Inicio ASP El VIH afecta al sistema nervioso central, siendo las alteraciones cognitivas las...

El VIH afecta al sistema nervioso central, siendo las alteraciones cognitivas las más frecuentes

Compartir

..Redacción.
Las alteraciones más frecuentes que puede producir el VIH, virus que puede afectar al sistema nervioso central (SNC) son cognitivas que, según los últimos estudios las sufren entre un 20 y un 70% de los pacientes infectados por este virus. La mayoría de estas afectaciones son leves pero pueden llegar a producir cuadros de demencia. Por eso es crucial conseguir un diagnóstico y tratamiento precoz de estos pacientes. Y es que esta es una de las principales conclusiones del curso Retos de la Patología del SNC en la Consulta VIH que, organizado por Gilead, se ha celebrado en Barcelona.

La jornada comenzó con una charla magistral de la Dra. Sarah B. Joseph, de la University of North Carolina at Chapel Hill y, a continuación se desarrollaron tres talleres con el objetivo de facilitar a los profesionales que asistieron y que atienden diariamente a personas con VIH el aprendizaje en el manejo de problemas emergentes en la población VIH.

Es difícil estudiar directamente las células cerebrales infectadas por el VIH en las personas vivas

Hay mucho interés en conocer si el VIH establece reservorios competentes para la replicación en el sistema nervioso central, sin embargo, es difícil estudiar directamente las células cerebrales infectadas por el VIH en las personas vivas.  Al respecto, la Dra. Sarah B. Joseph, explicó que “recientemente, se han utilizado modelos de infección por VIH en primates para demostrar que los reservorios virales competentes para la replicación pueden persistir en el sistema nervioso central a pesar de una terapia antirretroviral extensa”. “El siguiente paso”, añade, “es caracterizar estos reservorios en modelos animales que representen mejor la infección por VIH en humanos y evaluar si contribuyen al rebote viral si se detiene el tratamiento”. Finalmente, dado que los reservorios pueden permanecer durante el mismo, se deben evaluar las estrategias de curación para analizar su capacidad de eliminarlos del sistema nervioso central”.

Técnicas utilizadas en la consulta para realizar el diagnóstico a los pacientes

En el grupo de trabajo dirigido por el Dr. Ignacio Pérez-Valero, del Hospital Universitario La Paz, se explicaron las técnicas utilizadas en la consulta para realizar el diagnóstico a los pacientes. “Lo primero que realizamos son una serie de test que evalúan la función neurocognitiva en las áreas que más frecuentemente afectan al VIH como son el nivel psicomotriz, la atención, concentración, funciones ejecutivas o procesamiento. En los pacientes en los que estos test tienen resultados alterados se evalúa, a través de pruebas de neuroimagen,  evaluaciones, resonancia magnética, pruebas de laboratorio, punción lumbar, etc. si este deterioro está relacionado con el VIH o si existe otra causa que lo está produciendo”. Tras realizarse “estas pruebas” prosigue el doctor,”se optimiza el tratamiento del paciente, intentando que sea efectivo y produciendo la menor toxicidad posible ya que hay antirretrovirales que pueden favorecer la aparición de estas alteraciones o síntomas”.

Más del 50% de los pacientes infectados por VIH afirman haber consumido drogas, por ejemplo para intentar tener relaciones sexuales más satisfactorias

Un hecho que se debatió en el curso es que entre un determinado grupo de pacientes con infección por VIH hay un problema de consumo de drogas no comerciales, consumo que tienen como objetivo evadirse y suplir determinadas carencias emocionales, de seguridad y afecto. Esto implica graves consecuencias de adicción y, por ende, puede desencadenar en patologías psiquiátricas así como vulnerabilidad ante enfermedades de transmisión sexual por tener relaciones no controladas.

En este sentido, el Dr. Esteban Martínez, del Hospital Clínic de Barcelona, afirmó que “más del 50% de los pacientes infectados por VIH confiesan haber consumido drogas, por ejemplo, para intentar tener relaciones sexuales más satisfactorias”. Drogas tan distintas que “van desde el alcohol a la cocaína, metanfetamina, popper u otras sustancias que se pueden tomar combinadas. En ocasiones, las personas que consumen drogas tienen algunas alteraciones psicológicas o de la personalidad que pueden dar lugar a depresión u otros problemas psiquiátricos”. Al respecto hizo referencia a varios estudios europeos de prevalencia” en los que “se ha afirmado que uno de cada tres personas adultas con infección por VIH, han tenido en algún momento depresión”.

La población con VIH tien alta prevalencia de los trastornos del sueño

Finalmente, el Dr. Jordi Blanch, del Hospital Clínic de Barcelona mostró en su grupo de trabajo la alta prevalencia de los trastornos del sueño en la población con VIH y se expusieron las distintas formas de poder manejar estos trastornos. Su abordaje y tratamiento en las personas con VIH requiere un conocimiento de los múltiples factores condicionantes. Lo más importante es dar pautas de conducta que eviten tener que recurrir a los psicofármacos, en concreto a los hipnóticos y sedantes.

Compartir