a priori en cuatro beneficios inmediatos: facilitan el diagnóstico precoz del melanoma y reducen la morta­lidad por esta causa, gracias al autoexamen realizado por el paciente con su móvil; cierran la brecha exis­tente entre la labor del dermatólogo en consulta y lo que el paciente necesita para un seguimiento persona­lizado: una forma segura y automática de discriminar los cambios en su piel antes de la próxima consulta de seguimiento; permiten al paciente rastrear los lunares sin necesidad de contar con conocimientos clínicos ni dispositivos específicos, así como localizar y registrar la evolución de cada uno de ellos en su cuerpo a lo largo del tiempo y finalmente posi­bilitan al paciente y al dermatólogo observar cuándo surgen nuevas lesio­nes pigmentadas y el ritmo de cambio de las mismas.

Noticias complementarias

Opinión

Multimedia

Especiales

Atención primaria

Sanidad privada

iSanidadental

Anuario

Accede a iSanidad

Síguenos en