Inicio ASP Día mundial del Alzheimer: En España podría haber unas 800.000 personas con...

Día mundial del Alzheimer: En España podría haber unas 800.000 personas con esta enfermedad

Compartir

..Redacción.
Hoy 21 de septiembre es el Día Mundial del Alzheimer, considerada la causa de demencia más frecuente -representa el 60-80% de todos los casos de demencia-, seguida de la demencia vascular y de otras como la demencia por cuerpos de Lewy o la demencia frontotemporal.

Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), en nuestro país se estima que podría haber actualmente unas 800.000 peronas con esta enfermedad neurodegenerativa para la cual no hay cura actualmente. La prevalencia e incidencia de esta enfermedad se incrementa a partir de los 65 años de forma exponencial -afecta al 5% de la población mayor de 60 años, al 20% de los mayores de 80 y al 30% de los mayores de 90-.

El Alzheimer no solamente es la principal causa de discapacidad en personas mayores en España, sino que también es la patología que genera uno de los mayores gastos económicos

No solamente es la principal causa de discapacidad en personas mayores en España, sino que también es la patología que genera uno de los mayores gastos económicos, y es que se estima que el coste por paciente de Alzheimer ronda entre 27.000 y 37.000 euros anuales en España. Si hablamos en todo el mundo, supondría un gasto total mayor a los 800.000 millones, cifra que ha aumentado un 35% en los últimos cinco años.

La Organización Mundial de la Salud señala que la demencia es el grupo de enfermedades que más han aumentado en mortalidad en los últimos años

El progresivo envejecimiento de la población y el incremento de la esperanza de vida, hará que el número de casos aumente en las próximas décadas. Además, un reciente estudio coloca ya al Alzheimer y a otras demencias como la segunda causa específica de muerte en España; en el mundo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que la demencia es el grupo de enfermedades que más han aumentado en mortalidad en los últimos años, y es que se ha duplicado en los últimos 15.

Ante estos datos, como indica la Dra. Sagrario Manzano, Coordinadora del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología, “estamos pues, ante una enfermedad que supone un gran reto sociosanitario y”, alerta “que de no tomar medidas, supondrá un problema aún mayor en los próximos años”.

Cada año se diagnostican en España unos 40.000 nuevos casos de Alzheimer, sin embargo debido a que los síntomas iniciales de esta enfermedad son a veces difíciles de diferenciar, es una enfermedad infradianosticada

Puesto que aún no existe cura para esta enfermedad, mejorar los tiempos de diagnóstico y tomar medidas para lograr que la población envejezca de forma saludable, son actualmente las mejores medidas de las que disponemos para poner freno al Alzheimer”, añade la experta. Cada año se diagnostican en España unos 40.000 nuevos casos de Alzheimer, sin embargo debido a que los síntomas iniciales de esta enfermedad son a veces difíciles de diferenciar de los olvidos cotidianos que se pueden tener en el día a día, es una enfermedad infradianosticada.

La SEN estima que entre el 30 y el 40% de los casos de Alzheimer estaría sin diagnosticar, cifras que se elevarían al 80% en los casos de Alzheimer que aún son leves.  En este sentido, la Dra. Sagrario Manzano alienta que “aunque la enfermedad no tenga cura existen tratamientos que, al menos por un tiempo, consiguen detener o ralentizar la progresión de la enfermedad. Por lo tanto, un tratamiento precoz permitiría estabilizar al paciente en las fases más leves de la enfermedad y retrasar la evolución unos años, lo cual es fundamental para mejorar la calidad de vida de los pacientes”.

Llevar hábitos de vida saludables podría reducir hasta un 40% los casos de Alzheimer

Aunque no tenga cura, llevar a cabo acciones de prevención sobre los factores de riesgo de demencia conocidos conseguiría disminuir el impacto de esta enfermedad en nuestra sociedad.

Al respecto destacar que algunos estudios señalan que llevar hábitos de vida saludables podría reducir hasta un 40% los casos de Alzheimer, o al menos retrasar “el acto de presencia” de la enfermedad. Factores de riesgo potencialmente modificables como es el control de los factores de riesgo vasculares, un mayor nivel educativo o cambios en los estilos de vida, fomentar y practicar un mayor nivel de actividad física, dietas más saludables y abandono de hábitos tóxicos como el tabaquismo y el alcohol.

La ministra de Sanidad afirma que el futuro Plan Nacional de Alzhéimer, en el que se está trabajando, ofrecerá a la sociedad una respuesta a la realidad social de la enfermedad

Con motivo de la celebración del Día Mundial del Alzhéimer, la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, Mª Luisa Carcedo ha manifestado que, “el abordaje del Alzhéimer es un problema sanitario de primer orden” y que “el futuro Plan Nacional de Alzhéimer, en el que ya se está trabajando, ofrecerá a la sociedad española una respuesta a la realidad social de esta enfermedad”.

El futuro Plan Nacional de Alzhéimer, impulsado desde el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social; el Centro de Referencia Estatal de Alzhéimer y otras demencias de Salamanca, dependiente del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso) ha sido el artífice de su coordinación, preparación, diseño y elaboración. A través de la Comisión Delegada del Consejo Territorial de Servicios Sociales y Dependencia, está previsto que el borrador de este Plan será presentado a las CC.AA. antes de finales de año para ser aprobado posteriormente en el seno de dicho Consejo. Una vez aprobado se prevé que el Plan se desarrolle en el periodo 2018-2022.

Objetivos del Plan Nacional de Alzheimer

Los principales objetivos de este Plan son:

  • Reducir el impacto de la enfermedad.
  • Contribuir a mejorar la calidad de vida de los pacientes y sus cuidadores familiares y el ejercicio de todos sus derechos
  • Favorecer el mantenimiento del enfermo en su entorno natural el mayor tiempo posible.
  • Promover su máxima autonomía y participación.
  • Involucrar a la sociedad en la respuesta hacia los retos que plantea la enfermedad, eliminando situaciones de rechazo, exclusión y estigmatización.

También contempla poner en marcha respuestas sociosanitarias y en otros ámbitos para responder a las necesidades de los pacientes; frenar el impacto económico y social de la enfermedad; mejorar el conocimiento de la dimensión y necesidades de los pacientes y cuidadores familiares, la investigación biomédica y sociosanitaria, y la innovación en soluciones y respuestas.

Con estos objetivos, a la hora de implementar las medidas necesarias, se seguirán cuatro ejes vertebradores: la sensibilización, concienciación y transformación del entorno,; una atención sociosanitaria integrada, en los ámbitos de la prevención, el diagnóstico y el tratamiento; el valor del cuidador en su condición como persona para incrementar su consideración social, y el impulso de la investigación, conocimiento e innovación en la patología.

Artículos relacionados