Inicio ASP Dr. del Pozo: “Con la somatoprotesis recuperamos órganos mutilados de la cara...

Dr. del Pozo: “Con la somatoprotesis recuperamos órganos mutilados de la cara mediante materiales biocompatibles”

Compartir

..Cristina Cebrián / Carla Castillo.
La pérdida de órganos vitales de la cara supone para los pacientes un trastorno psicológico difícil de manejar pero gracias a la colocación de prótesis se pueden superar las consecuencias emocionales y psicológicas que conlleva la amputación de órganos como la nariz o las orejas. Para ello, se utiliza la somatoprótesis, una subespecialidad de la odontología en la que se elaboran prótesis de órganos de la cara. De esto sabe mucho el Dr. Javier del Pozo, Jefe del Área de Estomatología del Hospital Carlos Andrade Marín (HCAM) en Quito (Ecuador), que explica en una entrevista a InfoSanitaria cómo se lleva a cabo este proceso y los beneficios que se consiguen.

La somatoprótesis es una subespecialidad de la odontología en la que se elaboran prótesis de órganos de la cara que han sido amputados.

El HCAM ofrece este servicio desde el 2009 y es el único en Ecuador que lo realiza. “Nadie en toda la red de Salud hace somatoprótesis más que el hospital Carlos Andrade Marín con este servidor”, explica el Dr. del Pozo que realiza esta labor junto a un equipo multidisciplinar compuesto por oftalmólogos, oncólogos y cirujanos plásticos con el objetivo de conseguir que la prótesis “complemente el tratamiento mutilante médico para rehabilitar a las personas”, aclara. Además, para la fabricación de las prótesis, el hospital trabaja con un laboratorio de prótesis maxilofacial y utilizan materiales biocompatibles, acrílico para los ojos y silicones médicos para la simulación de la piel. En el año 2017 el centro hospitalario colocó 116 prótesis y en lo que va de 2018 ya han alcanzado las 18 prótesis, de las cuales 7 de cada 10 pertenecen a pacientes  que han sufrido algún traumatismo en los ojos.

Se trata de prótesis con movilidad, lo que hace que se muevan junto con el órgano remanente del paciente

Javier del Pozo explica que se trata de prótesis con movilidad, lo que hace que se muevan junto con el órgano remanente del paciente. Además, en el caso de las prótesis de ojos, se realizan a medida, de diferentes formas y colores y ocupando todo el espacio de la órbita. De esta forma, se evitan las secreciones y la atrofia orbitaria. La vida útil de este tipo de prótesis es de tres años y en el caso de los niños, realizan la operación una vez al año, ya que deben compensar el crecimiento cráneo facial.

En cuanto a las causas de la enfermedad, el especialista explica que se trata de enfermedades congénitas o adquiridas, a causa de accidentes o de enfermedades oncológicas que obligan a los cirujanos a retirar algún órgano de la cara, ante la presencia de tumores.

Dr. del Pozo: “Un paciente que tiene mutilados los órganos de la cara no puede tener una vida correcta, son pacientes que se relegan, se encierran, se deprimen e incluso buscan la muerte”.

Hay pacientes que nacen con algún defecto en los ojos cómo la anoftalmía, que hace que no se les forme el ojo. Son pacientes no videntes por suerte casi siempre unilaterales y que necesitan una prótesis”. La importancia del uso de estas protesis es crucial ya que, según relata Javier del Pozo, “un paciente que tiene mutilados los órganos de la cara no puede tener una vida correcta, son pacientes que se relegan, se encierran, se deprimen e incluso buscan la muerte”.

El experto explica que también ha visto casos de pacientes que sufren cáncer y a los que el médico ha tenido que retirar segmentos dentales. Para este tipo de patología, trabajamos con obturadores palatinos, unos aparatos que se instalan a los pacientes sobre el defecto que quedó después de la cirugía. “Si a estos pacientes no se les realiza una prótesis, no van a poder vivir porque no podrán hablar ni tragar, ya que es un órgano vital”, afirma el doctor. Por último, las prótesis de orejas y nariz se fabrican con cera y se adhieren a  la piel durante ocho días, después el paciente puede volver a colocar la prótesis por sí mismo, una vez lavada con agua y jabón.