Inicio Opinión Nadie defiende a los médicos de los ataques de Jiménez Losantos

Nadie defiende a los médicos de los ataques de Jiménez Losantos

Hace pocas fechas, en la televisión de Intereconomía Federico Jimenez Losantos se despachó diciendo que «en una clínica privada no habrá cien… no sé cómo llamar a unos tíos que se llaman médicos: ‘matasanos’ será lo adecuado y que montaron en el centro público de La Paz la manifestación contra Cristina Cifuentes, que estaba en la UCI gravísima, con gravísimo riesgo de muerte, diciendo que se fuera a una privada. Esos son los médicos de la pública, esos son los del PSOE y de Izquierda Unida, esa Marea Blanca que da asco. Ese sitio que, por precaución, no debería pisar nadie que sea de derechas o que pueda molestar a esa gentuza que utiliza la bata blanca para hacer política a costa de la vida de los demás. Dicen Rubalcaba y Cayo Lara que el Rey debería operarse en la privada. ¿Para qué en lo público?, ¿por qué es mejor o por que es peor?, ¿queréis matarlo queréis sanarlo?.»

A Jiménez Losantos y a otros muchos que desprecian a los médicos habría que recordarles que el valor de la libertad de expresión de cada persona está regulado, incluidos los médicos. También es bueno aclarar que a los médicos se les dejó de llamar «matasanos» hace muchas décadas porque, no solo la deontología médica impide que un médico mate a una persona sana, sino porque es una forma despectiva de tratar a un colectivo que desarrolla con sumo respeto y abnegación su labor de cuidado de la salud integral de los pacientes. Por otro lado, tampoco es justo decir que los médicos que hacen manifestaciones frente a los hospitales quieran matar a los enfermos, este colectivo pasa muchas horas con los pacientes, a los que les dedican mucho esfuerzo como para decir que «quieran matar a los enfermos». Por último, y desde luego, los médicos, formen o no parte de la «Marea Blanca», no mueven su bata a costa de la vida de los demás.

No termina de estar claro si ser médico está más cerca de la profesión y o del heroísmo. Después de una larga y complicada formación entre la universidad y las prácticas en los hospitales el médico empieza el largo recorrido de la especialización, sabiendo que nunca dejará de tener que estar al tanto de las últimas técnicas, tendencias e investigaciones para un propio crecimiento profesional al servicio de los pacientes. Pero lo que define al médico no este esfuerzo formativo, lo que define al médico es esa vocación que le lleva a estar junto con unos pacientes, personas y personajes de todo tipo, a los que se entrega generosamente. Es habitual encontrarse con médicos con comportamiento de servicio continuo, llenos de valores humanos y éticos, comprometidos hasta lo personal con sus pacientes, generando de esta manera confianza y gratitud en el paciente…

Las diferencias sociales de la actualidad hace que las disputas por dominar las políticas públicas se lleven hasta los límites que cada uno pueda considerar suficientes. La libertad social permite que haya médicos de derechas, médicos de izquierdas, médicos científicos, médicos solidarios, médicos jubilados y médicos de muchos tipos, pero siempre médicos. Las declaraciones personales de Jimenez Losantos contra todos los médicos que trabajan en la sanidad pública son «hirientes» y poco acertadas.

Algo extraño ha pasado con estas manifestaciones porque ni los sindicatos, ni los políticos, ni las sociedades científicas, ni los colegios, ni las asociaciones, ni los hospitales, ni los grupos de amigos han salido en defensa de un colectivo que ha sido insultado. Todavía hay tiempo y se puede reaccionar. No se trata de corporativismo, se trata de justicia porque lo dicho por Jiménez Losantos no es justo.
..Alfonso González