Inicio ASP La medicalización de la vida: negociar con la salud

La medicalización de la vida: negociar con la salud

Estrés, infelicidad, insomnio, caída del pelo o menopausia son rasgos casi inherentes en la vida cotidiana de miles de personas que han dejado de ser los efectos momentáneos por pasar una mala racha, para por desgracia convertirse en problemas patológicos que precisan de una solución médica. Eso explica la razón por la que ciudadanos que están sanos acuden con desesperación a su médico de cabecera para pedirles pruebas, revisiones o recetas de medicamentos en ocasiones no justificadas.

Por desgracia, los ‘mass media’, la publicidad, informaciones interesadas o un simple comentario, les persuaden y convencen de que tienen un problema para el que sí o sí hay una solución, ya sea médica o farmacológica. Es aquí cuando hacen acto de presencia los que negocian con la salud.

Este proceso, llamado por los expertos medicalización de la vida, no es un fenómeno que haya aparecido de repente y que vaya a tener los días contados, al contrario. Entre otras cosas, su origen se encuentra en la promoción o comercio de enfermedades: selling sickness o disease mongering en inglés.

Hace cuatro años, en Amsterdam se celebró la Conferencia Internacional ‘Selling sickness’, y ahí ya se advirtió de la forma en la que las farmacéuticas abordan de manera crítica y vigilante para conseguir un impacto negativo en la salud pública. Entre esas estrategias, ocupa un lugar privilegiado el comercio de enfermedades, una técnica publicitaria que trata de buscar primero y convencer después a quien está sano de que padece una enfermedad y por tanto debe medicarse. Su ‘leitmotiv’ en el comercio de enfermedades es algo tan contradictorio pero efectivo para su negocio como que cualquier persona sana es un enfermo sin saberlo.

Desde un punto de vista mercantilista se trata de estrategias comerciales cuyo único fin es crear enfermedades donde en realidad no hay lugar a ellas, es decir, no existen. Pueden tratar de acrecentar su gravedad y así realizar pruebas médicas o vender medicamentos que en realidad no están justificados.
..Emilio Ramirez