Un 15% más de facultativos elige formarse en medicina estética en España

medicina-estética

..Redacción.
La suplantación de las funciones de medicina Estética sigue siendo habitual en esta profesión. Así, el 15% de los pacientes que acuden a las consultas de los médicos estéticos asociados a SEME provienen de otros cetros donde les ha tratado una persona no autorizada. Así desprende el ‘Estudio dimensionamiento e impacto socieoeconómico de la Medicina Estética en España’ durante el 2021. El informe, presentado por la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), analiza la situación actual de medicina estética, las tendencias del mercado, la facturación anual del sector, el nivel de formación y especialización de los médicos. Asimismo, profundiza en el grave problema del intrusismo médico.

En este sentido, el Dr. Enrique Fernández Romero, vocal de SEMES, ha manifestado: «De ahí nuestra insistencia en que los pacientes pidan el número de colegiado  o el título de Medicina al profesional que les está atendiendo. De esta manera, podrá comprobar si se está incurriendo o no en un delito antes de poner su salud en manos de un intruso. El intrusismo profesional en medicina estética supone una amenaza para la salud de los ciudadanos». La realidad es que solo de 2 cada 10 usuarios piden el número de colegial a la persona que tiene que realizar el tratamiento.

Solo dos de cada 10 usuarios de medicina estética piden el número colegial a la persona que tiene que realizar el tratamiento

Por su parte, el Dr. Juan Antonio López, presidente de SEME, ha explicado que «se están ofertando formaciones a profesionales no médicos usando las palabras ‘medicina estética’, que lógicamente no son capacitantes, pero que generan confusión en los propios demandantes de esta información y sus futuros empleadores. Dicho término debería emplearse solo para formaciones dirigidas a licenciados en Medicina. La medicina estética en España está regulada, para poder ejercerla en una consulta se necesita la autorización de función pertinente U.48 que solo se concede a médicos. Por tanto, aquellas clínicas que realizan procedimientos de medicina estética sin tener esta unidad están trabajando en la ilegalidad. Por eso recientemente hemos creado un sello en el que se garantiza la atención médica». La U.48 es la licencia sanitaria que identifica a la clínica como centro sanitario autorizado y la otorga la Consejería de Sanidad de cada comunidad autónoma.

Aunque la tendencia a denunciar actos de suplantación va en aumento, existe poca predisposición a denunciar por parte del paciente, lo habitual es que el médico estético sea quien denuncie. Madrid y Barcelona suelen ser las ciudades donde los actos de intrusismo son más numerosos, hecho que se explica por el mayor número de centros existentes y la facilidad que ello brinda para pasar desapercibido. Tras ellas, destacan Málaga y Sevilla. Desde enero de 2018, la SEME ha recibido y procesado más de 450 denuncias.

Desde enero de 2018, la SEME ha recibido y procesado más de 450 denuncias

Según arroja el informe, en 2021, el número de facultativos que han cursado el master en Medicina Estética se ha incrementado un 15% respecto a 2019, lo que supone un 15% más de facultativos en este campo. Además, en España  actualmente hay un 6.305 centros sanitarios autorizados por el Ministerio de Sanidad para ejercer la Medicina Estética. Es decir, un 20,2% más respecto a los 5.244 en 2019 con la unidad asistencial U.48.

Asimismo, del estudio se extrae una conclusión principal: crece el interés y el uso de la Medicina Estética en nuestro país. Tanto desde el punto de vista de los pacientes, como de los profesionales médicos. Durante el año 2021, en España se realizaron un total de 871.525 tratamientos médico-estéticos. En concreto, 626.778 tratamientos faciales, 191.515 corporales y 53.232 categorizados en otros como el hair removal.

De los 626.778 tratamientos faciales realizados, el 42% correspondieron a toxina botulínica. Así, se consolida como el tratamiento facial más realizado tras la pandemia de Covid-19; 32% de ácido hialurónico y 20% a tratamientos para mejorar la calidad de la piel.

El 40% de la población general española ha utilizado los servicios de medicina estética en alguna ocasión

La población española evoluciona con índices de vida más elevados, lo que hace que el autocuidado, la cultura de la salud, de sentirse mejor durante más años, impacte en el crecimiento del mercado de la medicina estética. El 40% de la población general española ha utilizado los servicios de medicina estética en alguna ocasión. Entre ellos, el 71,8% son mujeres y el 28,2% son hombres. La mayor parte de los pacientes se hacen tratamientos al menos una vez al año.

Especial atención merece el target joven, que accede a la medicina estética cada vez más joven y más influenciado por las redes sociales. Hace unos años la edad media de entrada a la medicina estética era de 35 años. Ahora, jóvenes de 20 acceden principalmente para rellenos de ácido hialurónico (AH) en labios y toxina botulínica. «El uso de las redes sociales, la posibilidad de usar filtros y la aparición de aplicaciones que permiten cambiar las formas del rostro han contribuido a generar nuevas necesidades en pacientes jóvenes«, ha apuntado el Dr. Sergio Fernández, vicepresidente segundo de SEME.

En cuanto al 60% de los no usuarios de medicina estética en España reconocen que se plantearían realizarse un tratamiento si no llevaran IVA. En las encuestas realizadas, 7 de cada 10 pacientes considera que una reducción del IVA en los tratamientos de medicina estética incrementaría tanto el número de nuevos pacientes como la frecuencia de tratamientos en los usuarios actuales.

Noticias complementarias

Opinión

Multimedia

Especiales

Atención primaria

Sanidad privada

iSanidadental

Anuario

Accede a iSanidad

Síguenos en