Inicio ASP La indecencia de morir de varicela en el s.XXI

La indecencia de morir de varicela en el s.XXI

La noticia todos la hemos oído. Sucedió en el Condado de Treviño, esa isla castellana situada en la provincia de Álava. Una niña de tres años de edad falleció de – a tenor de lo que la autopsia ha ido diciendo – una sepsis fulminante en el contexto de una Varicela. Posiblemente a partir de una fascitis necrotizante a partir de las lesiones cutáneas de la Varicela. Complicación tan infrecuente como lamentablemente, en muchos casos, letal.

Esta entrada, desde luego, la escribo desde el máximo respeto a los colegas que atendieron a la niña en el hospital y también al personal del 112, a los que considero libres de toda responsabilidad en este desgraciado suceso. Ellos, como yo, como cualquier pediatra, saben que en la inmensa mayoría de los casos la Varicela es una infección leve, autolimitada que, eso sí, genera absentismo escolar – muchísimo, debido a su elevada contagiosidad – y también puede generar absentismo laboral de los padres, obligados a quedarse al cuidado de su hijo enfermo. O pueden tener que verse en la circunstancia de tener que pagar a una persona que quede al cuidado del niño porque los padres trabajan… y no está el horno para bollos como para dejar de trabajar. Los costes indirectos de la varicela son enormes.

Son enormes… y perfectamente evitables. Porque la Varicela se puede prevenir. Porque existe una vacuna para tal fin. Vacuna que durante un tiempo se administró en algunas Comunidades Autónomas (no en todas, ni mucho menos. Apenas una minoría). Luego se excluyó del calendario en estas comunidades. Y después – lo más indignante de todo este asunto para mi – ¡se retiró incluso de la venta al público! Y esto sí que tiene delito. Nos encontramos ante el fallecimiento de una niña que, con la administración de la vacuna preceptiva, podía haberse evitado. Es así de sencillo y así de terrible. Criterios supongo que economicistas han sido los responsables de la retirada de esta vacuna incluso de la venta al público. Yo tengo a padres que se van a Francia a por la vacuna. Y sí: todo esto es lamentable. Porque podía haberse evitado.

Más rotundas que mis palabras son las del Dr. Carlos Valdivia, vicepresidente de la AEPap. Aquí os las dejo:

  • «El vicepresidente de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), Carlos Valdivia, ha revelado que la trágica muerte de Anne Ganuza, una niña de tres años de edad que padecía un proceso de varicela, “habría podido evitarse con una vacunación preventiva porque es segura y eficaz y minimiza el riesgo de varicelas complicados como ha sido el caso”.
  • España es el único país europeo en el que no se pueden comprar las dosis en las farmacias y solamente tres autonomías, Navarra, Ceuta y Melilla, mantienen la inmunización en edades infantiles, aunque la vacuna es eficaz a partir del primer año de vida y siguientes”.
  • Hace apenas un mes, la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) ya había denunciado la decisión del Ministerio de Sanidad de retirar del calendario único de vacunación la vacuna de la varicela e impedir su compra libre en oficinas de farmacia. La AEPap decía temer que podría producirse “un incremento de casos y de las complicaciones que puede provocar esta infección similar al que había antes de que se usara la vacuna”.

Lamentablemente, estas profecías se han cumplido. Esperamos que esta desgracia sirva para hacer cambiar radicalmente de actitud al Ministerio y a la AEMPS. Los recortes en sanidad son inaceptables. Pero recortar el calendario de vacunas es, simplemente, una indecencia.
..Dr. Cristóbal Buñuel Álvarez