Inicio ASP La ONT aboga por desarrollar sistemas de trasplantes en el mundo similares...

La ONT aboga por desarrollar sistemas de trasplantes en el mundo similares al modelo español

Compartir

..Redacción.
Para reducir las desigualdades en el acceso al trasplante en el mundo, debemos seguir trabajando por extender al mayor número de países el modelo español de trasplantes, por supuesto de manera adaptada a su realidad”, y es que así lo manifestó la directora de la ONT, Beatriz Domínguez-Gil, durante su intervención en Ginebra en el marco de  la 71ª Asamblea de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La propuesta, liderada por España, y con el apoyo oficial de Argelia, Argentina, Australia, Bulgaria, Catar, Colombia, Costa Rica, Croacia, China, Italia, Portugal, República Dominicana, Rusia, Uruguay y el Vaticano, “convenció” a la 71ª Asamblea de la OMS para un acto paralelo en el que se han abordado de forma monográfica las enormes diferencias en el acceso al trasplante que hay el mundo. Este encuentro también ha contado con el apoyo de la Sociedad Internacional de Nefrología, la Sociedad Internacional de Trasplantes y la Red Mundial de Trasplante de Progenitores Hematopoyéticos.

Más de 126.000 trasplantes de órganos realizados pero que apenas cubre el 10% de la necesidades

El objetivo de este acto fue establecer un debate entre los representantes de todo el mundo que permitiera identificar las oportunidades de colaboración internacional y plantear una hoja de ruta en la que se progrese hacia la autosuficiencia en trasplantes.

Los últimos datos publicados por el Observatorio Mundial de Trasplantes, gestionado por la ONT y por la delegación de la OMS, cifran en 126.670 los trasplantes de órganos realizados anualmente en el mundo, pero esta actividad apenas cubre el 10% de las necesidades” afirmó la directora de la ONT.

El más frecuente en el mundo, el trasplante renal, la Sociedad Internacional de Nefrología destaca la necesidad de desarrollar estrategias de prevención de la insuficiencia renal terminal e implantar en los diferentes países sistemas que sean capaces de hacer frente a la creciente demanda de injertos renales.

El trasplante renal, el más frecuente en el mundo, aproximadamente representan el 66,6% de toda la actividad trasplantadora mundial 

Los trasplantes renales, aproximadamente representan el 66,6% de toda la actividad trasplantadora mundial  y en la actualidad se realizan en 102 países de los 194 estados miembros de la OMS. En el 41% de los casos se efectua bajo la modalidad de donante vivo, un dato que confirma la necesidad de potenciar el trasplante renal de donante fallecido. Recuerda también que el trasplante renal es la mejora terapia sustitutiva renal por su impacto en salud y coste-efectividad en comparación con la diálisis.

Los datos del Observatorio Mundial de Trasplantes también muestran la realidad que a día de hoy existe en el acceso y uso de los trasplantes, y es la gran disparidad. Son en los países de mayores recursos donde se realizan la mayoría de los trasplantes, mientras que en otras zonas del mundo el trasplante del riñon es una quimera o depende exclusivamente de la donación de vivo.

Ante la escasez de órganos disponibles para trasplante y el acceso desigual a ellos, se fomenta el tráfico de órganos

La escasez de órganos disponibles para trasplante y el acceso desigual a los mismos han fomentado el tráfico de órganos”, denuncia Beatriz Dominguez-Gil, para quién estas “prácticas delictivas violan principios humanos fundamentales y representan una explotación de los sectores más pobres y vulnerables de la población mundial”.

Ante este panorama, España, a través de la ONT aboga por desarrollar sistemas de trasplantes similares al que hay en nuestro país, que se sustenten en estos pilares:

  • Donación de personas fallecidas
  • Que rijan principios éticos como el altruismo
  • Voluntariedad en la donación
  • La igualdad y la equidad en el acceso

Nuestro sistema puede considerarse un modelo de referencia. Aunque implantado de manera adaptada a cada realidad, tenemos sobrados ejemplos de que el modelo funciona en otros países”, concluye Beatriz Domínguez-Gil.