Indemnizan con 225.000 euros a unos padres por el fallecimiento de su bebé en el Hospital de Santiago

El juzgado de primera instancia número 51 de Madrid condena la mala praxis que llevó a la muerte del bebé en marzo de 2021

euros-padres-fallecimiento-bebé

Redacción
El juzgado de primera instancia número 51 de Madrid ha dictado una sentencia en la que condena a XL Insurance Company, aseguradora del Sergas, a indemnizar a unos padres de la zona de Ordes (A Coruña) por el fallecimiento de su bebé a los siete días de haber nacido en el Complexo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS). Así figura en un fallo con fecha de 29 abril de 2024, en el que se condena la mala praxis que llevó a la muerte del bebé en marzo de 2021.

El abogado Cipriano Castreje Martínez defendió a la familia en este caso de una niña que nació sana y con los parámetros normales salvo un ligero distrés respiratorio. La decisión adoptada por el servicio de neonatología fue trasladar a la niña a la unidad de cuidados intermedios, con lo que se le dio soporte respiratorio con gafas de alto flujo y se dejó en dieta con “nutrición parenteral.

El distrés respiratorio desapareció en poco tiempo, pero la niña comenzó a empeorar tras el ingreso en la unidad de cuidados intermedios. Además, se fueron intercambiando diferentes tipos de antibióticos hasta que se conoció que la niña tenía una infección nosocomial provocada por la bacteria típicamente hospitalaria Serratia marcescens. La niña fue llevada a la unidad de cuidados intensivos, en la que falleció.

La niña tenía una infección nosocomial provocada por la bacteria típicamente hospitalaria ‘Serratia marcescens’

Se identificó que la niña no presentaba ninguna infección de origen vertical, procedente de la madre, puesto que las analíticas al nacer eran normales. Así, comenzaron a ser anormales tras la práctica de la alimentación parenteral. La sentencia estima los argumentos de la defensa de la familia, que observó que se habría podido suministrarse el suero por vía intravenosa a la niña, sin necesidad de acudir a la nutrición parenteral, que es un tratamiento invasivo.

La demandada no presentó un contrainforme para defender la necesidad de haber acudido a la nutrición parenteral, por lo que la magistrada concluye que no era estrictamente necesario y que fue una decisión errónea al ser mayor el riesgo que el beneficio que se hubiera podido obtener. La nutrición parenteral es de las fuentes más comunes de contaminación por esa bacteria.

Opinión

Multimedia

Especiales

Atención primaria

Sanidad privada

iSanidadental

Anuario

Accede a iSanidad

Síguenos en