Inicio Actualidad Un médico de la Clínica Universidad de Navarra forma a más de...

Un médico de la Clínica Universidad de Navarra forma a más de 400 cirujanos vasculares en EEUU en nueva técnica

Compartir

..Redacción.
El Dr. José Ignacio Leal, especialista en Cirugía Vascular de la Clínica Universidad de Navarra de Madrid, ha formado en Chicago a más de 400 cirujanos vasculares estadounidenses en una nueva técnica para tratar el estrechamiento de las arterias carótidas, vasos principales que nutren de sangre al cerebro y cuya disminución de su diámetro puede bloquear el flujo de sangre y, por ende, ocasionar un accidente cerebrovascular.

Como recoge un comunicado de la prestigiosa Clínica Universidad de Navarra, Revascularización Transcarotídea (TCAR), que así se llama esta intervención en la que se han formado más de 400 cirujanos vasculares estadounidenses, se realiza con un sistema de protección cerebral basado en el flujo reverso, un “plus” que, por decirlo de alguna manera, marca la diferencia con los otros procedimientos que se usan habitualmente para tratar el estrechamiento de estas arterias, como es la cirugía abierta y la introducción de un stent por vía femoral. En Estados Unidos, destacar que es el único procedimiento aceptado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) para implantar un stent en la estenosis (estrechamiento) más común, la asintomática, que llegan a padecer hasta un 80% de pacientes con esta patología.

Formación dirigida a cirujanos vasculares que quieren aprender la Revascularización Transcarotídea

Estos cursos de formación tienen lugar todos los meses en los laboratorios de simulación quirúrgica OLC (Chicago). El último que, tuvo lugar este lunes, está dirigido a los cirujanos vasculares que quieren aprender esta técnica para poder realizarla en sus hospitales. Entre el profesorado, el doctor José Ignacio Leal, puede presumir de ser el único médico español que imparte estos cursos de formación.

Que el Dr. Leal forme parte de este selecto grupo de profesorado no es casual, y es que fue uno de los desarrolladores de esta técnica. A lo largo de un año y medio -enero de 2016 a mayo de 2017-, dedicó su saber y experiencia a formar a todos todos los especialistas que estuviesen interesados en realizarla en sus propios hospitales. Por eso, entre dos y tres veces al mes viajó a Estados Unidos para enseñar el procedimiento en el quirófano cada vez que se programaba un caso.

A día de hoy se han realizado 23 cursos en los que se han formado a más de 400 cirujanos vasculares

Al aumentar el número de pacientes -actualmente se realizan alrededor de 200 casos por semana-, la empresa que comercializa el dispositivo, Silkroad Medical, no se exagera al afirmar que se vio en la obligación de organizar cursos de formación -TEST Drive: TCAR Education and Simulation Training- para que los cirujanos interesados pudiesen aprender esta técnica. A día de hoy, 23 cursos se han realizado en los que se han formado a más de 400 cirujanos vasculares.

La técnica TCAR combina la cirugía abierta y la introducción de un stent por la vía femoral, obteniendo así “los resultados más bajos de ictus durante la intervención”. Realizada con anestesia local mediante una pequeña incisión en la base del cuello, donde se controla la arteria carótida común, mediante un introductor y un dispositivo de reversión del flujo sanguíneo se realiza la colocación del stent.

Técnica que ofrece ventajas: Al paciente en seguridad, menor tasa de ictus, y comodidad, empleo de anestesia local en vez de general

Como señala la Clínica Universidad de Navarra, la mayor ventaja de esta técnica es que invierte el flujo sanguíneo, aspirando los posibles fragmentos desprendidos de la placa que produce el estrechamiento y reteniéndolos en un filtro, minimizando así la posibilidad de sufrir un ictus. “Este procedimiento ofrece muchas ventajas tanto al paciente, en seguridad (menor tasa de ictus) y comodidad (anestesia local en vez de general), como para los cirujanos, porque al contar con el sistema de protección cerebral, la tasa de complicaciones es menor”, explica la Clínica.

Artículos relacionados

Compartir