Inicio ASP Cirugía Torácica ya cuenta con instrumentos para el marcaje y extirpación de...

Cirugía Torácica ya cuenta con instrumentos para el marcaje y extirpación de nódulos pulmonares en una sola operación

Compartir

..Cristina Cebrián.
Los procedimientos quirúrgicos híbridos se están consolidando ya como una de las mejores técnicas de precisión en los quirófanos, de hecho son ya una realidad permanente en especialidades como Neurocirugía y Cirugía Vascular, aunque en otras como Cirugía Torácica son aún muy novedosos. Un nuevo estudio presentado durante el 51º Congreso SEPAR 2018 y publicado en la revista ‘Journal of Thoracic Disease’ concluye que la broncoscopia navegacional electromagnética (ENB por sus siglas en inglés) permite marcar nódulos pulmonares y extirparlos en un único procedimiento con una alta precisión.

El uso de la ENB tiene un éxito que ronda el 100% y cuenta con una mínima tasa de complicaciones

El trabajo titulado “Broncoscopia de navegación electromagnética en la sala de operaciones torácicas híbrida: una herramienta poderosa para una nueva era” señala que el uso de esta herramienta tiene un éxito que ronda el 100% y cuenta con una mínima tasa de complicaciones, lo que hace que se posicione como un instrumento muy poderoso que abre una nueva era en los quirófanos donde se realizan procedimientos quirúrgicos híbridos.

El doctor Andrés Obeso, cirujano torácico de la Cleveland Clinic Abu Dhabi y coautor del estudio, explica que la ENB es ya una herramienta esencial en los quirófanos híbridos por “el uso del marcaje con colorante guiado por este tipo de broncoscopio para localizar nódulos pulmonares periféricos milimétricos, sólidos, parcialmente sólidos o en vidrio deslustrado, seguido de resección mínimamente invasiva es un procedimiento factible y seguro con excelentes tasas de éxito”.

Dr. Obeso: “La ENB es ya una herramienta esencial en los quirófanos híbridos por “el uso del marcaje con colorante guiado por este tipo de broncoscopio para localizar nódulos pulmonares periféricos milimétricos, sólidos, parcialmente sólidos o en vidrio deslustrado”

Sin embargo, se hace necesario comparar este tipo de marcaje mediante broncoscopio navegacional con grupo control, “para evaluar adecuadamente su precisión y efectividad. Además, se deben realizar estudios de coste-efectividad para apoyar y potenciar esta técnica híbrida”, concluye el especialista.

Broncoscopia navegacional electromagnética
El uso de la broncoscopia navegacional electromagnética en un quirófano híbrido permite detectar y marcar lesiones difícilmente palpables en el pulmón; y extirparlas mediante técnicas de Cirugía Torácica mínimamente invasivas en un solo acto quirúrgico. Para el paciente esto supone un menor riesgo y menos complicaciones.

Esta técnica se inicia con una tomografía computarizada (TC) del tórax de manera preoperatoria. A continuación, gracias a un sistema software se crea un árbol virtual en 3D de las vías respiratorias y una vía de navegación hacia la lesión pulmonar. Toda esta información se transfiere a la consola ENB en la sala de operaciones híbrida.

La finalidad de estos procedimientos quirúrgicos es resecar completamente con endograpadoras el nódulo pulmonar detectado previamente

El paciente recibe anestesia general y se le realiza una intubación endotraqueal con un tubo de luz única, a través del cual se le inserta el broncoscopio. Posteriormente a través del broncoscopio se inserta una guía electromagnética localizable (LEG) la cual ira siguiendo la ruta de navegación prefijada hasta alcanzar el objetivo, es decir, la zona de los pulmones donde se encuentran las lesiones que se quieren marcar y tratar. Después se retira la LEG y se deja el canal de trabajo en su lugar.

Por medio de este canal, se pasa una aguja broncoscópica flexible y se inyecta un colorante, en concreto azul metileno, directamente en la lesión que se quiere marcar. Gracias a este tinte, el cirujano torácico puede visualizar mucho mejor las lesiones, incluso cuando son de un tamaño inferior a un centímetro. Además, se ha demostrado que esta tinta no interfiere en el posterior análisis patológico de la muestra. Una vez finalizada la localización de las lesiones pulmonares y el marcaje con tinta, el tubo endotraqueal de una sola luz se reemplaza por un tubo endotraqueal de doble luz. A continuación se efectúa el tratamiento quirúrgico que procede en cada caso.

Por otro lado, el tórax se aborda con técnicas mínimamente invasivas, ya sea cirugía torácica videoasistida (VATS) o cirugía torácica robótica (RATS). La finalidad de estos procedimientos quirúrgicos es resecar completamente con endograpadoras el nódulo pulmonar detectado previamente.

Se espera que aumente el número de broncoscopias de navegación o plataformas basadas en catéteres que permitan una navegación más precisa hacia la lesión pulmonar

Futuro de la ENB
Para los próximos años se espera que aumente el número de broncoscopias de navegación o plataformas basadas en catéteres que permitan “una navegación más precisa hacia la lesión pulmonar”, explica el Dr. Obeso y añade que “estas técnicas evolucionarán gracias a las nuevas tecnologías”.

Ni la radioablación de nódulos pulmonares ni la administración directa de fármacos a un tumor son conceptos nuevos, pero, con la broncoscopia de navegación, los catéteres de ablación y los sistemas de administración de fármacos pueden llegar potencialmente a las áreas más periféricas del pulmón, pudiendo tratar más de una lesión en la misma sesión. Además, se pueden evitar las desventajas y complicaciones del abordaje percutáneo, particularmente cuando se sospecha de lesiones múltiples.