Inicio ASP El 23% de pacientes neutropénicos hematológicos tiene infección por bacteria multirresistente

El 23% de pacientes neutropénicos hematológicos tiene infección por bacteria multirresistente

Compartir

..Cristina Cebrián. Bilbao
Conocer el impacto que tienen los tratamientos antibióticos de las infecciones producidas por bacilos gramnegativos multirresistentes en pacientes con cáncer resulta determinante para avanzar en el desarrollo de nuevas terapias y abordar los retos que se presentan en el manejo de la infección de estos pacientes.

La doctora Carlota Gudiol, del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario de Bellvitge, en Barcelona, explica que el problema real de este tipo de enfermos es la elevada mortalidad que presentan. Así lo indicó durante su intervención en la mesa de debate “Nuevos retos en el manejo de la infección en los pacientes con cáncer”, que se desarrolló durante el XXII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología (SEIMC).

Dra. Gudiol: El factor de la mortalidad es importante, puesto que en el mejor de los casos es del 20% y, en muchos casos, está estrechamente relacionada con el hecho de recibir un tratamiento inadecuado

El factor de la mortalidad es importante, puesto que en el mejor de los casos es del 20% y, en muchos casos, está estrechamente relacionada con el hecho de recibir un tratamiento inadecuado”, asegura la Dra. Gudiol. Además, la presencia de neutropenia constituye uno de los principales factores de riesgo de infección en los pacientes con cáncer. La neutropenia consiste en la reducción del recuento de neutrófilos sanguíneos, que son la principal defensa del cuerpo contra las infecciones bacterianas. Si la neutropenia es severa, aumentan el riesgo y la gravedad de las infecciones bacterianas y micóticas.

Infecciones por Pseudomonas
Por otro lado, encontramos las infecciones por pseudomonas que son aquellas que se producen por varios tipos de la bacteria gramnegativa Pseudomonas, especialmente el tipo Pseudomonas aeruginosa. En este sentido, la especialista aclara que no hay muchos estudios que hablen de las Pseudomonas en el marco de la multirresistencia, por ello, desde su hospital llevaron a cabo el estudio Ironic, retrospectivo y multicéntrico, con la participación de más de 30 hospitales de todo el mundo. El objetivo era medir el impacto de la resistencia antibiótica en los pacientes neutropénicos.

El problema de las bacterias multirresistentes es real y emergente y muchas veces se asocia a un tratamiento antibiótico inadecuado, algo que conlleva una elevada mortalidad

Según comentó la Dra. Gudiol, los datos preliminares de este trabajo señalan que, “de 429 pacientes neutropénicos con enfermedad hematológica, uno de cada cuatro presentaron neumonía, como foco de infección muy grave”. También destacó que el 23,3% de estos pacientes tuvieron infección por una cepa multirresistente. Además, con respecto a la profilaxis, la doctora explica que se identificó como un factor de riesgo, “igual que la exposición previa a los antibióticos”. El problema de las bacterias multirresistentes es “un problema real y emergente en los pacientes con cáncer”, comenta la Dra. Gudiol y añade que “muchas veces se asocia a un tratamiento antibiótico inadecuado, algo que conlleva una elevada mortalidad”.

Mejora del pronóstico y reducción del tratamiento
Para mejorar el pronóstico de los pacientes la médico del Hospital de Bellvitge propone realizar un tratamiento antibiótico empírico, que incluya antibióticos de amplio espectro y con un alto poder bactericida, ya que las bacterias grampositivas, así como los bacilos gamnegativos, pueden ser los causante de la infección. Otras de las propuestas para mejorar el pronóstico de este tipo de pacientes son el tratamiento dirigido, Programas de Optimización de Uso de los Antibióticos (PROA) y el manejo de la sepsis.  

El papel de los nuevos fármacos en el tratamiento antibiótico empírico inicial es, en opinión de la experta “muy valioso” y son fármacos que, a falta de otras alternativas, se tienen que guardar, “sobre todo para el tratamiento dirigido de los pacientes con infecciones por cepas multirresistentes”, comenta la especialista aunque también reconoce que, en algunas situaciones epidemiológicas, se pueden llegar a utilizar de forma empírica.

Dra. Aguilar-Guisado: “Estos pacientes tienen la particularidad de que cuentan con una exposición repetida al tratamiento antibiótico, porque reciben ciclos sucesivos de quimioterapia, trasplantes, distintos ingresos o episodios sucesivos de fiebre e infección”

En cuanto a la reducción de los tiempos del tratamiento antibiótico de amplio espectro en pacientes onco-hematológicos, la doctora Manuela Aguilar-Guisado, del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, comenta la necesidad de acortarlo ya que conlleva efectos colaterales como el aumento de resistencias bacterianas o de riesgos de infección única invasora. “Estos pacientes tienen la particularidad de que cuentan con una exposición repetida al tratamiento antibiótico, porque reciben ciclos sucesivos de quimioterapia, trasplantes, distintos ingresos o episodios sucesivos de fiebre e infección”, explica la Dra. Aguilar-Guisado.

Por ello,  la simplificación y la  suspensión precoz del tratamiento antibiótico empírico es una de las claves de los PROA en pacientes hematológicos. Además, en los últimos años se ha producido una creciente evidencia de que las duraciones más cortas de los tratamientos son más eficaces. Según comenta la experta del Hospital de Sevilla, en los tratamientos más prolongados también se ha observado un mayor desarrollo de resistencias. De ahí la importancia de acortar los tiempos.